Federer sorprendió a Djokovic en cuatro sets

De un lado, Rafael Nadal, el mejor del ranking ATP, se llevó la victoria ante Andy Murray, número 4 del mundo. Mientras que del otro lado no estará Novak Djokovic, aquel que si el español no gana su sexto Abierto de Francia lo destronará, sino Roger Federer, para reeditar uno de los tantos duelos entre ambos.El serbio no consiguió la efectividad deseada con su saque pero sí consiguió retenerlo, para definir en el tie break

Eran las semifinales ideales, de esas que al armar los cuadros se sueñan. Los protagonistas de la definición de Roland Garros, el segundo Grand Slam del año, eran los cuatro mejores del mundo. De un lado, Rafael Nadal, el mejor del ranking ATP, se llevó la victoria ante Andy Murray, número 4 del mundo. Mientras que del otro lado no estará Novak Djokovic, aquel que si el español no gana su sexto Abierto de Francia lo destronará, sino Roger Federer, para reeditar uno de los tantos duelos entre ambos.
 
En el primer duelo de la cancha central Philippe Chatrier, Nadal consiguió rápidamente el quiebre (en el tercer game), ayudado en parte por los problemas físicos que molestaron, sobre todo en el inicio del set, al escocés, quien mostraba sus gestos de dolor en su pierna derecha ante cada movimiento de lado a lado que debía hacer por la agresividad del ataque del español.

Cuando estaba 4-1 (pidió médico) y todo hacía pensar que Nadal cerraría sin problemas el primer set, Murray despertó y sumó tres games seguidos para descontar la ventaja a 4-5. Pero el español tenía la chance de liquidarlo desde su servicio y aunque no le fue sencillo (tenía doble set point y el británico consiguió igualarlo y hasta tener dos oportunidades de quiebre), el número uno del mundo pudo irse al descanso 6-4 arriba.

La paridad siguió aún con más fuerza en el segundo set. Mantuvieron ambos su saque hasta el quinto game cuando Nadal quebró para ponerse 3-2, aunque de inmediato Murray lo recuperó para igualarlo en 3. Volvió a repetirse en el séptimo, uno de los mejores del partido, con un peloteo formidable y también errores, como la doble falta de Murray, cuando sacaba para llevarse el game, aunque con un ace lo repara. No logra, sin embargo, llevárselo: Nadal volvía a quebrarlo para el 4-3 parcial. Entonces, Murray recuperó y confirmó con su servicio para el 5-4. Fue allí cuando despertó la bestia de Nadal, en su 25° cumpleaños, para cerrar el set 7-5 y buscar en el tercer su pase a la final sin ceder un set.

En el set definitivo, el español se puso rápidamente arriba, con un quiebre en el primer game y una confirmación para el 2-0. Murray sumó con su segundo servicio y no volvió a perderlo, pero tampoco pudo quebrar el de Nadal, que selló -con un 40-0- el 6-4 final para llevarse un partido largo (más de tres horas) y complicado pero con la satisfacción de no ceder un solo set. Ahora, deberá esperar una derrota de Djokovic para ir hacia su sexto título en París y mantenerse en lo más alto del ranking, sólo con la victoria en la final podrá lograrlo.

Un rato después el que salió a la cancha fue justamente Nole, el jugador récord de la temporada con 43 partidos invicto (2 de ellos por Copa Davis), para enfrentar a Federer, quien supo ser el mejor hace no tanto tiempo y que llegaba sin entregar un solo set en todo el torneo. Y, por eso, no sorprendió encontrarse con un gran partido entre dos expertos, muy parejo y peleado.

El primer set (por 7-6) quedó en manos del ex número 1, quien remontó un 2-4 para llegar a definirlo al tie break. Allí, si bien él comenzó arriba 3-1 con un mini break, el juego también fue muy parejo, con errores y aciertos por ambos lados, que se definió con un error no forzado de Nole para el 7-5 en la definición.

Federer demostró, rápidamente, porqué llegó a estas instancias sin ceder ni un solo set. Como en sus mejores épocas y como si el polvo de ladrillo fuera césped, el suizo sacó a relucir su mejor tenis, para la desesperación de Djokovic que ya no sabía que tiro podía hacer para llegar al punto. Así, el ex número 1 se puso enseguida 4-1, con el quiebre en el cuarto game y la confirmación en el siguiente, una ventaja que no pudo dar vuelta Nole, que terminó cayendo por 6-3 en el segundo set para que Federer quedara en la puerta de una nueva final y Nadal con la esperanza de permanecer en lo más alto del ranking, al menos por una semana más.

 

La respuesta de Nole llegó en el tercero, cuando él fue el que logró ponerse rápidamente en ventaja (3-0). Pese a ir abajo, Federer no renunció a su juego y su primer game llegó tras un drop shot y un posterior saque ganador. Pero no llegaría el quiebre para el suizo, que perdió (por 6-3) su primer set en el torneo para dejar 2-1 el partido cuando la luz en París se iba agotando, pasadas las 20.30.

 

No hubo lugar para sorpresas en el cuarto set: algo cansados, alternaron entre aciertos y errores pero pudieron mantener los servicios hasta el noveno game, uno de los más largos del partido, en el que Djokovic consiguió el quiebre que tanto había buscado para pasar al frente por 5-4. Lejos de cerrarlo con su saque, el suizo consiguió su quiebre y desde el servicio se puso 6-5. El serbio no consiguió la efectividad deseada con su saque pero sí consiguió retenerlo, para definir en el tie break. Allí, Federer logró llevarse el partido, resignando sólo un set en esta edición de Roland Garros y cortándole la chance a Nole de coronarse en París como el nuevo número 1
Opiniones (0)
19 de agosto de 2017 | 13:45
1
ERROR
19 de agosto de 2017 | 13:45
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial