Contra la Cámpora, Mario Cámpora

Mario Cámpora, diplomático y sobrino del ex presidente, cuestiona a la agrupación kirchnerista liderada por Máximo Kirchner. De la juventud rebelde a la del poder.

Mario Cámpora es el sobrino del ex presidente Héctor Cámpora, delegado de Juan Domingo Perón, quien ejerció la presidencia de la Nación durante efímeros 49 días en 1973. Su figura se convirtió en símbolo y referencia de los jòvenes kirchneristas. Ahora su sobrino (un diplomático de carrera) escribió una columna de opinión sobre este vínculo entre los jóvenes K y lo que representa Héctor Cámpora para ellos.

"En el Parque de la Memoria figuran nombres de queridos compañeros asesinados por la dictadura militar: el de Luis Guagnini, brillante periodista muerto a los 33 años en el campo de tortura de El Banco, y el de Roberto Sinigaglia, que me preanunció “el holocausto de una generación” y fue secuestrado en 1976. Los nombro en representación de esa generación que entró a la vida pública durante la resistencia peronista y que, silenciada, creció bajo las dictaduras. En 1973 ya son profesionales y vertebran la lucha electoral de Héctor Cámpora.

Al lado de ellos emergieron los jóvenes, la juventud maravillosa, rebelde, que como sus mayores creció en la violencia del Estado autoritario. También ellos pagaron su militancia con la vida: en esas listas figura mi sobrina Alicia María Hobbs, asesinada a los 22 años. Desde fuera del poder, sin recursos ni cargos públicos, pretendimos cambiar un orden fundamentalmente injusto, antidemocrático, elitista y represor. El testimonio de esta lucha está reflejado en El Presidente que no fue de Miguel Bonasso.

En 1973, el país necesitaba reinstaurar las instituciones de la democracia que se encontraban totalmente sumergidas por el imperio de la fuerza militar. Ello suponía un desafío que Perón desde el exilio enfrentaba con grandes dificultades, aun cuando contaba con un aliado de gran lealtad, que era el pueblo argentino. Restaurar la democracia –vencer al régimen militar– era el objetivo que debíamos alcanzar y que se logró el 11 de marzo. Poco tiempo después, el país perdió el rumbo y volvió a imperar una feroz dictadura que lo ensangrentó.

Lo fundamental de la primavera del ’73 fue su vocación por cuestionar un poder sustancialmente injusto.

Hoy aparecen los jóvenes de La Cámpora que venturosamente levantan nuestras consignas. A diferencia nuestra, tienen la fortuna de militar en democracia. Ellos, también a diferencia nuestra, son el poder: ocupan altos cargos en la administración pública, administran empresas del Estado, se sientan en los directorios de las empresas privadas y logran lugares en las listas electorales.

Manejan por ello enormes recursos estatales y tienen, se dice, un líder en el corazón del poder: Máximo Kirchner."


(www.perfil.com)
Opiniones (0)
25 de septiembre de 2017 | 06:14
1
ERROR
25 de septiembre de 2017 | 06:14
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
    20 de Septiembre de 2017
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'