Antiinflamatorios: tratamiento que mejora adhesión

Según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), tan sólo al 50 por ciento de los pacientes cumple con los tratamientos médicos a largo plazo en los países industrializados, porcentaje que sería aún menor en los países en vías de desarrollo. Una de las principales dificultades para la adherencia al tratamiento, reside en el número de veces que un paciente debe tomar el o los medicamentos a lo largo del día, lo que puede volverse particularmente arduo

Según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), tan sólo al 50 por ciento de los pacientes cumple con los tratamientos médicos a largo plazo en los países industrializados, porcentaje que sería aún menor en los países en vías de desarrollo. Una de las principales dificultades para la adherencia al tratamiento -entendiéndose por adherencia el cumplimiento de un régimen terapéutico prescripto-, reside en el número de veces que un paciente debe tomar el o los medicamentos a lo largo del día, lo que puede volverse particularmente arduo en algunos casos específicos, como el de las personas mayores.

Si bien todas las personas, a cualquier edad, pueden olvidar o confundir la toma de un medicamento, se estima que el 36% de los adultos mayores de 65 años padece más de tres enfermedades crónicas, lo que dificulta significativamente su manejo de la medicación, especialmente en aquellos casos en que la memoria y la concentración se han visto menguadas con el paso del tiempo.

La mejor herramienta para mantener la adherencia consiste en simplificar el esquema de tratamiento. Pero en los casos en que se hace necesario un suministro continuo de antiinflamatorios no esteroides (AINE) para el tratamiento del dolor, causado por condiciones crónicas como la osteoartritis y la artritis reumatoidea, o bien a la existencia de factores diversos como la existencia de lesiones laborales o deportivas, su ingesta a largo plazo puede provocar síntomas como náuseas, acidez, indigestión o dolor en la boca del estómago del paciente. Por esta razón, los especialistas recomiendan para aquellos pacientes que requieran una administración continua de AINEs la realización de un tratamiento simultáneo con agentes inhibidores de la secreción de ácido en el estómago, como el omeprazol.

El doctor Luis Soifer, jefe de Gastroenterología del CEMIC señala que "entre un 20 al 25% de los pacientes que toman AINEs, tienen síntomas digestivos, especialmente aquellos que presentan factores de riesgo", entre ellos la historia previa de una enfermedad ulcerosa, el uso concomitante con anticoagulantes y, aunque en menor medida, el consumo de tabaco y alcohol. "Si bien la simultánea administración del omeprazol con un AINE reduce el riesgo de complicaciones digestivas, la adherencia de los pacientes a tomar dos medicamentos por separado es sub óptima", concluye Soifer.

Combinación. Con el objetivo de simplificar dicho esquema de tratamiento, se ha logrado desarrollar en la Argentina un medicamento único en el mundo, que combina, con una tecnología innovadora, un antiinflamatorio (diclofenac) y un protector gástrico (omeprazol) en una sola cápsula. El doctor Augusto Riopedre, médico reumatólogo del Hospital Argerich, indica que "la asociación de ambos fármacos en una cápsula ofrece la ventaja de una menor cantidad de tomas que debe realizar el paciente, dado que en general es polimedicado", De este modo, se simplifica la toma para el paciente, evitando olvidos o errores de dosificación, lo que constituye una ventaja para lograr una mayor adherencia al tratamiento. "La ventaja para la adherencia -agrega Riopedre- está en la disminución del número de tomas de medicamentos y de la reducción de la posibilidad de olvidos del horario de las mismas por parte principalmente de los pacientes ancianos".

El doctor Arnoldo Albero, ex-presidente de la Sociedad Argentina de Traumatología del Deporte, resaltó por su parte que la asociación de diclofenac y omeprazol en una misma cápsula es también una opción para deportistas jóvenes, para quienes, al estar sometidos a actividades estresantes de una alta exigencia física, la protección gástrica es fundamental. Para eAlbero, este medicamento "permite también extender las indicaciones de diclofenac en procesos inflamatorios crónicos a todo paciente con labilidad gastrointestinal y medicar a pacientes mayores que son más propensos a desarrollar lesiones digestivas".

El diclofenac es el AINE más utilizado para el tratamiento del dolor, principalmente en aquellos cuadros en los que el dolor es causado por inflamación, siendo el octavo fármaco más vendido en todo el mundo. El omeprazol, por su parte, es el fármaco de mayor uso mundial en el tratamiento y prevención de la enfermedad ulcerosa duodenal y gástrica. La novedosa asociación de estos dos medicamentos en una cápsula única es un desarrollo de Laboratorios Bagó.

Para el doctor Luis Dall, Químico a cargo de Desarrollo de Productos Especiales de Bagó, lograr combinar ambos activos en un único producto fue sólo posible luego de sortear distintos desafíos técnico-farmacéuticos. "La primera consideración a tener en cuenta fue que ambos principios activos debían formularse como sistemas de liberación retardada (entéricos), y siguiendo las últimas tendencias del mercado y desde el punto de vista innovador, dicho sistema debía ser multiparticulado. Utilizamos así dos sistemas entéricos multiparticulados de los cuales ya teníamos experiencia: diclofenac sódico entérico multiparticulado y omeprazol sódico entérico multiparticulado", describió Dall.

En la tecnología de multipartículas (múltiples unidades que suman la dosis) la medicación se libera a través de pequeñas y múltiples microesferas, funcionando cada una de ellas como una unidad. Esto permite una liberación y absorción más regular del fármaco durante el trayecto gastro-intestinal y también una menor influencia de la presencia de alimentos. "Esto significa una clara ventaja biofarmacéutica respecto al clásico comprimido con recubrimiento entérico o inclusive cápsula blanda entérica".

Los estudios demostraron que el sistema multiparticulado entérico, en comparación con el comprimido entérico clásico, brinda una absorción más rápida y regular de los activos al permitir, gracias a su reducido tamaño, un paso más ágil del nivel gástrico al intestinal.

Juan Manuel Ríos para www.lanacion.com.ar
Opiniones (0)
16 de diciembre de 2017 | 08:42
1
ERROR
16 de diciembre de 2017 | 08:42
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho