Deportes

La Lepra y la calma que sólo traen los triunfos

Independiente encontró un gol rápido y un rival endeble que le permitió reencontrarse con su fútbol, con los goles y la victoria. La mejor preparación para lo que se viene, sea lo que sea.

La fresca tarde de sábado se aprestaba a ser un lamento más para los Azules, al momento del pitazo inicial había poco público, el rival venía encumbrado y el fantasma de la promoción hamacándose sobre la cabeza de La Lepra hacían prever que podía ser otra tarde que iba a dejar gusto amargo.

Sin embargo, los de Ghiso tenían preparado un final inesperado, al mejor estilo hollywoodense una tribuna bien poblada y festejando tres golazos (fueron cuatro pero uno no lo cobraron) que terminaron en una victoria aplastante. Principio y final parecían no coincidir, pero eran la misma película.

El momento anímico de la Lepra actuaba como un inhibidor futbolístico, la necesidad de triunfar bloqueaba la capacidad de tomar decisiones correctas y la impaciencia de la gente transmitía impaciencia a los jugadores y al técnico. El gol de Caballero es una muestra de ambas cosas, la rabiosa reacción del delantero metiendo la cabeza en la trayectoria del remate de Bazán para abrir la cuenta.

El capítulo del gol fantasma quedará como una anécdota casi simpática con el resultado final puesta, pero pudo terminar en algo grave si Patronato lograba el empate o peor aún la victoria. Lo burdo del error de Belinco hace pensar en un error por seria falta de capacidad, por encima de la presunción de que quiso perjudicar a Independiente.

El mérito enorme de la Lepra fue lograr que el despojo no los sacara del partido. El segundo tanto iba a llegar de la mano de los símbolos, Solís corta y distribuye, Ferradas gambetea y asiste y Bazán sentencia. La tranquilidad había llegado al Gargantini y el juego de la Lepra pasaba factura. El pibe Lorenzo, desfachatado pintó un sombrero para que los hinchas se fueran felices, en clima de estar peleando por el título y no por la permanencia.

Será el deber leproso mantener la actitud para conseguir los goles que traigan la tranquilidad que da como resultado el juego. Parece una fórmula complicada, pero ante Patronato demostraron como mínimo tener los ingredientes.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
4 de Diciembre de 2016|23:47
1
ERROR
4 de Diciembre de 2016|23:47
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016