Arturo Jauretche stand up: las verdaderas "zonceras" argentinas
Polemista apasionado, crítico mordaz, combatió desde el pensamiento nacional y con ironía las hipocresías e injusticias de su tiempo. Sus luchas y discusiones fueron desde una juventud conservadora a una posición contestataria, caracterizada por la agudeza y por el sentido del humor.

Arturo Martín Jauretche (1901-l974) militó en el radicalismo yrigoyenista, participando en las insurrecciones del treinta contra el gobierno fraudulento de Justo y con la fundación de FORJA en 1935. Aunque siempre crítico, adhirió al peronismo desde el 17 de octubre de 1945. Tras el golpe de Estado que derrocó a Perón, realizó una ardua tarea de combate político, polemizando y refutando, en periódicos y ensayos, y en el campo de la cultura con sus análisis sobre Borges, Sarmiento, Martínez Estrada, Beatriz Guido, Victoria Ocampo y otros.

Entre sus obras destacan El Plan Prebisch. Retorno al colonia, Pantalones cortos. Los profetas del odio, Ejército y Política. La patria grande y la patria chica, Política Nacional y revisionismo histórico, Prosas de hacha y tiza, FORJA y la Década Infame, Filo, contrafilo y punta, El medio pelo de la sociedad argentina, Los profetas del odio y la yapa y su Manual de zonceras argentinas.

En El medio pelo en la sociedad argentina (1966) y en Manual de zonceras argentinas (1968) ofreció un estudio sociológico sobre el país, no exento de humoradas.

Una curiosidad de su trayectoria ideológica es que su primer libro, El Paso de los Libres, de 1934, fue prologado por  Jorge Luis Borges; mientras que la segunda edición de esta obra  publicada en 1960 contó con el prólogo de Jorge Abelardo Ramos. En su homenaje se conmemora el Día del Pensamiento Nacional el 13 de noviembre, día del nacimiento del escritor.

Aquí, algunas de sus "zonceras":

- “Animémonos... y vayan”.

- “Me reservo la originalidad -y creo que exclusiva- de haber subido al caballo por la derecha y bajado por la izquierda en un país donde todos los políticos montan por la izquierda y bajan por la derecha”.

- "Basta detenerse un instante en su análisis para que la zoncera resulte obvia, pero ocurre que lo obvio pasa con frecuencia inadvertido, precisamente por serlo”.

- "Para hacerlo sólo se requiere no ser zonzo por naturaleza; simplemente, estar solamente azonzado, que así viene a ser cosa transitoria, como lo señala el verbo”.

- "Civilización y barbarie, esa zoncera madre que las parió a todas: Todo hecho propio por serlo, era bárbaro y todo hecho ajeno, importado, por serlo, era civilizado. Civilizar, pues, consistió en desnacionalizar."

- "Descubrir las zonceras que llevamos adentro es un acto de liberación: es como sacar un entripado valiéndose de un antiácido, pues hay cierta analogía entre la indigestión alimenticia y la intelectual. Es algo así como confesarse o someterse al psicoanálisis -que son modos de vomitar entripados-, y siendo uno el propio confesor o psicoanalista".

- “Lo que piensa la gente en tiempos críticos no está dicho por lo que proclaman en voz alta sino por lo que dicen en voz baja".

- “No existe la libertad de prensa, tan sólo es una máscara de la libertad de empresa”.

- “Porque estos periódicos tan celosos de la censura oficial se autocensuran cuando se trata del avisador; el columnista no debe chocar con la administración”.

- “Las disputas de la izquierda argentina son como los perros de los mataderos: se pelean por las achuras, mientras el abastecedor se lleva la vaca”.

- “Yo no soy un "vivo", soy apenas un gil avivado”.

- “Medio pelo es el sector que dentro de la sociedad construye su status sobre una ficción en que las pautas vigentes son las que corresponden a una situación superior a la suya, que es la que se quiere simular”.

- “Que un tipo que no produce diga, en una reunión de tipos que no producen, que no producen los únicos que producen algo, es tilinguería”.

- “El racismo es otra forma frecuente de la tilinguería”.

- “El tilingo es al guarango lo que el polvo de la talla al diamante. O la viruta a la madera. Producto de un exceso de pulido, o de la garlopa que se pasa. Es la diferencia que hay entre tomar el vaso “a la que te criaste” y tomarlo entre las puntas del índice y el pulgar y con el meñique apuntando a la distancia”.

- “Asesorarse con los técnicos del Fondo Monetario Internacional es lo mismo que ir al almacén con el manual del comprador, escrito por el almacenero”.

- “Es frecuente el error de oponer la política realista a la política idealista. Error que proviene de confundir al político practicón con el realista. El practicón que es un simple colector de votos o fuerzas materiales. El realismo consiste en la correcta interpretación de la realidad y la realidad es un complejo que se compone de ideal y de cosas prácticas”.

- “Hasta que un día el paisano acabe con este infierno, y haciendo suyo el gobierno, con solo esta ley se rija: o es pa' todos la cobija, o es pa' todos el invierno”.

- “Lo actual es un complejo amasado con el barro de lo que fue y el fluido de lo que será”.

- “Los argentinos apenas si tendremos para pagarnos la comida de todos los días. Y cuando las industrias se liquiden y comience la desocupación, entonces habrá muchos que no tendrán ni para pagarse esa comida. Será el momento de la crisis deliberada y conscientemente provocada”.

- “Ahora a Gardel (Carlos Gardel) en vez de escucharlo, lo analizan. Es un disparate pedirle conciencia de clase, como es un disparate pedirle conciencia de clase a Cassius Clay o a Bonavena (Oscar Bonavena). El es un mito. Como Rockefeller, con la diferencia que éste no fue un cantor de éxito, que empezó de abajo, prosperó y se adaptó a su público. A un hombre que canta bien no se le pregunta si traiciona o no a su clase”.

- “Esta es la raíz del dilema sarmientino de 'Civilización o Barbarie' que sigue rigiendo a la 'intelligentzia'. Se confundió civilización con cultura, como en la escuela se sigue confundiendo instrucción con educación”.

No quisimos abreviar este lúcido texto, publicado en "Santo y Seña", el 9 de febrero de 1960. Y va completo.

Tilingos y guarangos
 
“No sabemos si guarango y tilingo son términos nuestros. No hemos consultado a la Academia. Pero indiscutiblemente son tipos nuestros. Y recíprocos.

El tilingo es al guarango lo que el polvo de la talla al diamante. O la viruta a la madera. Producto de un exceso de pulido, o de la garlopa que se pasa. Es la diferencia que hay entre tomar el vaso “a la que te criaste” y tomarlo entre las puntas del índice y el pulgar y con el meñique apuntando a la distancia.

Pero digamos que en el guarango está contenido el brillante y también la madera para el mueble. En el tilingo nada. En el guarango hay potencialmente lo que puede ser. El tilingo es una frustración. Una decadencia sin haber pasado por la plenitud.

Si el guarango es un consentido, satisfecho de sí mismo y exultante de esa satisfacción, el tilingo es un acomplejado. El guarango es la cantidad sin calidad. El tilingo es la calidad sin el ser. La pura forma que no pudo ser forma. El guarango pisa fuerte porque tiene donde pisar. El tilingo ni siquiera pisa: pasa, se desliza. Por eso el tilingo es un producto típico de lo colonial. Los imperios dan guarangos, sobre todo, cuando se hacen demasiado pronto. El caso de los Estados Unidos, por ejemplo.

Cuando el guarango tiene plata no habla más que de Nueva York. Antes hablaba de Londres, como el tilingo de París. Habla también de técnica y aspira a ser socio del club Americano. Compra palos de golf pero sufre terriblemente porque no pueden ir al fútbol. Al tilingo ya se le pasó la época del golf desde que los guarangos andan con los palos.

El tilingo sigue en París y más bien se dirige hacia Oriente. Pasa por Rabindranath Tagore y Lanza de Vasto, con unos granos de pimienta Mao Tse-Tung. Se acicala con descuido para que no esté del todo ausente Sastre. Como la cocina francesa es un puntito “fessandé”. Carga con el guarango como una desgracia nacional, de esa nación, que es su “oficina”. A veces tiene preocupaciones sociales, y se agobia, como sí llevara “la pesada carga del hombre blanco”. Pero el “cabecita negra” no es bastante oscuro. Prefiere ocuparse de otros colores más remotos. Y que no tienen demandas concretas.

El guarango lo irrita. También irrita el guarango a los guarangos que ya son importantes. Entonces se juntan los guarangos importantes con los tilingos. No hay que olvidar que el tilingo sale del guarango por exceso de garlopa. Tilingos y guarangos unidos contra los guarangos terminan por mezclarse y se vuelven contra el país que no es guarango ni tilingo. Y esa es la explicación psicológica de algunas revoluciones, cuyas raíces son económicas y sociales pero utilizan estos instrumentos, porque los que manejan el país desde afuera saben cuáles son nuestros puntos débiles.

Es la oportunidad que aprovechan los guarangos que han pelechado con la prosperidad del país para pasar a ser tilingos. Muchas veces no lo consiguen pero sí sus hijos. El meridiano de los tilingos pasa por Sur. El de los guarangos por el Partido Cívico Independiente. Porque Alzogaray es a los guarangos lo que Victoria Ocampo y Borges a los tilingos: el arquetipo. Pero los meridianos se cruzan en los polos, que son precisamente esas revoluciones. De ese cruce suele resultar un híbrido: el tilinguarango. En ocasiones se juntan los dos tipos en una mesa redonda de televisión. El híbrido no concurre. Pero es el que aplaude y hace comentarios. Y todo el problema es meter en cintura estos dos neoplasmas de la cultura argentina".

Patricia Rodón

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó6/10
Opiniones (3)
24 de Octubre de 2014|18:17
4
ERROR
24 de Octubre de 2014|18:17
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
evan31 de Mayo de 2011|19:17
Stand up es una forma de decir humor así como shut up es una forma de evitar zonceras.Haga como yo,que aunque guarango,me aprovecho de esta zonza para decir tilinguerías y el material que me brinda rara vez se lo agradezco.
3
klavier197031 de Mayo de 2011|08:48
Espero que la lean los tilingos que diariamente pasan por los foros mostrando lo que mejor saben hacer: Odiar al Proyecto Nacional y Popular!
2
rwmiguel131 de Mayo de 2011|07:52
Que significa ? O sea Ud. Sra Periodista no lo podria poner en tèrminos, digamos, mas criollos ? Igual jamas me publican, deben tener miedo a mi pluma, jajaja
1