Argentina también estuvo en medio de los escándalos de Strauss-Kahn

El ex director del FMI vino a la asunción de Cristina en 2007. Entonces, tenía un affaire con la ex esposa de Mario Blejer. Sexo, política y poder

La ex mujer del economista argentino Mario Blejer conoció de primera mano la debilidad de Dominique Strauss-Kahn por el sexo opuesto. Piroska Nagy trabajó bajo las órdenes del ex director del FMI hasta que lo denunció por abuso de posición. Su relato sobre la insistencia de DSK en 2008 fue demoledor: “Este hombre tiene un problema que lo hace incapaz de dirigir una organización donde trabajan mujeres”.

La primera aproximación ocurrió en 2007, en coincidencia con la visita de Strauss-Kahn a la Argentina por la asunción de Cristina Fernández. El affaire comenzó con un intercambio de mails. La húngara Nagy conducía el Departamento para Africa del FMI y aún estaba casada con Blejer, quien fuera jefe del Banco Central durante la presidencia de Eduardo Duhalde. El escándalo se destapó diez meses más tarde, cuando The Wall Street Journal reveló que el Fondo había iniciado una investigación interna sobre un escándalo sexual entre el socialista francés y su subordinada. Según el periódico, Blejer “encontró evidencia del asunto en el correo de su esposa”. Se dijo que el economista halló los sugerentes mensajes de DSK en el BlackBerry de Nagy y se los contó al director ejecutivo por Rusia en el Fondo.

Apenas estalló el revuelo, Blejer desmintió el rumor. “Una de las cosas que aparece en los diarios es que yo descubrí este asunto y lo llevé al Fondo. Es todo falso, estoy separado de ella hace varios años”, explicó, aunque reconoció que seguía “formalmente” casado con la madre de su hija de 14 años.

Lo cierto es que el encuentro entre Strauss-Kahn y Nagy se concretó en enero de 2008, durante el Foro Económico Mundial, en el lujoso hotel Belvedere de Davos, Suiza. El FMI contrató a un estudio jurídico para que indagara si la relación había sido consentida o no. En una carta que envió a los investigadores, Nagy fue contundente sobre Strauss-Kahn: “Abusó de su posición para relacionarse conmigo. Yo no estaba preparada para las insinuaciones del director del FMI”.

Se especuló con que el Fondo obligaría a Strauss-Kahn a renunciar. Pero no sucedió. El organismo aceptó la explicación de que la aventura fue una “relación consentida” y se limitaron a reprocharle un “grave error de juicio”. El escándalo pasó al olvido.

Libertad e indemnización

El ex director del FMI, Dominique Strauss-Kahn, salió ayer de la prisión de Rikers Island y fue trasladado al domicilio donde cumplirá con su detención bajo vigilancia. Sus abogados entregaron a la Justicia de los  Estados Unidos un millón de dólares de fianza y otros cinco millones como garantía del arresto domiciliario. Las autoridades no revelaron la dirección del departamento que lo hospedará en Manhattan, donde tendrá que portar un brazalete electrónico en todo momento. El Fondo le dará a Strauss-Khan una indemnización de 250 mil dólares por haber dejado su cargo antes de tiempo.

(www.perfil.com)
Opiniones (0)
20 de octubre de 2017 | 07:42
1
ERROR
20 de octubre de 2017 | 07:42
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    18 de Octubre de 2017
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
    17 de Octubre de 2017
    "Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México