El nuevo James Bond tiene licencia para dudar

James Bond vuelve a enfrentarse al mal en la nueva novela del estadounidense Jeffery Deaver, "Carta Blanca", en la que el célebre agente secreto muestra su lado más humano y sus dudas morales para aplicar su conocida licencia para matar.

Deaver, un prolífico autor de novelas policíacas, ha asumido el "retoy la responsabilidad" de continuar la saga literaria que Ian Fleming inició en los años 1950 y que otros cuatro escritores han retomado desde entonces.

"James Bond tiene el permiso para jugar a ser Dios como agente secreto, pero debe decidir en qué momento cruza la línea que le separa del mal. Esa es la duda moral a la que se enfrenta a lo largo de todo el libro" , explicó el autor estadounidense en una entrevista en un lujoso hotel en el centro de Londres.

"Si es necesario quitar una vida, lo hará, pero nunca por conveniencia. En las películas muchas veces vemos muertes que no tienen consecuencias emocionales, pero eso no ocurre en este libro" , afirmó el escritor.

Deaver no ha renunciado a los ingredientes habituales de los libros y las películas protagonizados por el agente británico, donde no pueden faltar los coches de gama alta -Bond conduce un Bentley- ni las mujeres exuberantes -hasta tres "affaires" se desarrollan en "Carta blanca" -.

Esta nueva novela de espías presenta a un Bond treintañero, al servicio del MI6 británico, con la misión de defender al mundo de un suceso "terrible que va a ocurrir en apenas cinco días".

Deaver quiere revelar pocos detalles de un argumento que se desarrolla "a toda velocidad, lleno de giros y sorpresas" , en escenarios como Serbia, Londres, Dubái y Suráfrica.

El norteamericano ha "actualizado" al personaje de Ian Fleming que, aunque todavía bebe -su receta para el "Dry Martini" es legendaria-, ha dejado de fumar, y no busca en las mujeres aventuras efímeras, sino "algún tipo de relación" .

"La primera razón para que Bond haya dejado de fumar es que mis libros se venden en más de 150 países, y en muchos de ellos hay actualmente un movimiento contra el tabaco" , señaló el escritor.

"Pero aún más importante es que un agente secreto nunca fumaría, porque resultaría mucho más sencillo identificarle. El humo llama la atención, y las colillas y la ceniza dejan un rastro" , apuntó Deaver.

El sexo y la violencia están presentes en "Carta blanca" , aunque el escritor los aborda de forma mitigada. "Prefiero no mostrar detalles muy explícitos, retirarme en el momento oportuno. No me resultaría cómodo describir escenas de tortura, por ejemplo. En cuanto al sexo, Ian Fleming escribía en 1950, una época en la que había que tratar las relaciones románticas de manera algo eufemística, y yo lo afronto de una forma similar" , indicó Deaver.

El escritor estadounidense, decidido a ubicar a su personaje en el más estricto presente, recurre a ejemplos de actualidad para explicar la psicología del agente secreto.

Al preguntarse qué habría hecho James Bond en un asalto a la casa donde se escondía el líder de Al Qaeda Bin Laden, Deaver lo tiene claro: habría disparado. "No creo que hubiera tenido ningún problema con eso, especialmente si piensas en los atentados de Londres, Nueva York y Madrid. La gente tiene que afrontar las consecuencias de sus acciones, y esa fue la consecuencia para Bin Laden" , afirmó el escritor.

Fuente: EFE

Opiniones (0)
9 de Diciembre de 2016|05:04
1
ERROR
9 de Diciembre de 2016|05:04
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic