Agustín: lo solidario es más fuerte

A pesar del confuso episodio que empañó la campaña por el joven Agustín Bustos Fierro, la sociedad continuó colaborando. Hace una semana el chico supo que estaba más cerca del milagro. Está con su familia en el Centro Médico de la Universidad de Minnesota.

La semana pasada, Agustín Bustos Fierro supo que estaba un poco más cerca del milagro. Instalado con toda su familia en el Centro Médico de la Universidad de Minnesota, Estados Unidos, el adolescente argentino de 14 años que esperaba encontrar allí un donante no familiar compatible para someterse a un trasplante de médula recibió la esperada noticia de que ya contaba con él.

Es momento oportuno entonces para reflexionar sobre la solidaridad de la sociedad argentina, ejercida incluso a pesar de un episodio que creó confusión y cierto halo de escándalo sobre el viaje del joven Agustín y su familia hacia el país donde se le realizará la operación que puede salvarle la vida, ya que padece la enfermedad llamada adrenoleucodistrofia, que afecta la mielina del cerebro.

Sus dos hermanos varones menores sufren la misma enfermedad. Joaquín, de 11 años, dada la extrema urgencia de su condición, será operado primero que Agustín y su donante será su hermana Sofía. Matías, de 5 años, no presenta todavía daños neurológicos.

Como se recordará, se hizo una campaña nacional para reunir el dinero necesario para que Agustín viajara, dado que por el grado avanzado de su enfermedad y la de su hermano Joaquín sólo podían ser atendidos en los Estados Unidos. Por ese tiempo, ocurrió un hecho desgraciado que arrojó sombras sobre la campaña: el episodio fue protagonizado por el jefe de la familia, Javier Bustos Fierro, quien se involucró con una mujer en una whiskería de Villa Carlos Paz y terminó en una comisaría de la capital provincial. Finalmente, el gobierno de Córdoba decidió disponer una virtual intervención de la fundación encargada de administrar los fondos recaudados.

Es comprensible desde todo punto de vista el sentimiento de frustración y desilusión que experimentó en un primer momento gran parte de la sociedad argentina ante este hecho, máxime que al principio las informaciones de los medios no ayudaron ni a esclarecer ni a separar debidamente lo que era un desdichado hecho personal de los motivos concretos y solidarios de la campaña, que, obviamente, seguían siendo los mismos.
Algo que podría haber hecho inclinar a muchos a dejar de colaborar no influyó en absoluto en la actitud solidaria de los argentinos, por lo que prontamente se alcanzó la suma deseada, un millón de dólares, y la familia Bustos Fierro pudo finalmente viajar.

Si querés leer el informe completo de La Nación hacé clic aquí.

Opiniones (0)
21 de agosto de 2017 | 15:12
1
ERROR
21 de agosto de 2017 | 15:12
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes