7 de junio, un homenaje merecido

En 1938, el Primer Congreso de Periodistas, realizado en Córdoba, disponía que cada 7 de junio se celebre el Día del Periodista", en recordación de Mariano Moreno y la fundación de "La Gazeta"



 

 

"¿Por qué se han de ocultar a las Provincias sus medidas relativas a solidar su unión, bajo nuevo sistema? ¿Por qué se les ha de tener ignorantes de las noticias prósperas o adversas que manifiesten el sucesivo estado de la Península?... Para el logro de tan justos deseos ha resuelto la Junta que salga a la luz un nuevo periódico semanal, con el título de la Gaceta de Buenos Aires". (Mariano Moreno, Gaceta de Buenos Aires del 07 de Junio de 1810)


 

Un viaje por el tiempo

El periodismo durante la colonia


A la Compañía de Jesús se debe, en el Río de la Plata, la introducción del arte de imprimir. Los miembros de la Orden, deseosos de poner al alcance de los indígenas de las misiones vocabularios y catecismos, solicitaron, al efecto, la autorización correspondiente para instalar un taller de imprenta. Y tras la concreción de tan ambicioso proyecto partió el padre Antonio Ruiz de Montoya, rumbo a España. La materialización de la idea, sin embargo, se produciría por una vía inesperada.

En efecto, a comienzos del siglo XVII, los esfuerzos de los padres Juan Bautista Neuman y José Serrano se vieron premiados con la instalación de un verdadero taller de imprenta, ideado por ellos y construido, bajo su dirección, por los indígenas de las reducciones misioneras.

Contaba el taller con prensas, confeccionadas en madera dura, tipos de estaño y viñetas de metal y madera. Estos elementos, no por rudimentarios menos útiles, permitieron, el fin, que de las prensas saliera el primer impreso: el Martirologio Romano, editado en el año 1700.

En segundo término se llevó a los caracteres impresos el Flos Sanctorum del padre Juan Pascual Rivadeneira, en traducción del padre José Serrano. La tercera edición, admirable por muchos motivos, fue una traducción de la obra de Juan Eusebio Niremberg, De la diferencia entre lo temporal y lo eterno, debida a la pluma del padre Serrano. Este último trabajo, ilustrado magníficamente con láminas grabadas en cobre y numerosas viñetas, constaba de 472 páginas.

También fue obra de los jesuitas la instalación y puesta en marcha de la imprenta de Córdoba, cuyos orígenes se remontan al año 1758. En ese año, estando en Génova, Italia, el padre Carlos Gervasoni adquirió los utensilios necesarios para instalar un taller de imprenta, con destino a la Universidad de Córdoba.

Años más tarde, en 1764, dichos elementos llegaron, por fin, a la citada ciudad, totalizando diecisiete cajones, en los que eran transportados las prensas y los diferentes tipos. Instalada la imprenta, funcionó hasta que se produjo la expulsión de los jesuitas, en 1767: a partir de ese momento, y hasta 1780, el taller se mantuvo inactivo.

En ese año de 1780, la imprenta fue trasladada a Buenos Aires. Las necesidades crecientes de las tareas administrativas del Virreinato obligaban a incrementar el número de escribientes, por lo que la imprenta, lógicamente, reemplazó con ventaja a muchos de estos últimos.


Su instalación se produjo, de acuerdo con un decreto del Virrey Vértiz, el 21 de Noviembre de 1780, recibiendo la denominación de Real Imprenta de Niños Expósitos. El taller fue instalado en la esquina de las calles San José y San Francisco. La puesta en marcha del mismo, además, se confió a don Agustín Garrigós radicado en Montevideo y a quien se hizo venir a Buenos Aires.

Instalada ya, la Real Imprenta editó, el 8 de Enero de 1781, un noticiero titulado Noticias recibidas de Europa por el Correo de España por vía del Janeiro. Poco más tarde, hacia el 19 de Mayo del mismo año, fue editado otro noticiero, titulado "Extracto de las noticias recibida de España por la vía de Portugal".


Hacia 1797, tras obtener real licencia para trasladarse a España, el Coronel y abogado don Francisco Antonio Cabello y Mesa, radicado desde años antes en Lima, llegó a Buenos Aires, en tránsito para su patria. El bloqueo de los puertos del Río de la Plata, por parte de los buques de guerra y corsarios enemigos, sin embargo, impidió la continuación del viaje.

Como consecuencia, Cabello y Mesa, hombre activo y emprendedor, decidió continuar en Buenos Aires la empresa que había comenzado en Lima, al fundar el Diario Curioso, Erudito, Económico y Comercial y, más tarde, el Mercurio Peruano. En 1800, don Antonio  fue autorizado a fundar en Buenos Aires una Sociedad Patriótica, Literaria y Económica y editar un periódico titulado Telégrafo Mercantil, Rural, Político, Económico e Historiógrafo del Río de la Plata.

La publicación, editada en la Real Imprenta de Niños Expósitos, comenzó a circular el 1º de Abril de 1801. El ejemplar, que tenía la forma de un cuadernillo de veintiún centímetros por quince, constaba de ocho páginas, si bien ese número se elevó en algunas entregas. Y aunque don Antonio no era precisamente un erudito, supo rodearse de quienes sí lo eran: Domingo de Azcuénaga, José Joaquín Araujo, el deán Gregorio Funes, Pedro Antonio Cerviño, Manuel Belgrano, Juan José Castelli, Manuel Medrano y otros.

El 19 de Septiembre de 1802, un mes y medio antes de la desaparición del Telégrafo apareció en Buenos Aires el primer número del titulado "Semanario de Agricultura, Industria y Comercio", fundado por Juan Hipólito Vieytes y con pie de imprenta de los Niños Expósitos.

El último número del Semanario, el 118, fue publicado el 11 de Febrero de 1807.



Diarios y Revistas, de otros tiempos

"The Southern Star" -La Estrella del Sur- fue un periódico editado por los ingleses durante su permanencia en Montevideo. Escrito en inglés y en castellano, su primer número apareció el 23 de Mayo de 1807

En 1820, apareció entre marzo y noviembre “Noticias Interesantes”. También de corta duración fue “El año veinte” (entre marzo y abril). El “Despertador Teofilantrópico Misticopolitico”, que salió a la luz entre los meses de abril y octubre de ese año 1820.

En el segundo trimestre de 1820 y hasta su último número, el 3 de octubre, circuló en prosa o en verso, el “Desengañador gauchipolítico”repartiendo insultos y epítetos o con fina ironía, descargaba en estas páginas sus golpes contra los federales, inflamado de una honda pasión localista.

También  en ese año 1820 apareció con nombre casi impronunciable a primera vista el “Paralipomenon”, suplemento del Teofilantrópico mencionado. Sus apariciones tuvieron lectura hasta el 7 de setiembre de 1822

Entre los años 1830 y 1840, aparecieron “Mátir o Libre”, en 1830. “El Nuevo Tribuno” se hizo conocer entre los años 1830 y 1832.

“La Aljaba” se pudo leer entre 1830 y 1831 y fue exclusivamente femenino; de hecho, su redactor era una mujer: Petrona Rosende de Sierra.

De esa publicación, una muestra: "La educación de las mujeres es, por desgracia, en nuestro país mirada como lo menos necesario a su dicha: cuando es, por el contrario, la educación en ellas la base fundamental sobre la cual debe sostenerse el edificio social: si ellas no se hallan bien penetradas de una sana moral; si no conocen a fondo sus verdaderos deberes; si no se les hace ver cuál es su posición en la sociedad, y los bienes que esta debe esperar de ellas, crecerá el desaliento, que a muchos domina, para manifestar lo que son capaces de practicar, aun dentro de la estrecha órbita en que están colocadas, por su naturaleza misma (Edición Nº 8, 10 de diciembre 1830)

“Diario de la Tarde” y “El cometa argentino” fueron leídos entre 1831/1832 y “El patriota bonaerense” en 1833

Avanzando en las décadas, entre 1852 y 1860 circularon “El Nacional” (que pudo leerse hasta 1893), y que contaba entre sus columnistas a Sarmiento, Alberdi, Mitre, Miguel Cané.

“Los Debates”, de corta tirada, contó con la pluma de Mitre y Estanislao del Campo, y se extendió entre abril y junio de 1852.

"La Tribuna", un diario político, comercial y literario, contó con redactores como Adolfo Alsina y sus publicaciones abarcan los años 1853 hasta 1884.

Carlos Pellegrini fue el redactor responsable de la “Revista del Plata”, con temas agropecuarios, entre otros.

Entre 1861 y 1869, surge “La Nación Argentina”, de la voluntad de don José María Gutiérrez, siendo la base del actual “La Nación”, con fuerte contenido y posición política, tanto, que llevó a la presidencia del país a don Bartolomé Mitre.


Un semanario independiente, con mayoría de caricaturistas (Mayer, Adam, Monniot, Stein, Faria y Demócrito) se identificó como “El Mosquito” y sus ediciones abarcaron tres décadas: 1863/1893



(a la derecha, caricatura de Sarmiento, tapa de la revista "El Mosquito, año 1863)

Un periódico escrito en inglés, con artículos referidos a los descendientes y habitantes británicos del Río de la Plata: “The River Plate Magazine”, ocupó todas las semanas del año 1864

Bartolomé Mitre, José Mármol y Nicolás Avellaneda escribieron “Correo del domingo”, ilustrado de literatura, ciencias y arte, y que tuvo la preferencia de los lectores entre 1864 y 1868

Allá por la década de 1870, aparecieron la “Revista del Rio de la Plata” que se mantuvo durante 6 años, contando sobre historia americana y cronología argentina de hechos históricos.

En tanto que “El Americano”, uno de cuyos redactores era Bartolomé Mitre, solo se publicó durante 2 años; curiosamente, se editaba en Paris.

Entre diciembre de 1875 y agosto de 1876, circuló “Anton Perulero”, un periódico satírico, que combatía con dureza a Sarmiento.


 

Por su parte, y como único medio con servicio cablegráfico con Europa, comienza a circular “The Buenos Aires Herald”, desde el año 1876 hasta la actualidad, siendo su primer editor don Williams T. Cathcart.

 

 

Hoy, 2011

El periodismo, los periodistas, no son ajenos a la cambiante realidad social.

Allá por inicios del 2001, el periodismo argentino gozaba de un alto grado de credibilidad por parte de nuestra sociedad. La primera señal de desconfianza a los diarios, la radio y la televisión y a sus paradigmas de carne y hueso la marcó un ocurrente graffiti que decía: “nos mean y los medios dicen que llueve”.

Hoy, una disputa de poder –más económico que ideológico- entre el Gobierno y los grandes medios, coloca al ciudadano común en situación de rehén de una disyunción inventada por ambos sectores en pugna que se podría sintetizar en una ilusoria dicotomía: “Clarín” o “6,7,8”.

Sin embargo, cuando la subjetividad del periodista se pierde en las turbulentas aguas de la obsecuencia, es en esa zona donde los lectores, oyentes y televidentes corremos serio peligro de terminar ahogados

Define un periodista sobre su vocación: “Ser periodista es ser independiente en las ideas ante su lector y ante los poderes establecidos. Un buen periodista sabe mantener estos dos principios: el secreto profesional y la conciencia. Tiene mucha responsabilidad. Todo periodista sabe cumplir las normas que le va a permitir separar la actividad deseable de la que no lo es. Sabe contar las cosas, pero no es menos importante saber que no todas las cosas se pueden contar. Sabe de la importancia de los principios éticos. Un buen periodista no se vende ante el suceso. Se entrega y preocupa que el suceso llegue lo mejor posible a su audiencia. Lucha por la verdad y entrega lo mejor de si mismo en esa pelea. Un periodista conciente hace de su trabajo una vocación de servir con la palabra a los demás. Su vida es un constante servicio a la comunidad".


Hoy, esta Argentina tan distinta e, irónicamente, tan similar a la virreinal Buenos Aires de 1810, requiere del periodista, como sostenía Mariano Moreno en aquellos tiempos, de un profundo sentido del deber y un responsable ejercicio de la profesión: humildad, dignidad y profesionalismo, puestos a favor de quienes no tienen voz, en socorro de los olvidados y al servicio de los postergados.

Cuando realmente el ejercicio del periodismo esté en consonancia con los intereses superiores del individuo, dejará de tener memoria esa frase atribuida a Tácito: "Raros son estos tiempos felices en los que se puede pensar lo que se quiere y decir lo que se piensa…"

A todos los periodistas, felicidades en su dia!!!

Opiniones (1)
21 de octubre de 2017 | 04:14
2
ERROR
21 de octubre de 2017 | 04:14
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. como siempre leer una nota con la calidad y la impronta de la pluma de Susana. Gracias y Feliz día para todo el equipo!!
    1
En Imágenes
Wildlife Photographer of the Year 2017
18 de Octubre de 2017
Wildlife Photographer of the Year 2017
Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
17 de Octubre de 2017
"Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México