Deportes

"No me sorprende lo que está haciendo Vélez"

Guillermo Franco dejó atrás una larga lesión y comparó al equipo con el que integró en Villarreal, en 2008; en la semifinal de la Copa Libertadores quiere dejar su aporte "ya sea jugando o no".

Una mueca pequeña de felicidad. Apenas eso suelta. Ahí parado en el centro del lobby del hotel Yacht Club de esta ciudad, el búnker que eligió Vélez en su excursión por tierra guaraní, está parado uno de los hombres que Vélez eligió para formar parte de este proceso. No todo le salió como a él le hubiera gustado, pero siempre hay recompensas. No imaginó lo que sucedió anteanoche con él. Es que apenas había podido jugar un par de minutos con la camiseta del club de Liniers porque sufrió la rotura del ligamento del hombro derecho y eso lo dejó fuera de juego durante tres meses (se lesionó el 15 de febrero, a los 4 minutos del éxito por 3-0 ante Caracas). Pero Guillermo Franco, de 34 años, es un luchador, con ideas claras y ese espíritu parece encajar perfecto con la genética de este equipo de Vélez. Sólo así se explica que, en su regreso ante Libertad, reemplazó al Tanque Silva y, cuando tuvo una chance, la cambió por gol para asegurar la clasificación del Fortín a las semifinales de la Copa Libertadores.

"No me quería generar muchas expectativas. Tuve otras experiencias en las que le ponía mucha ilusión y, después, no pasaba lo que imaginaba. Para este partido con Libertad tenía la alegría de estar en el banco y, si me tocaba jugar, mejor. Después, pude entrar, se dio que me hicieron el penal, lo patee y entró? ¿Qué más?" Estas palabras fluyen con naturalidad en Franco; con ello nace una sonrisa y en el rostro se le dibuja la satisfacción. Es que sufrió demasiado por esa lesión que le demandó 93 días de recuperación. Su desembarco en Liniers estaba cargado de expectativa por esa mochila de experiencia que traía de tanto patear en el universo del fútbol. Su paso por México (Monterrey), España (Villarreal), Inglaterra (West Ham United), la selección de México, las dos Copas del Mundo disputadas (Alemania 2006 y Sudáfrica 2010), forman parte de una foja de servicio que lo ubica en una categoría especial.

-Parece que vos te sumaste a esta buena sintonía de Vélez ? 
-Se dio todo, estoy contento, por todo lo que está haciendo Vélez. Está con un paso espectacular. Se volvió a ganar, hasta sin tener la necesidad, pero es lo que este equipo siempre propone y es el estilo que tiene. Estoy feliz por mi vuelta, agradecido con Ricardo [por Gareca], por haberme incluido en la lista, por traerme acá, por haberme dados unos minutos y, sobre todo, le agradezco a Dios, porque volví a jugar y pude marcar.

-Llegaron a una semifinal de Copa Libertadores después de 17 años para Vélez, ¿lo sabías? 
-No. Estoy feliz por lo que hace este equipo. Repito que no me sorprende lo que está haciendo Vélez. Lo dije cuando llegué al club, porque sabía de todo lo bueno que construyeron como institución en los últimos años. Cuando me sumé al grupo pude sentir que el ambiente es espectacular y que Vélez se merece el lugar en dónde está parado. Ojalá que se termine con el deseo de ganar todo.

-Con lo que propone este equipo y el nivel que muestra, ¿se complica cuando uno tiene que entrar? 
-No, se hace fácil porque todos se conocen y están plenos. Nos sumamos ahora con el Mago Ramírez [David] a un proyecto en marcha y uno ve que es un equipo protagonista, que Vélez siempre propone, que va al frente y uno siempre quiere estar en este tipo de equipos. Tengo la bendición de Dios de ser parte de Vélez.

-¿Qué equipos de los que jugaste sentís que se parece a este Vélez? 
-Y? Con estas características me tocó jugar en un Villarreal espectacular, con Santi Cazorla, Robert Pires, Marcos Senna, Román [Riquelme]. Un equipo que funcionaba bárbaro, que se conocía a la perfección, que jugaba a ras de piso, que marcaba la diferencia con el toque, con la tranquilidad, triangulando pero con la vista en el arco rival. Este Vélez lo asemejo a ese Villarreal de 2008, que fuimos subcampeones de liga en España.

-Ser un jugador importante para Gareca y que el técnico lo diga siempre que puede, ¿qué te genera? 
-Es una linda responsabilidad. La experiencia la tengo, tengo rodaje por los clubes que anduve por el mundo, por haber jugado dos Copas del Mundo, ahora está en mí poder aportar mi granito de arena, ya sea jugando o no. Poder volcar eso que me dieron los años para el equipo y mis compañeros.

-¿Es un momento para los tipos de experiencia? 
-Sí, claro, en esta instancia se necesita experiencia. Por eso es tan importante estar a disposición del técnico. No podemos pasarles responsabilidades a los jóvenes, más allá de que todos estamos para sumar, ahora lo importante, en muchos aspectos, es el peso de los que tenemos el lomo más curtido.

-¿Cómo lo ves a este Vélez para este tramo final? 
-Es importante llegar a estas instancias en un buen nivel y creo que Vélez lo tiene. Ahora, en partidos de ida y vuelta, es determinante cómo llega el equipo, y el equipo llega entonadísimo, en un excelente nivel y con mucha confianza. Dios dirá cómo se dan las cosas.
En Imágenes