Naturaleza a los pies de una arquitectura pura y tajante

Tan pura, tan recta, tan linealmente disciplinada en su belleza, esta vivienda escogió como compañero, un jardín que la continuara y complaciera en su temperamento, lejos de toda provocación. El verde inagotable y una límpida visión ajena a toda distracción, parecen ser la clave de la paisajista Andrea Celasso para que la mirada se prolongue y el jardín trascienda convertido en cancha de golf.

Aunque el verde hace las veces de hilo conductor entre la casa, el jardín y el campo de golf, se buscaron especies que marcaran sutiles cambios de ritmo e hicieran contrapunto en medio de la fuerte arquitectura y de la sutileza de las curvas y lomas con las que la cancha desafía a sus deportistas.

La considerable distancia y altura entre la casa, elevada para obtener mejores vistas, y el jardín, se resolvieron a través de terrazas escalonadas de pórfido y de un buen aprovechamiento del espacio.
















 

Coirones ubicados junto a Viburnumtinus (laurentinos), especie muy utilizada en cercos por su tolerancia a la poda, florece a fines del invierno otorgando gran colorido a la época.
Por detrás y, a un costado, se distinguen las Dodoneas y las Oleas texanas aurea.

Naturaleza que suaviza y acompaña armónicamente las formas arquitectónicas.

Jardin apacible que combina gramineas de distintos portes y encantos como Miscanthus variegados y Phalaris s.p, junto a un Hacer palmatum que viste tonos otoñales.

























Opiniones (0)
23 de noviembre de 2017 | 09:28
1
ERROR
23 de noviembre de 2017 | 09:28
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia