Nuestros lectores y sus historias románticas... y también de desamor

Un viaje a Cuba y el inicio de una relación que continúa, una separación y el deseo de una despedida "a lo grande", una cita a ciegas con final feliz, la tarjeta de un desayuno a domicilio que generó confusión, y hasta la anécdota de un lector al que Club House ayudó -por medio de una receta- a conquistar a su novia, forman parte de los relatos.

La semana pasada comenzamos a publicar los relatos que nos enviaron nuestros lectores con motivo del concurso organizado por los siete años de Revista Club House. Hoy les toca el turno a los que tienen que ver con el romance. El próximo jueves, ¡no te pierdas más historias!

Aclaración: Los textos tienen correcciones ortográficas solamente.

Amor en la isla

Comenzaba el mes de marzo de 2006, estaba a punto de subirme al avión que me llevaría a la hermosa isla del caribe, Cuba. Conocería por fin personalmente al hombre que durante años solo había escuchado por el teléfono y leído sus cartas. El nivel de adrenalina fue intenso durante todo el viaje, luego me enteraría que él tenía el mismo sentir.

La llegada fue un tanto complicada, ¡no encontraba una de mis maletas! El encuentro fue esplendoroso, cuando nos vimos, el abrazo fue largo y el beso intenso. Debo confesar que era la primera vez que besaba a un hombre negro, alto, delgado y bello. El resto solo fue felicidad y encanto, la isla maravillosa como marco de nuestro amor, su familia que ahora también es mía, me brindó toda su calidez. Por esos días cumplí mis 50 años, ¡qué regalo, Dios! Fue la luna de miel más fantástica que ustedes puedan imaginar. Al año siguiente él viajó a nuestra provincia y nos casamos por civil y por iglesia, ya pronto cumpliremos 4 años de matrimonio feliz.

Aún nos parece un sueño, porque debo decirles que a ambos nos dijeron que estábamos locos. Sí, locos estamos, de amor y felicidad. Luchándole a la vida juntos, llenos de planes y proyectos. Claro que ya volvimos a la hermosa isla, a visitar a la familia y los amigos. No puedo poner “fin”, porque esta historia continúa...

Noemí Lovaglio
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Una despedida “a lo grande”

Esta historia tiene que ver con el premio, hace 6 meses que estoy separada y la verdad no hay un día que me cueste aceptar que esta historia terminó, me casé para toda la vida, “esa era la idea”, pero no todo lo que uno planea se cumple...

Yo creo que nací en una época equivocada, en una época en donde las mujeres son más liberales y en donde el tiempo no importa, los valores han quedado de lado, mujeres de ahora se separan y rehacen su vida mil veces y no está mal, bah… la verdad que no me imagino eso para mi vida y las de mis niños que son pequeños. Y porque no me imagino la vida con otro hombre que no sea Flavio, y menos presentarles a mis hijos un “noviecito”.

Pero es una forma de vida y no critico a nadie, solo hay que ver cada caso y ver como manejamos el duelo y hacer catarsis de la mejor forma posible.

Soy de la época en donde las mujeres de casaban para toda la vida y por estar casada aguantaban y de hecho así ha sido, pero la elección de este hombre la tomé yo y solo yo. Y me hubiera gustado morirme a lado de él…

Por eso quiero despedirme, necesito cerrar una página de mi vida que me produce mucho dolor y poder vivir y aceptar lo que el destino nos dio (porque sé que él está haciendo su vida) y despedirme a lo grande, como dice la canción de Julieta Venegas .Vamos a decirnos adiós como se debe, sin rencor, vamos a brindar por esta despedida porque tuvimos una bella historia de amor que terminó.

Es tan bueno despedirnos como habernos conocido y qué más, ¡si es en una super habitación del hotel Sheraton y a la luz de las velas!

Jimena Caballero
---------------------------------------------------------------------------------------------------------

Conquista gastronómica

Mi historia fue hace más de 4 años con un artículo que publicaron con una receta de alitas de pollo que se transformaban en patitas. Una noche, venía a comer por primera vez a casa una chica que había conocido hacía uno o dos meses. Y tuve la idea de cocinar esas patitas/alitas, para lo cual estuve toda la tarde y parte de la noche. De más está decir que la comida fue espectacular y la pasamos muy bien.

Hoy esa chica es mi novia desde hace 4 años y estamos muy felices de estar juntos. Pero aquí viene la parte interesante. Nuestro aniversario fue hace poco, y ella me confesó que lo que más la enamoró de mí y lo que hizo que ella se jugara a estar conmigo, fueron esas alitas de pollo que preparé esa noche... Así que ¡gracias a Club House por ayudarme a conquistar a mi novia!

Jorge Ariel Agüero
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Una cita a ciegas más que exitosa

Hace ya un tiempo, allá por el 2001, terminé una relación que pensé sería la definitiva. Me encontraba muy triste pero a la vez muy decidido a encontrar esa persona que me dejara sin aliento. Salí con algunas mujeres bellísimas tanto interior como exteriormente, hasta que un día, en una cena de amigos, uno comentó: "¿Te enteraste que se peleó Florencia M.? A lo que respondí: "¿Quién es Florencia M.?", y varios respondieron: “Es muy linda y es de tu tipo”.

Esa noche me quedé pensando en esa mujer, tanto fue así que al día siguiente llegué a mi estudio de arquitectura, me dirigí a un locutorio y busqué en la guía todos los apellidos "M", tuve suerte ya que el tercer llamado era el correcto; pedí hablar con ella y le dije quién era, qué hacía, mi edad, en fin... todos los datos que alguna mujer de 23 años podría requerir para dar credibilidad a mi llamado. Le dije: "Dame cinco minutos de chance para conocerte, voy a tu casa, o donde prefieras y si no resulta no importa, al menos lo intenté. Quiero conocerte". Me respondió después de varias excusas, entre ellas que hacía poco había terminado una larga relación, a lo que respondí "Igual que yo, y es por eso que no quiero perder la oportunidad de conocerte". Volví a preguntar: "¿Me das esa chance? Dudando, respondió finalmente que sí, pero no al día siguiente, sino al posterior.

A todo esto quiero hacer un paréntesis aclarando que no tenía la menor idea de qué me iba a encontrar ¡porque no la conocía!

Llegó ese día, sábado, en el que me subí a mi añorada chopera, fui a su casa, toqué el portero y salió una bella mujer... y me dije en mi interior "Si no es ella, igual la encaro".

Resultó ser ella y quedé fascinado, la invité a salir el día siguiente, pero tampoco respondió afirmativamente en el momento. La tuve que llamar al otro día, aceptó, fuimos a tomar algo y desde ese día no nos separamos más, tengo dos hijos, una perra y una hermosa casa que juntos construimos. Y que gracias a ustedes, salió publicada en esta gran revista.

Omar Lobón
------------------------------------------------------------------------------------------

El desayuno a domicilio y la abreviatura que causó confusión

Esta anécdota no sé si está relacionada con las temáticas de la revista, pero sí con la revista en sí, me es inevitable verla y no acordarme de una personita que me hace sentir las tan conocidas “mariposas” en el estómago.

Mi mamá tiene un jardín de niños y en cuanto comenzó con él, hizo publicidad mediante la revista, en uno de los tantos números que llegaron al jardín, cuando estaba leyendo, vi una foto en la que salía la familia del responsable de las "mariposas". Cuando le conté, me pidió si se la podía guardar, y sirvió de excusa para vernos…

Hacía un tiempo que me gustaba este chico, hubo idas y vueltas, pero nunca pasaba nada... Él estaba por viajar por unos meses a vivir al exterior, habíamos estado hablando, chateando, pero él no quería que nos viéramos debido a que ninguno de los 2 tenía las mismas intenciones.

Una noche de julio, 3 días antes a de él viajara, recibí un mensaje que decía que quería que fuéramos amigos así nos podíamos seguir viendo. Decidí mandarle un desayuno, no sé si interpreté mal el mensaje o fue la excusa perfecta para que me animara a hacerlo... Bueno, rápidamente me puse a buscar el "tan famoso desayuno", muchas de mis amigas decían que estaba loca, otras me apoyaban y les encantaba la idea.

Conseguí todo, hablo con la persona que lo iba a llevar, me pregunta qué quería poner en la tarjeta. Ahí surgió otro problema, no sabía que ponerle... Después de tanto pensar y pensar, la llamé y le di el mensaje, el cual finalizaba con mi nombre, Rosario, pero no me gustaba que figurara todo, y como me dicen Ro, así terminó la tarjetita.

Todo listo, el desayuno iba a llegar a las 8.30 de la mañana. A las 8.45 me llaman, que estaban con el desayuno en la casa de él y nadie atendía. Por un momento pensé en suspender todo (pensando que por algo era), pero sólo fue un instante, me dejé llevar y dije: "Ya estás en el baile, bailemos", le dije que seguro había alguien, que insistiera....

A las 9, el desayuno había sido recibido por la hermana. Eran las 11 y mi celular todavía no sonaba, no sabía si había sido recibido por él, si no le había gustado, si estaba durmiendo... en fin, miles de hipótesis.

A las 11.10 llegó la llamada tan esperada, creo que quedé perpleja frente al celular, las palabras que escuché fueron de agradecimiento, ¡yo estaba feliz! Era una linda despedida y todo había salido como yo esperaba...

Cuatro días después, una amiga me llama diciéndome que el desayuno que creía que había sido un éxito, había sido generador de conflictos...

Sorprendida le pregunto porqué y me cuenta:

-Él estaba saliendo con otra chica hacía un tiempo, la cual se llamaba Romina, y era amiga de la hermana que había recibido el desayuno, y al leer la tarjetita con el nombre Ro, automáticamente llamó a la amiga para decirle que el desayuno ya había llegado, a lo que Romina contestó ¿qué desayuno? Y ahí fue para problemas...

Él no estaba en su casa, y cuando llegó se encontró con esta situación.... ¡Jajaja! Pasó el tiempo, volvió del viaje, nos encontramos y fue inevitable hablar de lo sucedido... me contó como lo había vivido él, nos reímos y quedó como algo gracioso que nos pasó. Hoy casi un año después, las cosas no han cambiado mucho y él está por viajar nuevamente... ¿Será otra vez Club House, la excusa para vernos?

Rosario Favaro
Opiniones (0)
21 de octubre de 2017 | 12:59
1
ERROR
21 de octubre de 2017 | 12:59
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    18 de Octubre de 2017
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
    17 de Octubre de 2017
    "Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México