¿La playa de secuestros es tierra de nadie?

Los sucesos ocurridos este fin de semana en el Club Belgrano dejaron ciertas dudas. Si bien no se pudo establecer a ciencia cierta de donde provinieron los disparos que hirieron a los dos rugbiers, los vecinos admiten que la playa de secuestros es un imán para los delincuentes

El 17 de mayo publicábamos una nota en la que mostrábamos donde dormían los autos secuestrados por la la Policía Vial. En el escrito señalábamos que los vecinos se quejaban por la inseguridad que existía en la zona y advertíamos la falta de un alambrado perimetral y de la seguridad adecuada que pudiera evitar cualquier tipo de ilícitos.

Este sábado por la tarde en el Club Belgrano, propiedad vecina a la playa de secuestros, se suscitó un hecho alarmante. Allí dos chicos del equipo M16 de la Institución mencionada terminaron heridos por balas perdidas, disparadas desde las inmediaciones del lugar.

Si bien se desconoce a los autores de los disparos, vecinos del lugar afirmaron que "es muy probable que los disparos provengan desde los pastizales que rodean a la playa de secuestros" y agregaron que "este tipo de detonaciones son muy habituales en la zona".

Foto tomada desde la calle Tulio Angriman

Desde la calle Tulio Angriman, uno de los accesos al predio, es casi imposible visualizar la playa porque los yuyos y la arboleda son una barrera natural para la vista. Cualquier persona se puede esconder y desde allí ingresar a la playa de secuestros o cualquier vivienda vecina e inclusive al Club donde todos los fines de semana cientos de chicos practican deportes.

En la nota del mes de mayo los mismos vecinos advertían que "a veces tenemos temor a que algún malviviente por miedo se meta, para ocultarse de la policia, en alguna casa" y agregaban que "en varias oportunidades hemos sentido ruidos extraños, sobre todo por las noches".

Vehículos que "duermen" en la Playa

En esta ocasión el hecho del Club Belgrano se registró por la tarde, a plena luz del día, y sin embargo para la Policía fue imposible encontrar a los posibles sospechosos. Esto demuestra que el lugar no solo necesita una limpieza de maleza sino también una custodia policial adecuada para evitar este tipo de incidentes.

"La playa es un imán para los ladrones que van a la búsqueda de autopartes" manifestó un socio del Club que estuvo presente el sábado durante la práctica de la división de rugby.

El hombre, que no quiso revelar su identidad, señaló que "vivimos momentos de hondo dramatismo porque no es común que un chico se desplome en la cancha por un disparo al aire".

Foto tomada desde un predio vecino

Esta fuente remarcó "la necesidad de un alambrado para la playa de estacionamiento" y argumentó que "en varias oportunidades la Policía tuvo que venir hasta el Club porque los malvivientes que ingresaban a la playa huían utilizando nuestras instalaciones".

La playa funciona de lunes a viernes en el horario de de 8:00 a 12:00 y durante los fines de semana un sereno debe cuidar casi 1300 vehículos que se desparraman por todo el predio.

Por el momento según una fuente confiable " fue imposible determinar de donde provinieron los disparos pero no se descarta que los mismos hayan sido efectuados desde atrás de la playa de secuestros".

Desde el Club es prácticamente imposible observar, debido a los pastizales, el lugar exacto desde donde salieron los disparos y esto tiene que ver con las condiciones que ofrece este predio en donde van a dormir los autos secuestrados por la fuerza policial. 

Opiniones (0)
21 de agosto de 2017 | 02:04
1
ERROR
21 de agosto de 2017 | 02:04
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial