Construir, decorar... nuestros lectores cuentan sus simpáticas historias

Una remodelación que la obligó a mudarse temporalmente a lo de su suegra, unos padres conservadores y una hija que aprovechó un viaje para pintar de un color "jugado", una anécdota en la que la superstición es protagonista, y una pérgola que se voló con el viento zonda forman parte de algunos de los emocionantes y divertidos relatos.

Revista Club House celebró sus siete años con un concurso a partir del cual invitamos a todos nuestros lectores a enviarnos una anécdota o vivencia relacionada con alguna de las temáticas de nuestra publicación.

Grata fue la sorpresa por las más de 200 anécdotas e historias recibidas con temas tan variados como un viaje, algún consejo de decoración, una historia de construcción de una casa, la receta preferida, tips sobre belleza, salud… en fin, muchas y diversas vivencias. Como prometimos, comenzamos a publicar los relatos que nos enviaron. Hoy les toca el turno a los que tienen que ver con las casas, con su construcción y decoración. El próximo jueves, ¡no te pierdas las historias románticas!

Aclaración: Los textos tienen correcciones ortográficas solamente.

De cábalas, superstición… y divorcio

Cuando se estaba construyendo mi casa en el barrio privado El Huerto, pasó algo muy particular.

Dicen que cuando se llenan los cimientos hay que arrojar algunas moneda , esto trae buena suerte en la construcción ( tarea bastante difícil) y para los futuros habitantes.

Cumpliendo con esto fui en ese momento a la obra. Con mis chicos arrojamos varias monedas antes de que llegara la manga de cemento. Como se demoraba llevé a los chicos a sus actividades y volví a la obra para poder ver este momento que es especial para cualquiera que tenga el sueño de construir su propia casa. Resulta que las monedas ¡no estaban! Los mismos obreros ya las habían sacado antes de que llegara la manga de cemento, no esperaban que yo regresara, obviamente.

No sé si es superstición o no , pero pocos años después me divorcié....

Moraleja: se puede no creer en brujas ... ¡pero que las hay las hay!

Silvana Muzzino
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Una casa construida por ellos mismos

La historia es corta, sencilla. Siempre quisimos nuestra casa. Llevamos con mi esposo 35 años de casados, y por una cosa u otra no se podía. Hasta que tuvimos la suerte de entrar en una Cooperativa de Vivienda que solo entregaba lotes, pero financiados. Era la única manera de acceder a algo... Así que una vez que lo terminamos de pagar empezamos a construir. Fue difícil, pero la hicimos nosotros, ya que no podíamos darnos el lujo de contratar a un albañil tiempo completo. Así que hicimos cimientos, vigas, columnas, hasta yo prepare hormigón, y el albañil solo hizo paredes de ladrillo. Mi esposo bolseó toda la casa, porque tampoco revocamos y mucho menos enlucir, y después la pintó. Hasta el techo lo puso con membrana incluida. Al principio habían solo 2 puertas internas. Con el tiempo pusimos todo y la casa quedó preciosa.

Es un orgullo para nosotros nuestra casa, que en un principio era una finca con restos de viñas por todos lados. Ahora vivimos en el Alto Maipú, a 1 minuto del Hiper Chango Mas y el complejo que se está construyendo a su alrededor. Tenemos nuestra hermosa casa construida por nosotros y es un orgullo haber tenido un martillo en la mano para clavar los machimbres en el techo...

Vilma Arias
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Remodelación y mudanza temporaria

Estábamos comenzando el invierno, cuando se le ocurrió que teníamos que remodelar la casa, lo que supuestamente iba a durar no más de un mes. Le dije en un tono temeroso: “¿Dónde vamos a vivir mientras la remodelamos?” Y me contestó: “En lo de mis viejos”.

Como tengo una buena relación con ellos no dudé en acceder. En ese entonces mi cuñada no vivía en la provincia, el día 40 de estar en lo de mis suegros ella dice que venía por unos días a Mendoza.

Fue en ese momento que mi suegra muy gentilmente nos pidió que nos fuéramos a un hotel ya que venía su hija. Ya no teníamos dinero para acceder a un hotel, así que partimos a un monoambiente helado con los dos niños, que nos prestó un amigo. Terminamos todos enfermos por la idea fantástica de mi marido de arreglar la casa en pleno invierno.

Moraleja: No arreglen la casa en invierno o búsquense una suegra que no tengan hijos fuera de la provincia.

María Abaca
---------------------------------------------------------------------------------------------------------

El que se fue a Sevilla…

Hace unos 6 meses me mudé con mi familia a una casa que construyó mi papá. Mis padres son muy conservadores y clásicos por ende toda la casa estaba pintada en colores pasteles y blancos. La casa tiene mucha madera y espacios super amplios. Mi cuarto también es amplio y está pintado de blanco, mi mamá me puso unas cortinas romanas color crudo. Si bien me gustaba mi cuarto desde que me mudé, sentí que algo le faltaba, les dije que quería pintar una pared color salmón o verde, tenía que haber algo más eléctrico y que le diera un toque. Por supuesto que me dijeron que no porque eso desentonaría con el estilo de toda la casa. Para semana santa mis viejos se fueron de viaje, me fui a un super que vende cosas para la casa y compré una la pintura y pinté una pared de mi cuarto con una amiga. Nos quedó un salmón fuerte. A mí me encantó. ¡El problema sería la llegada de mis viejos!

El fin de la historia es que después de ponerme tantas trabas para darle un toque de onda a mi cuarto, les encantó. A tal punto ¡que han pintado color maíz una pared de su cuarto!

Jorgelina Fernández
------------------------------------------------------------------------------------------

La pérgola que voló

Mi señora y yo tenemos debilidad por nuestro jardín, mantenemos siempre el pasto muy bien cortadito, los árboles y las plantas muy ordenaditas. Pasamos bastante tiempo para elegir un gazebo o una pérgola que no desentonara con nuestro "conjunto", consultamos varias revistas de decoración, por supuesto Club House, hasta que nos decidimos y compramos una pérgola de estructura de metal y el techo y laterales de carpa verde.

Tuvimos bastante trabajo para instalarlo, trabajamos muy duro, y ya entrada la tarde-noche, dimos por finalizada la tarea, pero cometimos un pequeño error: no le colocamos los anclajes y las riendas. Esa noche corrió un viento zonda de los "bravos" y se encargó de azotar y azotar a nuestra pérgola hasta que la misma levantó vuelo y fue a parar al jardín del vecino. Pasado el meteoro, volviendo todo a la normalidad, logramos recuperarlo y volverlo a instalar. Eso sí ahora no nos olvidamos de "anclarlo".

Alejandro Michel
Opiniones (1)
19 de agosto de 2017 | 14:53
2
ERROR
19 de agosto de 2017 | 14:53
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. ¿Por qué las fotos que publica esta sección siempre contienen a gente rubiecita, sonriente y que muestra un nivel de vida que en nada se condice con la realidad, no sólo de nuestro país sino de varios otros? Hay algo que se llama "ser políticamente correcto" y que anima a incluir imágenes de gente de todas las nacionalidades, colores, religiones e idiosincrasias. Esta foto no es "políticamente correcta"!
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial