El trabajo que se viene

Las tecnologías, las comunicaciones y la calidad de vida son factores primordiales en una silenciosa revolución que cambia los paradigmas del sistema laboral a través de nuevas modalidades. Más allá de todos los conflictos que haya tenido nuestro país, la realidad es que los vaivenes financieros han forjado argentinos con visión emprendedora, reconocidos en el mundo por su creatividad y empuje para llevar proyectos adelante.

“Es gratificante escuchar que alguien encontró trabajo pero mucho más gratificante es enterarse que alguien comenzó su propio emprendimiento” comenta Graciela Bazán, licenciada en Recursos Humanos. ¿Porque sucede esto? Por un lado ha evolucionado la visión del individuo moderno, quien se vio primero sometido a la era de la industrialización y porque formar parte de la industria tenía un valor sustancial.

Luego los sindicatos revaloraron los puestos de trabajo con leyes y condiciones que servían para ese modo de vida, respondiendo a trabajadores que buscaban un puesto laboral hasta jubilarse en el mismo. “En los 70, las empresas comienzan a modificar sus estructuras organizacionales y su estrategia. Aparece un desarrollo vinculado a la competencia de mercado, obligándolas a plantearse la eficiencia y consecuentemente los objetivos y resultados. Esto lleva a un cambio en el pensamiento de la dirección y en la organización. Ahora estamos sobre un nuevo cambio… Aquel que quiera estar dentro de este mercado competitivo tiene que seguir las leyes del mismo con mejoras constantes y búsqueda de excelencia, porque el mercado competitivo es cada vez más grande y esto nos lleva a un embudo donde tenemos que tener estructuras flexibles para propiciar el cambio.” Explica el licenciado Ángel González, de Master Consulting.

Las aspiraciones de los empleados también cambian, antes el sacrificio tenía un valor agregado, mientras que en los últimos años la calidad de vida le ganó escalones y el trabajo en la actualidad no solo se ve vinculado al concepto de ganar dinero, sino también a la realización personal y a disfrutar de la tarea mientras se crece. “Hoy por hoy, si la empresa no brinda una sensación de crecimiento a sus empleados, se expone a que ellos caigan en la monotonía, la rutina y consecuentemente en el desgaste de relaciones, lo cual derivará en una mala predisposición laboral. El enriquecimiento de ambas partes debería ser una política inamovible porque es la única forma de mantener los pilares de la relación laboral y el crecimiento, tanto de la compañía como de los empleados” comentó Graciela Bazán, licenciada en Recursos Humanos.

Asimismo, el trabajo independiente gana aliados y es frecuente escuchar: “Es preferible que trabajes para vos y no para otros”, esto se debe a que son tiempos en que la gente trabaja con sus computadoras en cualquier lugar y el sitio de encuentro es la red; empresas que cambian horarios estrictos de trabajo por rendimiento y empleadores que buscan valores intelectuales en todo el mundo a cambio de facturación.

Lejos de la revolución marxista se podría interpretar que estamos ante una nueva revolución laboral donde el trabajo se va acomodando a los nuevos modos de vida y a las ventajas comunicacionales y tecnológicas descubiertas en las últimas décadas.

Para muchas empresas y profesionales esta influencia está siendo extraordinariamente positiva, ya que la difusión de las nuevas tecnologías genera consecuencias significativas para la organización del trabajo y la producción. Pero en Mendoza, no todas se animan a este cambio o simplemente aun no están preparadas para hacerle frente a un trabajo con condiciones no convencionales (horarios, control de sus empleados, etc.). “Las empresas no se están preparando, salvo casos excepcionales. Estos casos son generalmente emprendimientos nuevos del sector de IT e Internet, cuyos fundadores son emprendedores jóvenes y con un track record 100% tecnológico. Las empresas del mundo off line, por ahora, se mantienen ajenas o expectantes pero sin un rol activo” explica Marcelo Berenstein, editor de INC Latin America y director de www.emprendedoresnews.com.

Por otro lado, la mejora física de la comunicación y el acceso a la información relevante son grandes aliados para esta revolución, donde Internet se está convirtiendo en el eje y medio vertebral de los nuevos entramados productivos que se alimentan con redes sociales o espacios virtuales que trabajan como centros de negocios. “Hoy tenemos conectividad junto con las telecomunicaciones y podemos estar on line en cualquier lado, lo cual va modificando las relaciones interpersonales, y por supuesto, las laborales” dice González.

El trabajo se está volviendo más flexible. Los sistemas electrónicos de información penetran en el mercado laboral y forman redes integradoras. Surgen nuevas estructuras de organización, y el personal adquiere una mayor independencia pudiendo decidir con mayor libertad horarios y lugar de trabajo.

Mendoza, Argentina y el mundo

Más allá de todos los conflictos socio económicos que haya tenido nuestro país, la realidad es que los vaivenes financieros han forjado argentinos con visión emprendedora, reconocidos en el mundo por su creatividad y empuje para llevar proyectos adelante. Lo cierto es que esto libró una suerte de pequeñas y medianas empresas que fueron haciéndose espacio y demostrando que no hace falta estar dentro de grandes compañías para crecer. El Gobierno de Mendoza a través de su Subsecretaría de Promoción Industrial, Tecnológica y de Servicio dependiente del Ministerio de Producción, Tecnología e Innovación, desarrolla planes especiales para las pymes locales y parte de su promoción la hace a través de una herramienta virtual llamada “Ronda virtual de negocios.” Se trata de un sitio web que cuenta con un sistema informático que permitirá realizar vinculaciones directas entre la oferta y la demanda en el ámbito nacional, en tiempo real, preservando la privacidad de la información de la empresa. De esta forma desaparecen las fronteras y los negocios de las pymes se abren ante un gran abanico de oportunidades. Esta modalidad es muy reciente y el empresariado mendocino recién comienza a empaparse de estos nuevos hábitos de trabajo por lo que su implementación hace sus primeros pasos. “Quizás Mendoza, en general, no esté preparada para esta modalidad de trabajo.

Pero considero que hay sectores y empresas (pequeñas y medianas, sobre todo) que están en condiciones de tomar teletrabajadores. El éxito dependerá de lo flexible que pueda ser una organización y también de lo responsable que lleguen a ser los trabajadores en cuanto a tiempos y cumplimientos” señala Anabel González, periodista económica. Por otro lado, Berenstein aclara que la falta de preparación también tiene que ver con “el marco orgánico, institucional y legal que no va a tardar en ser modificado porque el trabajo virtual es una realidad y más temprano que tarde, el sector público y el privado tendrán que asumirlo.” En este punto el Licenciado Gonzáles de Master Consulting disiente considerando que no va a ser necesario un marco legal: “No aparece la necesidad de legislar, pasa a ser una contratación comercial donde inferimos que muchos empleos dejan de ser empleos para ser una relación comercial y aparecen en vez de empleadores y empleados; proveedores y clientes. Los trabajadores empezarán a tener clientes, serán autónomos.”


Empresas flexibles

“Si la empresa no es flexible no se puede pretender que lo sea la gente, entonces las empresas buscan, en un juego interesante, aprovechar y optimizar recursos con gente que presta servicio freelance” comenta Ángel González mientras pone en tela de juicio la permanencia del empleo pleno en un futuro. “En los 90, la gran preocupación fue la precarización laboral (trabajos por temporada, eventuales y/o estacionales), lo cual está desembocando en los freelance con autonomía.”

“Las empresas deben cultivar a través de sus líderes a su personal. Es decir propiciar que se desarrollen como ellos realmente lo quieren hacer. Ha quedado atrás el modelo del liderazgo de control y pasa al frente un liderazgo con gente creativa que incentive a su gente. Para que esto ocurra la persona debe tener libre albedrío en lo más elemental que es disponer de su tiempo” explica el licenciado. El concepto de liderazgo también se ve moldeado ya que el teletrabajador tiene una autonomía que puede mal interpretarse con aislamiento lo cual lo aleja de los trabajos en equipo. “El teletrabajado está haciendo una parte de un todo por más sensación de individualismo que esto tenga. En consecuencia debe haber mucha comunicación con quienes reciben el trabajo terminado para generar un vínculo y una necesidad de entender la visión, los valores, los niveles de calidad y estrategia de la empresa.”

Homework

“Sin dudas, la virtualidad está cambiando los paradigmas de las relaciones laborales. Sin embargo, tenemos que hablar de dos tipos de teletrabajadores: los entrepreneurs o cuentapropistas y los asalariados” dice Berenstein. Trabajar desde casa no es para todos. Requiere de mucha organización y disciplina para que la vida de hogar no interceda como explica el editor “el emprendedor que teletrabaja necesita organizar prolijamente sus tiempos de trabajo virtual para no poner en riesgo áreas de su vida personal como familia, vida social, afectos, etc., y también de su vida profesional, como por ejemplo, mantener horarios de trabajo coincidentes con los de sus clientes, prospectos y proveedores. En el caso de los asalariados, es vital mantener una rutina de trabajo y que la productividad no se vea mellada por la sensación de “no oficina.”

En grandes ciudades la gente evita moverse y disminuye considerablemente el costo de trasporte pero para muchas personas el hecho de salir a trabajar implica toda una situación psicológica que va más allá del trabajo mismo.

Oficinas no convencionales
 
Los avances tecnológicos impulsados por las notebooks y/o netbooks, la telefonía celular e internet móvil fueron cambiando no solo las formas de trabajar de los profesionales, sino también los espacios laborales. El pragmatismo de trasladarse con la oficina hace que no sea necesario un espacio fijo, por lo que muchos escogen trabajar en bares, restaurantes u hoteles, utilizando además los servicios de estos lugares públicos. Asimismo esta necesidad de los teletrabajadores despierta en el mundo el concepto de centros de negocios con oficinas móviles, las cuales cuentan con puestos accesibles a todas las conexiones, pequeños sitios para reuniones, oficinas o salas de conferencia cada vez más comunes en Buenos Aires. “En Mendoza aun no se han visto, pero no creo que tarden en llegar porque son necesidades que surgen de la sociedad misma” dice Anabel González. Estas oficinas cuentan con espacios comunes donde hay un buffet con lo necesario para convidar en cualquier oficina y en algunos casos una secretaria para todo el complejo. En Buenos Aires este tipo de servicio cuesta un promedio de $20 la hora, pudiendo alquilarse también de manera mensual por $300 lo cual disminuye los gastos de una oficina convencional y es muy bien visto por los jóvenes movedizos.

Prepararse para el mercado que viene

“El día de mañana no tendremos empleados y empleadores, sino clientes y prestadores de servicio por lo que los jóvenes deben prepararse para esa nueva modalidad que ya ha comenzado a mostrar sus primeros pasos” comentó el Licenciado Ángel González de Master Consulting. Capacitarse para responder a esta nueva modalidad de trabajo es vital, porque aunque a no sea cotidiano aún en el futuro se estima que será el modo en que todos trabajarán. “La capacitación es fundamental para los teletrabajadores y los teleempleadores. Capacitarse en el más amplio sentido en las nuevas tecnologías de trabajo virtual, como son formas de contacto, mensajerías instantáneas, envíos de archivos, material compartido, relaciones laborales en el teletrabajo, etc” es la recomendación de Berenstein.
Opiniones (0)
24 de noviembre de 2017 | 23:44
1
ERROR
24 de noviembre de 2017 | 23:44
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia