Lanzarán plan de premios y castigos a las petroleras para evitar falta de gas en invierno

Es una de las cartas más fuertes que jugará el Gobierno durante los próximos meses para aumentar la oferta durante el invierno y disminuir al máximo posible el eventual racionamiento al sector productivo; un tema que inquieta a la administración de Cristina Fernández en especial en meses previos a las elecciones de octubre.

Un equipo conformado por hombres del Ministerio de Planificación, a cargo de Julio de Vido, y del Enargas “el ente regulador del gas, en manos de Antonio Pronsato” negocia contrarreloj con las principales empresas petroleras la aplicación de un novedoso sistema de premios y castigos para repartir responsabilidades con respecto al abastecimiento de gas durante los meses más fríos del año.

Es una de las cartas más fuertes que jugará el Gobierno durante los próximos meses para aumentar la oferta durante el invierno y disminuir al máximo posible el eventual racionamiento al sector productivo “un tema que inquieta a la administración de Cristina Fernández, en especial en meses previos a las elecciones de octubre”, que ya comenzó con los primeros fríos del año, en un contexto de fuerte caída de la producción local y aumento de las importaciones.

La iniciativa, confirmada por diversas fuentes del sector privado, consiste en un intrincado mecanismo que contempla otorgar a las empresas que acrediten mayores inversiones y aumento de la oferta una cuota “gratuita” del gas que llegue por barco (se denomina LNG) hasta las costas de Bahía Blanca, cuyo pago corre por cuenta del Gobierno, a través de la estatal Enarsa.

Las petroleras favorecidas contarán con más gas a su nombre que podrán utilizar para responder a sus compromisos con el suministro a hogares (el segmento menos redituable de todos), por lo que tendrán un margen adicional para vender a clientes industriales, que pagan más por el recurso.

“El Gobierno quiere distribuir el gas que llega a Bahía Blanca entre los productores mediante una fórmula polinómica hecha en base a criterios que aún no están definidos. Esa asignación, luego, se descontará del gas que cada empresa debe venderles a las distribuidoras (como Gas Ban y Metrogas), que atienden a los consumos residenciales”, explicó un directivo que participa de las reuniones con funcionarios.

"Es un incentivo diferente. Conceptualmente no está mal”, se ilusionó otro petrolero.

Precios y castigos
La fórmula polinómica contemplaría diversas variables, como las inversiones realizadas por las empresas y la evolución de la disponibilidad de gas. De acuerdo con el último borrador, entre las beneficiadas figuran Apache, Wintershall, PAE y Total, entre otras, que aumentaron la oferta en el último año. “Ese borrador, sin embargo, volvió a ser discutido”, explicó otra fuente que se sienta a la mesa de negociaciones, porque no hubo acuerdo entre empresas y funcionarios.

En un contexto de caída creciente en la producción y precios controlados, la diferencia entre venderle a una industria o a un hogar puede marcar a fuego los ingresos de las petroleras en el año. Un cliente residencial del Gran Buenos Aires y la Capital desembolsa unos u$s 0,45 por millón de BTU (la unidad de medida), mientras que un complejo fabril que compra el gas de Neuquén paga hasta u$s 3,80 por el mismo producto y cantidad, o sea 8 veces más.

Además, la cifra que cederá el Gobierno a las empresas no es desdeñable. Al sur de la provincia de Buenos Aires llegarán este año, de acuerdo con la planificación oficial, unos 25 buques con 80 millones de metros cúbicos (m3) cada uno. Si bien cada barco realiza una inyección paulatina, el volumen total de cada unidad se aproxima a lo que consumen todos los hogares de la Argentina en un día de frío.

Para seguir leyendo esta nota entrar aquí.

Opiniones (0)
20 de enero de 2018 | 23:48
1
ERROR
20 de enero de 2018 | 23:48
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    El ciclón que congela a los Estados Unidos
    4 de Enero de 2018
    El ciclón que congela a los Estados Unidos