Amenazas de Viti Fayad: comprometido por informes y pericias técnicas

El intendente de capital ya había sido imputado por un fiscal especial a causa de las amenazas a un ex director periodístico de MDZ. Ahora, las pericias técnicas de expertos en comunicaciones, incluso el de la fiscalía, demostraron que el teléfono oficial del intendente no había sido clonado, como argumentó en su defensa.

Las pericias técnicas de la Unidad Fiscal Especial pedidas por el fiscal Santiago Garay complicaron aún más la situación judicial del intendente de la Ciudad de Mendoza, el radical Víctor Fayad, en el caso de amenazas agravadas al ex director de MDZ Online, el periodista Ricardo Montacuto. Además, las pruebas de los peritos que finalizaron esta semana, confirman las sospechas sobre el jefe comunal y derriban los argumentos que presentó en su defensa.

El informe pericial que pidió el fiscal a los tres peritos del caso –un experto en telecomunicaciones de la fiscalía, otro por la querella y uno más por la defensa, que firmó en disidencia algunos puntos- dio por tierra con el principal soporte defensivo de Fayad en esta causa, cuando dijo que su teléfono oficial pudo haber sido clonado para realizar la larga serie de amenazas por las que lo imputaron como principal sospechoso el año pasado. Las pericias, los “cruces” de llamadas y mensajes, la prueba recolectada y los testimonios, colocan a Fayad al borde del juicio oral, por las graves intimidaciones proferidas contra el periodista que en ese momento dirigía MDZ Online. Un delito sin dudas grave en democracia, proviniendo de una figura pública, un funcionario, como el intendente de la capital. Tan así, que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos incluyó el Caso Fayad y la imputación de la que fue objeto en su informe anual, en el apartado sobre la libertad de prensa en la Argentina.

La causa comenzó el 9 de abril del año pasado, cuando el periodista Ricardo Montacuto denunció en la fiscalía estar recibiendo una serie de mensajes de texto amenazantes, concretos, en su teléfono celular. Por el contenido de los mensajes, la justicia dispuso entonces custodia especial para el periodista y comenzó una investigación penal en la fiscalía de Santiago Garay. Los SMS eran enviados desde líneas de teléfono de la firma Movistar, que provenían de “chips” (las tarjetas de los teléfonos) de los que se adquieren de manera anónima incluso en un kiosco. Además de contener amenazas contra la integridad y la vida de Montacuto y expresiones discriminatorias hacia los periodistas del diario Jorge Fernández Rojas y Maxi Quinteros, los mensajes hacían clara referencia al resultado electoral de las elecciones de Capital del año pasado, donde el radicalismo ganó cómodamente. Las amenazas también incluían expresiones agraviantes dirigidas a los propietarios de MDZ y miembros de sus familias.

Las sorpresas en el caso se dispararon cuando el departamento de Legales de Telefónica de Argentina, firma propietaria de Movistar, comenzó a aportar la información técnica pedida por el fiscal Garay. Entre los miles y miles de clientes que tienen un teléfono de Movistar en Mendoza, el único que compartía el IMEI (International Mobile Equipment Identity, o Identidad Internacional de Equipo Móvil) con los que se usaron para las amenazas era justamente el de Fayad: Un mismo aparato –en este caso el del intendente- al que se le rotaban los chips para cometer las amenazas e intimidar a periodistas y opositores. El IMEI es algo así como el “documento de identidad” completo, o el ADN de un teléfono celular.

La sábana de llamados y mensajes de texto contenía abundante prueba. Las más destacadas, una serie de llamados de teléfono realizados desde el móvil oficial de Fayad, que aparecieron en el informe por tener el mismo IMEI que los chips con los que se realizaron las amenazas. En sus llamadas oficiales, Fayad mantuvo casi un centenar de comunicaciones, algunas de más de diez minutos, con su actual pareja y también funcionaria municipal Carolina Boccia, a quien llamaba también a su teléfono oficial.  Además, el intendente llamó en ese período a su secretaria de prensa Valeria Méndez, a su chofer Juan Herrera, a sus secretarias privadas, a funcionarios del gabinete municipal, y a varios y destacados dirigentes del radicalismo mendocino. Varias de estas personas fueron citadas a declarar por Garay y reconocieron en sede judicial el número oficial de Fayad.

El detalle de llamadas incluyó una pista importante: un llamado al chofer municipal de Fayad, de 22 segundos, realizado desde una de las líneas que se usaron para perpetrar las amenazas, el día 10 de abril del año pasado a las 10:25 de la mañana. Esto es, al día siguiente del momento en que empezaron los ataques intimidatorios.

Las amenazas no fueron únicamente a Montacuto. También recibieron mensajes de texto del mismo tenor los ex concejales Julia “Mumy” Ortega (UCR) y Pablo Priore (PRO). Al periodista, además, le fueron enviados SMS desde los teléfonos que se usaron para amenazar, a un teléfono celular que mantenía inactivo. Este operativo de intimidación y amenaza fue de casi dos meses, pero el periodista recién lo descubrió cuando los mensajes comenzaron a llegar a su teléfono actual, lo que duró poco más de dos semanas.

Finalmente, el “cruce” de llamados, rastreos geográficos de ‘celdas’ de comunicación celular y mensajes de texto durante 48 horas claves en el caso, en las cuales Fayad estuvo en Capital Federal, terminaron configurando la certeza de que el amenazador fue el propio intendente, con su teléfono oficial. Con apenas diferencia de minutos o segundos, y sin superposición de comunicaciones, envió mensajes amenazantes y llamó a su pareja durante largos minutos. Sólo este detalle daba por tierra con los argumentos defensivos de Fayad (dijo que le clonaron el teléfono), los que coronó con su declaración como imputado, un testimonio en el que abundaron las mentiras (ver “De rinoscopias y otros exámenes”).

Las pericias

El fiscal Garay, tras imputar a Fayad, solicitó un informe técnico a tres peritos: uno oficial, uno por la querella y otro por la defensa. El ingeniero en electrónica y telecomunicaciones Rodrigo Paulós fue el perito designado por la Unidad Fiscal Especial. El técnico en automatización y sistemas de control Rubén Ventura Urra fue el perito de la defensa del intendente Fayad. Finalmente, el ingeniero en Electrónica y Telecomunicaciones Ariel Garbarz lo hizo por la querella.

El informe pericial solicitado por Garay incluyó cuatro puntos que el fiscal ha pedido desarrollar a los peritos. Y tanto el perito oficial como los dos peritos de parte coincidieron en varios puntos, aunque el técnico que Fayad eligió para su defensa discrepó en algunos, generando un anexo al informe. En la causa, Garay quiso saber sobre cuatro puntos:

1- Cómo es el mecanismo de funcionamiento de teléfonos celulares GSM y 3G, aclarando aspectos técnicos relativos a las SIM cards y al número IMEI.

2- Cómo se efectúa la clonación de teléfonos celulares, cómo opera y cuáles son las consecuencias de dicha clonación.

3- Cómo se procede a la lectura técnica de los informes presentados por Telefónica de Argentina en la causa.

4- De qué equipo físico habrían sido emitidos los mensajes amenazantes y si podrían haber sido enviados desde un celular clonado.

Las preguntas del fiscal se basan en lo siguiente: sus propias sospechas tanto como las de la querella, apuntan a que los mensajes amenazantes y las llamadas oficiales desde el teléfono de Fayad se hacían con el mismo aparato, de acuerdo a la prueba técnica aportada por Movistar en la sábana de llamados correspondientes al IMEI de los números amenazadores y al teléfono del intendente, que eran coincidentes. El otro aspecto es que el principal argumento que usó Fayad en su defensa era que su teléfono había sido “clonado”, para lo que aportó al expediente fojas de casos de clonación con el desarrollo de esa hipótesis, lo que apoyó con la denuncia de una especie de “conspiración” en su contra en su declaración como acusado. Sus argumentos al respecto resultaron falsos y fueron rebatidos en las declaraciones testimoniales.

Los ingenieros Paulós y Garbarz, de la fiscalía y de la querella respectivamente, realizaron un informe conjunto y coincidente que resultó demoledor. El perito de la defensa lo suscribió con disidencias, pero terminó complicando aún más al intendente imputado.

A lo largo de veintitrés páginas incluyendo anexos técnicos, los peritos dan respuestas a cada una de las preguntas del fiscal. Lo que sigue, es la cita textual del informe pericial, citado a partir de la foja 493 del expediente:

“En base a la información técnica obrante en autos, sólo puede afirmarse que los mensajes de texto amenazantes habrían sido efectuados desde un celular clonado si se verificasen alguna de las siguientes condiciones:

a – Simultaneidad en horas y minutos de dos o más comunicaciones desde o hacia el mismo número telefónico y el mismo IMEI, atendidas por la misma celda.

b- Simultaneidad en horas y minutos, de dos o más comunicaciones desde o hacia el mismo número telefónico y el mismo IMEI, atendidos por dos celdas distintas.

c- Consecutividad temporal de dos comunicaciones desde o hacia el mismo número telefónico y el mismo IMEI, pero atendidas por celdas geográficamente separadas por distancias imposibles de ser recorridas por el usuario en el lapso que separa ambas comunicaciones.

Dado que en ninguna de las fojas indicadas con informes técnicos se detectan algunas de las condiciones anteriores, dictaminamos que:

1) No hay evidencia técnica que indique que los mensajes amenazantes hayan sido efectuados desde un celular clonado.

En respuesta a la pregunta ‘Conforme las constancias de autos, de qué equipo físico habrían sido emitidos los mensajes amenazantes’ dictaminamos que:

2) El detalle de llamadas del sistema teleinformático de Movistar SA de fojas 41 detecta que el equipo físico utilizado es el identificado con el IMEI 05688801090520. Allí puede constatarse que el mismo equipo físico fue utilizado con tres tarjetas SIM distintas correspondientes a las líneas celulares nro: 02613446334 del 4/3/10 al 16/4/10, nro 02616865492 el 26/4/10 a las 13:39:23 y nro 02615087491 el mismo 26/4/2010 desde las 18:07:21 en adelante. Las tres líneas celulares fueron captadas por las celdas detalladas en fojas 86 correspondientes a la ciudad de Mendoza. La última línea 02615087491 aparece reconocida por su usuario a fojas 278. Las primeras dos líneas, 02613446334 y 02616865492, son las identificadas como origen de los SMS amenazantes en informes de distintas fojas, las que fueron minuciosamente detalladas en acto de imputación formal de fojas 277.

Por lo tanto, con el mismo equipo físico de IMEI 05688801090520 se usaron las dos SIM 02613446334 y 02616865492 para transmitir los SMS identificados como amenazantes, y la tercer SIM 02615087491 para las llamadas telefónicas entrantes y salientes” finaliza el informe pericial. Este último número telefónico, el 02615087491, es la línea oficial de la flota municipal asignada al intendente Fayad.

La pericia oficial tiene otras conclusiones importantes: “el proceso de encriptación de los datos que un celular GSM hace a la red, hacen prácticamente imposible que la clonación se efectúe sin tener acceso al aparato móvil celular. Esto ha sido demostrado en una investigación sobre clonación de celulares GSM en la Universidad de Berkeley, California, EEUU (…) y que fue material utilizado en un reciente curso sobre Seguridad Telefónica que el perito de parte Ing. Claudio Ariel Garbarz dictó en el mes de febrero en dicha universidad norteamericana, en su carácter de coordinador del Proyecto Nacional de Seguridad Teleinformática”.

El informe pericial tiene un anexo con disidencias y aclaraciones del perito de Fayad, el técnico Rubén Ventura. En la primera de las objeciones, el perito del intendente dice que el teléfono podría haber sido clonado sin necesidad de acceder al aparato, y sí a la caja en la que viene embalado un teléfono. También sugiere que las SIM utilizadas pudieron ser de otras compañías, y no de Movistar, pero no hay en la causa ningún elemento técnico ni documental que respalde esta afirmación.

Para el caso que se investiga, el problema es idéntico: nadie ajeno al propietario del teléfono podría haber accedido a la caja del aparato de Fayad. Sería realmente extraño que alguien le hubiese clonado el teléfono a Fayad cuando se lo entregaron en la Municipalidad, o que saliese a la calle con el embalaje del teléfono en el bolsillo. Lo realmente importante es que la propia red de telefonía celular no detectó la clonación del celular del intendente, con lo que cae el principal argumento de defensa que había esgrimido cuando su teléfono fue descubierto en la sábana de llamados y mensajes aportada a la Justicia.

El conjunto de evidencias formado por las coincidencias de los números de IMEI, las pericias técnicas que demostraron que no hubo clonación, que llamadas oficiales y mensajes amenazantes salieron del mismo equipo, las sábanas de llamados y pruebas técnicas de Movistar, la declaración de un ejecutivo de la firma telefónica, la secuencia geográfica de las comunicaciones, y aun pruebas más sutiles como la gramática y el estilo de los mensajes, terminó siendo abrumador. Ahora, con el informe pericial completo y las ruedas de testimonios terminadas, el fiscal se abocará a estudiar la elevación a juicio de la causa, en la que Fayad está imputado por amenazas agravadas –por su carácter de anónimas- contra el ex director de MDZ.
Opiniones (0)
16 de octubre de 2017 | 23:46
1
ERROR
16 de octubre de 2017 | 23:46
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes
    11 de Octubre de 2017
    La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes