"Capelletis al periodista", una receta en honor a los comunicadores

El plato surgió de una cena y clase de cocina organizadas por las familias Barbera y Caselles para agasajar a los profesionales de los medios de comunicación de Mendoza. La reunión se realizó en Francesco, con la degustación de vinos de Bodegas SinFin y con muchos regalos para los invitados.

Dos familias mendocinas decidieron organizar, en conjunto, un agasajo a los comunicadores de la provincia, dada la proximidad del 7 de junio -fecha en que se celebra el Día del Periodista-. "Siempre tienen muchos compromisos esos días y nosotros quisimos adelantarnos para poder agasajarlos como corresponde". Ese fue el motivo por el que los Barbera y los Caselles pensaron en no demorar más el festejo y brindar a un grupo de profesionales una cena con consejos de cocina incluidos.

En una carpa montada en los jardines de Francesco Ristorante, fue María Teresa Barbera quien estuvo al frente de la clase que los invitados presenciaron con mucha atención y dispuestos a replicar la receta en sus hogares.

Comenzó la clase de cocina. Todos atentos a la receta que luego degustaron.

Capelletis al periodista fue el plato elaborado y en el que intervinieron muchos de los agasajados: Carlos Caselles –uno de los anfitriones-, Enrique Chrabolowsky, Javier Merino y Rodolfo Cavagnaro, en el amasado; y Juan Pablo Candisano, Valentina Mussuto y Anabel González, en el armado de las piezas.

La receta, clásica de la casa, tuvo una variante y de allí el nuevo nombre: la pasta, rellena de ricota y espinaca, se complementó con langostinos al whisky y tres salsas –tomate, queso y champignones-.

Enrique Chrabolowsky y Anabel González, dos de los más entusiastas a la hora de cocinar, junto a María Teresa Barbera. 

Hora de comer. Mientras el periodista Adolfo Sánchez colaboraba con el servicio de los platos, algunos de los invitados tomaban fotos, tuiteaban lo sucedido y el resto disfrutaba una exquisita humita y un tapeo de berenjenas sobre panes saborizados, acompañados de un Sauvignon Blanc, de Bodegas SinFin, una de las etiquetas degustadas esa noche.

La cena fue muy cálida, como en casa. El agradecimiento de las dos familias hacia los periodistas se notó en todo momento. Además de levantar las copas por el trabajo que realizan los profesionales de los medios, los Barbera y los Caselles no descuidaron ningún detalle para que la reunión fuera perfecta. Carlos y Anabel Caselles se encargaron de que ninguna copa estuviera vacía. María Teresa, Beatriz y María Luis Barbera recorrieron las mesas para controlar el servicio y para asegurarse de que cada invitado estuviera a gusto.

"Queremos foto con Alejandra Navarría", dijeron Oscar Pinco, Alejandro Costanzo, "Coqui" Cabrera, Rodolfo Cavagnaro y Ale Ortega.

Los brindis fueron muchos, incluso durante el postre, momento en el que se sirvió otra especialidad de Francesco, elaborado por la chef pastelera, Andrea Blanco, quien explicó la preparación de la panacota, servida con una rodaja de naranja crujiente y frutillas y maridada con la grapa de la bodega, la vedette de SinFin.

La cena y todos sus momentos fueron la mejor forma de corresponder a los periodistas. Así, lo sintieron todos y así lo hizo saber Juan Pablo Candisano en nombre de sus colegas.

Entre Twitter y su copa de vino, así se lo vio a Marcelo López en algunos momentos de la noche.

Antes de despedirse y como si todo hubiera sido poco, los presentes recibieron de regalo botellas de vinos, delantales de cocina y conservas caseras. Definitivamente y sin ninguna duda: el agradecimiento es nuestro.

En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial