Deportes

Abreu quiere terminar con la "sequía" de títulos en River

El delantero llegó de Uruguay, donde jugó un amistoso con su selección, y apuntó a mejorar para lograr un título. "Para conseguir resultados hay que tener una identidad de juego", agregó.

La necesidad imperiosa de lograr un título que tiene River reluce desde los que ya llevan más de una temporada en el club hasta los refuerzos de este año. Al menos así lo siente el uruguayo Sebastián Abreu, quien volvió de su país luego de empatar ante Colombia en un amistoso y expresó sus deseos. "Queremos revertir los tres años y medio de sequía", aseguró.

"Hay que tener un equipo sólido, que tenga una identidad de juego, y a base de eso conseguir resultados. Lo importante va a ser sacar frutos de todas las características que tiene cada jugador. Hemos mejorado en muchos aspectos y no hay que centralizarse en una sola forma de jugar", explicó el delantero, en declaraciones al programa Hay equipo, que se emite por Radio Mitre.

En tanto, River sigue esperando la habilitación proveniente de los Tigres de México, para que Abreu pueda debutar el domingo frente a Gimnasia de Jujuy, por la primera fecha del Clausura. "No me meto ni me hago mala sangre por cosas que no puedo solucionar. Es un tema que no depende de mí. Hay cosas más importantes para preocuparse. Si no juego este fin de semana, será el otro. Y hay jugadores que pueden responder, no soy indispensable", agregó el goleador charrúa.

Por último, el uruguayo se refirió al fútbol argentino, al que dice no notarle diferencias con relación a sus pasos anteriores, ambos en San Lorenzo. "La dinámica y la competencia siguen siendo las mismas. En líneas generales no veo cambios. Han llegado jugadores para darle mayor jerarquía al torneo y eso es muy bueno", concluyó.
Opiniones (0)
9 de Diciembre de 2016|02:58
1
ERROR
9 de Diciembre de 2016|02:58
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic