La previa electoral de San Carlos: internas y antiminería

La previa electoral está caldeada en una ciudad donde todos se conocen las mañas. El juicio perdido por el ex intendente justicialista y de nuevo candidato Mario Guiñazú contra un ambientalista refleja que el medioambiente será central en esta campaña. ¿Cómo juega la política en un momento de internas?

El conflicto por el debate minero no sólo promete ser parte central de la contienda electoral en San Carlos, sino que refleja cuán caldeados están los ánimos en ese departamento. Por una supuesta agresión ocurrida en 2008, en medio de un escrache a Celso Jaque, se celebró un juicio exprés con una llamativa curiosidad: el denunciante es el candidato del PJ oficialista para ser intendente y, a pesar de la demanda, nunca se presentó a la audiencia pública celebrada en La Consulta, por lo que el agresor fue absuelto del cargo.

San Carlos es una de esas ciudades en las que sus vecinos se jactan de conocerse -y bien- entre sí. El demandante es un conocido de los sancarlinos: se trata de Mario Guiñazú, ex intendente entre 1999 y 2007 por el justicialismo, que ahora vuelve a ser candidato por el mismo cargo. Y el denunciado es Alberto Piatelli, un ex docente y referente de la Asamblea por la Defensa del Agua, pero también un reconocido militante radical. Precisamente, el agua y el aceite.

El hecho que originó la causa judicial ocurrió en abril de 2008, cuando un grupo de ambientalistas se manifestó en contra de Jaque, que visitaba el departamento junto a su gabinete. Los vecinos autoconvocados, que mantienen una férrea oposición a los proyectos megamineros en la provincia, quisieron acercarse a Jaque mientras éste se sacaba una foto junto a un grupo de niños.

Una versión indica que hubo forcejeos entre ambientalistas y militantes justicialistas y, es en esos momentos de tensión, donde el ex intendente de San Carlos recibió un golpe por parte de Piatelli.

"Les pedimos a los vecinos que bajaran los carteles para que el gobernador pudiera sacarse una foto con los niños. En ese momento, viene esta persona -por Piatelli- por detrás y me pega con un palo. Además me dijo que me iba a dar vuelta", explicó Guiñazú. El dirigente justicialista agregó que una hora después de ese incidente, ya en su casa, recibió una llamada telefónica por la que un desconocido lo amenazaba.

Otra versión, aportada por Piatelli, apunta que no hubo ningún tipo de agresión verbal ni física. De hecho, el ambientalista sostuvo que Guiñazú aportó una falsa testigo, para que afirmara que Piatelli le había pegado con el cartel al ex intendente. El justicialista, a su turno, desmintió esta versión.

Posteriormente, Guiñazú hizo la demanda que este jueves, tres años después, se concretó en un juicio exprés en el que no se presentó, aduciendo a este diario que no lo hizo por problemas personales -pero aclaró que sí lo había hecho cuando fue citado para una audiencia para el 23 de marzo pasado, que terminó suspendiéndose-. Finalmente, el juez dictó la falta de mérito para el ambientalista -tal como puede verse en el video, más abajo-.

>

¿Criminalización de la protesta? ¿O rencillas personales politizadas?

Para los asambleístas, el proceso abierto contra Piatelli forma parte de una cadena de eventos que los llevan a pensar que la protesta antiminera "se ha criminalizado". Enumeran que hay otros manifestantes tanto en Uspallata como en el Gran Mendoza procesados por protestar y denunciaron que también han sido reprimidos compañeros en otros departamentos.

"Esto es fruto de una campaña nacional en la que se ha criminalizado la protesta. Quieren amedrentar la lucha porque están a favor de las empresas mineras", explicó Piatelli.

Por su parte, Guiñazú rechazó la posibilidad de que los ambientalistas estén siendo perseguidos a través de la Justicia por manifestarse contra los proyectos mineros. Y sostuvo que el conflicto con Piatelli es de larga data y tiene raíces más que nada personales: según él, se originó al separar por cuestiones políticas a la esposa de Piatelli, que en ese momento se desempeñaba en la Dirección de Protocolo, en los tiempos en que Guiñazú estaba al frente del municipio de San Carlos.

Pero indudablemente, y aunque Piatelli lo descarte de plano, la política también metió la cola en este conflicto. "Guiñazú quiso politizar la cosa. Yo no soy candidato a nada", aseguró para relativizar el contexto en el que el conflicto judicial se actualizó: la época de elecciones.

"Hay una campaña de desprestigio, donde se dice que soy prominero y lo hacen para desprestigiarme como candidato. Estoy en contra de la minería contaminante", se manifestó Guiñazú e indicó rotundamente que "hay que defender la ley 7.722 a muerte".

Y, tal vez mediante un elíptico cuestionamiento al intendente Jorge Difonso, arengó: "Hay que dar un paso adelante y los que hoy pretenden utilizar la minería como caballito de batalla, en realidad se trata de una lucha del pueblo".

La cuestión ambiental es política

San Carlos por estos días no puede sustraerse del debate sobre el medioambiente. El juicio exprés de ayer contra Piatelli, refleja cuanto menos uno de sus más variados costados. Otro aspecto que subyace es el político partidario que salta en cuestiones puntuales.

Precisamente, una de las últimas polémicas fue suscitada por la instalación de una antena en la villa cabecera. De acuerdo con el Gobierno, esta antena permitirá la integración del sistema de comunicación policial Tetra con el resto de la provincia. Sin embargo, desde hace dos años se encuentra frenada: primero, por los vecinos; segundo, por una ordenanza que prohíbe que este equipamiento pueda estar dentro del radio urbano.

El gobernador Celso Jaque responsabilizó directamente al intendente demócrata Jorge Difonso por esta demora. La discusión todavía sigue. Difonso, a su vez, fue criticado duramente por el PJ sancarlino en el Concejo Deliberante, que acusó al jefe comunal de manejar los miedos de los sancarlinos a su favor.

A su vez, el conflicto se renueva por la misma interna peronista en ese departamento del Valle de Uco.

El hecho de que Mario Guiñazú quiera volver a la intendencia lo convierte en un serio competidor para Difonso, que buscará la reelección. La interna justicialista a nivel provincial se celebra el domingo 29 de mayo y en esa instancia Guiñazú se enfrenta contra el candidato de Eduardo Sancho.

Cuando MDZ quiso saber la opinión de Guiñazú sobre la colocación de la antena para el sistema Tetra, el candidato dudó y dijo que se le estaba cambiando el tema. Luego reconoció que es un asunto que "manejo de oído". Pero no se privó de criticar a Difonso: "No quiere dar un paso atrás".

Está claro que, al menos en esta batalla por la antena, Guiñazú está entre la espada y la pared: no puede contradecir al gobernador, pero tampoco puede escapar de sus votantes directos.

Difonso, a su vez, fue el primero de los intendentes que, en febrero pasado, emitió un decreto para desdoblar las elecciones departamentales, separándolas de las provinciales y nacionales. La fecha fijada por el demócrata es el 14 de agosto. La medida tomada por Difonso obedece, a su vez, a la crisis interna que atraviesa su partido, pero también para evitar el llamado "efecto arrastre" que pueda tener el candidato peronista de la fórmula presidencial.

De ser Guiñazú el candidato del peronismo en San Carlos, se verá disminuido el efecto "arrastre" que puede aportarle tanto lo provincial como lo nacional.

De allí, que el reclamo vecinalista por la defensa del medio ambiente no esté exento de política partidaria y convierte a San Carlos en uno de los escenarios donde la minería y la defensa del agua es un áspero contrapunto electoral.

Lo que obliga a preguntar: a diferencia de la seguridad en 2007, ¿será medioambiente y minería el debate central de las elecciones de 2011 en Mendoza?

Opiniones (0)
15 de diciembre de 2017 | 04:01
1
ERROR
15 de diciembre de 2017 | 04:01
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho