Deportes

A 80 años del inicio del primer campeonato profesional de la AFA

El 31 de mayo de 1931 marcó el comienzo de una nueva era en el fútbol argentino: la rentada. El fútbol dejó de ser amateur en los papeles. Un grupo de 18 clubes armó una nueva liga, desafiliada de la FIFA, y se blanqueó una situación de hecho insostenible: el amateurismo marrón (la mayoría de los jugadores cobraban a través de puestos de trabajo o de generosos viáticos).

Ocho de los nueve partidos previstos se jugaron hace 80 años. El clásico de Avellaneda quedó para el final del torneo porque Independiente, que dio el sí a último momento, pidió una semana más para armar el plantel y firmar los contratos.

Los nuevos aires llegaron también al interior del país. Las ligas de Rosario y Santa Fe al mismo tiempo abrazaron el profesionalismo. Así, Gimnasia y Esgrima de Santa Fe en octubre se coronó como el primer campeón profesional argentino.

Al mes siguiente, Newell`s festejó en Rosario. Y recién el 3 de enero de 1932 Boca sumó una nueva estrella en la liga más fuerte: la porteña, la que siempre dominó la escena nacional de un país que se construyó mirando siempre al puerto de Buenos Aires.

Durante un mes y medio el incierto futuro de los torneos de fútbol convulsionó a una sociedad que intentaba recuperarse del crack de Wall Street, y que vivía en estado de sitio por el primer golpe de estado de la historia argentina.

Había sido provocado por el general José Félix Uriburu, luego de derrocar al presidente radical Hipólito Yrigoyen. Fue el comienzo de una serie triste y negra de interrupciones de gobiernos democráticos, hasta la recuperación definitiva del actual sistema en 1983.

El 1º de marzo de 1931 se había jugado la 31ª fecha del torneo de 1930 con un calor agobiante (por esos días la temperatura a la sombra no bajaba de los 35 grados).

Héctor Arispe, pampeano de General Pico y joven jugador de Gimnasia y Esgrima La Plata, murió por insolación durante un partido ante Sportivo Barracas. El equipo principal del club platense estaba entonces de gira por Europa.

Hubo adhesiones de dolor, se prohibió jugar con tanto calor, hubo ayuda económica de la Asociación para la viuda y su pequeño hijo, y hasta algún partido a beneficio organizado por la Mutualista, la gremial que agrupaba a los jugadores.

Pero la posterior huelga nada tuvo que ver con la muerte de Arispe. El 22 de marzo, Boca derrotó a Atlanta 4-1 y se consagró campeón por sexta vez en el amateurismo.

El campeonato terminó el 12 de abril y al día siguiente los jugadores, agrupados en la Mutualista y liderados por los futbolistas de Huracán Pablo Bartolucci y Hugo Settis elevaron un petitorio exigiendo poner fin a la cláusula candado: si se iban de un club sin consentimiento debían jugar durante un año en la división menor; es decir, en Reserva.

Cuando se había unificado el fútbol, en 1927, les habían prometido que después de dos años iban a poder quedarse con el pase en su poder. Los dirigentes no cumplieron con su promesa.

Tras decretar la huelga, en plena dictadura militar, los jugadores marcharon por las calles adoquinadas de la ciudad exigiendo hablar con Uriburu. No hubo represión ni palos para los huelguistas, como solía ocurrir con la mayoría de los trabajadores que luchaban por sus derechos. Llegaron hasta la Casa Rosada.

El presidente golpista recibió a los representantes de los jugadores y prometió soluciones. Mientras tanto, los dirigentes de Boca, Racing, San Lorenzo, Huracán, Estudiantes y Quilmes estaban trabajando en la implementación de una categoría profesional dentro de la misma Asociación. Pero querían sólo 14 clubes.

Esto provocaba muchas resistencias. Inclusive las de River e Independiente, que además querían evitar una nueva escisión. Sportivo Barracas, otro club con mucho peso por entonces, decidió por asamblea de socios seguir en el amateurismo. Intentaron convencer a sus dirigentes hasta último momento, y finalmente fue Argentinos Juniors el invitado (por eso en el acta de fundación el equipo de La Paternal figura en último lugar).

Los jugadores, en busca de la tan ansiada libertad, los clubes de peso y el periodismo en general querían el profesionalismo. La dictadura buscaba solucionar el tema y el intendente de la Ciudad de Buenos Aires nombrado por Uriburu, José Guerrico, se metió en el conflicto. Porque además quería convenir un nuevo impuesto al fútbol que beneficiaría a su gestión. Todos jugaban su juego.

El 18 de mayo, finalmente, se creó la Liga Profesional. Ante la escisión, los clubes que quedaron en la Asociación finalmente eliminaron la cláusula candado. Los jugadores eran libres.

Pero no tanto. Lo explica bien el historiador Julio Frydemberg: “Con la idea de que el desarrollo del espectáculo necesitaba de una liga de pocos y grandes, los clubes más poderosos, por su caudal societario y de boletería, tomaron la iniciativa y formaron su propia federación: la Liga Argentina de Football (LAF)".

"La LAF, armada por 18 clubes, impuso el profesionalismo sin pase libre, elaboró un contrato tipo para los jugadores avalado por sus propios abogados, y puso en marcha el nuevo sistema. Mientras, la vieja asociación, en la que se quedaron los clubes más chicos y con menos recursos, abolió la cláusula candado que impedía el pase libre, con lo que los jugadores dieron por ganada la huelga".

"Hay un dato muy importante: cuando se resuelve el conflicto, la liga profesional se organiza ya sin el pase libre, aunque hay un lapso de pase libre porque les convenía a los clubes para contratar a los jugadores. Cuando empieza el campeonato se acaba y no vuelve nunca más". Recién en 1948, con otra huelga, los jugadores lograrían el pase libre.

De los 18 clubes que iniciaron el profesionalismo, 13 juegan actualmente el torneo Clausura. El 18 de mayo se constituyó la Liga profesional y el 31 se jugaron ocho partidos: Atlanta 0 - River Plate 1, San Lorenzo 4 - Tigre 2, Estudiantes 3 (Alberto Zozaya marcó el primer gol profesional) - Talleres 0, Boca Juniors 0 - Chacarita Juniors 0, Platense 1 - Vélez Sarsfield 0, Quilmes 0 - Huracán 4, Ferro Carril Oeste 2 - Argentinos Juniors 0, Lanús 1 - Gimnasia LP 2.

Independiente pidió arrancar en la 2ª fecha porque no había podido armar el equipo. El clásico de Avellaneda (ganó Racing 4-1) se jugó recién el 9 de enero de 1932. Durante tres años, la nueva Liga estuvo cerrada al resto de los clubes.

Banfield fue uno de los primeros equipos que intentó sumarse y su pedido de afiliación fue rechazado. La Asociación Amateurs, afiliada a FIFA (por eso participaron sus jugadores en el segundo certamen mundial) continuó sus torneos hasta 1934, año en el que se produjo la definitiva unión con la fundación de la Asociación del Football Argentina, la actual AFA. (Télam).

*Vicepresidente del CIHF (Centro para la Investigación de la Historia del Fútbol [CIHF]). Página web: www.cihf.org.ar.
Opiniones (0)
22 de noviembre de 2017 | 01:27
1
ERROR
22 de noviembre de 2017 | 01:27
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia