Roban una gigantesca campana de bronce del siglo XVIII en Perú

Pesa 500 kilos y fue llevada de un fundo del sur de Lima. Ocurrió durante el fin de semana y el dueño de la propiedad se percató de su ausencia demasiado tarde. La guardaba desde que la iglesia Santiago Apóstol fue destruida por el terremoto que asoló el sur de Lima y la región Ica en agosto de 2007. La policía sospecha que se puede tratar de un robo "por encargo" de algún coleccionista de antigüedades.

Una campana de bronce de 500 kilos, fabricada en el siglo XVIII, ha sido robada de un fundo de la localidad de Chincha Baja, al sur de Lima, informó hoy la Policía Nacional del Perú.

Un portavoz de la comisaría de ese lugar señaló a Efe que el propietario del fundo, identificado como Alejandro Jordán, presentó la denuncia tras producirse el robo este fin de semana.

Jordán declaró hoy al diario El Comercio que guardaba la gigantesca campana desde que la iglesia Santiago Apóstol, de Chincha Baja, fue destruida por el terremoto que asoló el sur de Lima y la región Ica en agosto de 2007.

Al respecto, la policía dijo que el caso está "en proceso de investigación", pero confirmó que Jordán ha señalado que un grupo de delincuentes ingresó a su fundo la madrugada del domingo y se llevó la reliquia en una camioneta.

"Es algo inusual, incierto, porque se trata de una campaña de media tonelada, el caso está en proceso de investigación", remarcó el portavoz.

Jordán señaló que la campana fue fabricada en 1796 y le fue dada en custodia por el párroco de Chincha Baja, Ítalo Mórtola, junto a otra similar, que no pudieron llevarse los ladrones.

La policía sospecha que se puede tratar de un robo "por encargo" de algún coleccionista de antigüedades, aunque también existe la posibilidad de que la campaña pueda ser fundida de manera clandestina para aprovechar la alta calidad del hierro antiguo.
En Imágenes