Moreno Ocampo cierra el círculo para pedir la detención de Kadafi

El fiscal argentino dará el lunes una lista de los “máximos responsables” de crímenes de guerra. El futuro del dictador libio.

Pasado mañana, Luis Moreno Ocampo, fiscal en jefe de la Corte Penal Internacional de La Haya, buscará cerrar el círculo sobre el líder libio Muamar Kadafi. En una estrategia que comenzó luego que el Consejo de Seguridad de la ONU le encomendara investigar al régimen libio, el argentino informó que acusará a tres altos responsables de ese país por crímenes contra la humanidad cometidos desde el 15 de febrero de 2011, cuando estallaron las revueltas, y pedirá sus órdenes de arresto internacional.

Y, aunque no dio nombres de los tres hombres que puso en la mira, el canciller italiano, Franco Frattini, sostuvo esta semana que una orden de arresto contra Kadafi puede ser emitida este mes. “El lunes 16 de mayo tendremos todas las respuestas”, respondió Moreno Ocampo a PERFIL, en relación al éxito de la estrategia que aplicó contra el dictador libio.

El fiscal de la CPI no quiso confirmar ni rechazar que Kadafi sea uno de los hombres que intente detener, pero tanto la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) como la prensa internacional descuentan que una de las órdenes será contra el amo y señor de Trípoli.

“El nombre de esos individuos será develado ante los jueces de la CPI. Sólo puedo decir que se trata de personas que ostentan la mayor responsabilidad a la hora de ordenar los crímenes que siguen produciéndose en Libia”, señaló Moreno Ocampo tras la sesión en el Consejo de Seguridad.

“Ahora falta ver si los jueces apoyan la petición, la rechazan o piden más pruebas”, completó el ex escudero de Julio César Strassera en el juicio a las juntas militares en la Argentina.

Según el documento que Moreno Ocampo presentó ante el Consejo de Seguridad –al que accedió PERFIL–, “la investigación se centrará en la máxima responsabilidad por los graves crímenes cometidos”, entre ellos torturas, desapariciones forzadas y asesinatos. Entre las pruebas recolectadas figuran testigos oculares, documentos, fotos y videos. La CPI tiene evidencia que muestra que las fuerzas de seguridad libia dispararon sistemáticamente contra manifestantes pacíficos.

Además, Moreno Ocampo acusó a Trípoli de contratar y trasladar mercenarios a Libia en enero, cuando las revueltas todavía no habían estallado en el país. Según La Haya, entre 500 y 700 personas fueron asesinadas sólo en febrero y, en total, el conflicto ya se cobró más de mil vidas.

“Los doctores no tenían permitido documentar la cifra de muertos y heridos atendidos luego de la represión. Las fuerzas de seguridad fueron deliberadamente a los hospitales y arrestaron a las personas que buscaban tratamiento médico”, asegura el documento presentado por Moreno Ocampo, que sostiene que “estar herido se convirtió en una evidencia de disidencia al régimen y cuestionar la autoridad es un crimen bajo la ley libia”. La acusación contra Trípoli también incluye el cargo de crímenes de guerra, por la utilización de bombas de racimo, morteros y armamento pesado en zonas urbanas densamente pobladas, entre ellas Misrata.
 
Con bombas sobre sus palacios, el dictador libio tiene otra amenaza: el Quijote de Darfur –como llamó a Moreno Ocampo la revista Time, por haber pedido la captura del presidente que allí cometió genocidio–, está tras sus pasos.

(www.perfil.com)
Opiniones (0)
20 de agosto de 2017 | 01:36
1
ERROR
20 de agosto de 2017 | 01:36
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial