Deportes

Pequeñas historias detrás de un nuevo Superclásico

El adiós de unos, el bautismo de otros, molestias y misterios, el Boca-River del próximo domingo tiene pequeños condimentos que exceden lo ya tradicional del enfrentamiento. Conocelos.

Muchas veces, la pasión y la trascendencia de un superclásico generan que se dejen de saborear distintos condimentos y se pierdan de vista matices especiales de cada uno de esos desafíos. El Boca-River del domingo próximo, en la Bombonera, por la 14a jornada del Clausura, una vez más tendrá mucha comidilla y pequeñas historias dentro de esa gran historia futbolística. Boca, de pobre campaña, intentará salvar el semestre; River, de interesante actuación, buscará un éxito que lo siga haciendo pensar en que el título es posible, y, paralelamente, olvidarse de la Promoción. En el medio, despedidas, presentaciones, misterios, dolores...

El debut de Lucchetti. Cristian Lucchetti vivirá su bautismo de fuego el próximo domingo. El ex hombre de Banfield, de 32 años, suma 24 actuaciones en el arco de Boca, pero ninguna ante River. Ni siquiera en amistosos, porque fue Javier García el guardavalla de los superclásicos del verano pasado, en Mar del Plata y Mendoza. Luego de la derrota 2-0 de Boca ante Olimpo, en la Bombonera, por la 6a fecha del Clausura, el DT Julio César Falcioni decidió otorgarle la titularidad a Lucchetti y a partir de entonces no salió más.


Pochi, con sueño y dolorido. Con sacrificio, Cristian Chávez aprovechó el momento y se ganó un lugar en la formación. A los 24 años, Pochi es uno de los jugadores con mayor regularidad de Boca. Hace unos meses fue padre y si bien su mujer se encarga de las tareas del hogar, por las noches duerme mucho menos. Ante Argentinos, la fecha pasada, sufrió una durísima infracción en la pierna derecha y pensó que se había fracturado. Está muy dolorido y se entrena con mucha molestia, pero nada lo sacará del superclásico.


Monzón juega y... ¿viaja a Niza? El defensor Fabián Monzón provoca en Boca sensaciones dispares. Técnicamente son pocos los que se atreven a cuestionarlo, pero las distracciones lo condenan. Así y todo, el zurdo, de 24 años, es bien considerado en el exterior, ya tuvo una experiencia en Betis (España) y hay versiones que indican que prácticamente está vendido a Niza (Francia). El presidente Jorge Amor Ameal explicó que aún Monzón no firmó nada y que jugará ante River. Pero esa sería la última función del lateral.

Palermo, por su último grito. Desde que el 25 de octubre de 1997 le anotó su primer gol a River para que Boca ganara 2-1, en el Monumental, Martín Palermo siempre tuvo facilidad para frustrar a los guardavallas millonarios. Entre partidos oficiales y amistosos, el Loco le gritó 17 goles a River, cuatro de ellos a Juan Pablo Carrizo. A los 37 años, Palermo vive sus días de despedida como profesional antes del retiro de junio próximo. El domingo intentará marcar su último gol a River. "Ojalá pueda hacerme ese regalo", confesó el máximo artillero en la historia xeneize, con 233 festejos. Por torneos de AFA (Estudiantes y Boca) suma 224 conquistas y está a tres de José Sanfilippo, cuarto en el ranking histórico de goleadores del fútbol argentino.

El deseo de Maidana. El pasado en Boca, donde hizo las divisiones inferiores y jugó 44 partidos, quedó en el olvido. En su primer superclásico en River, un cabezazo suyo provocó el triunfo, en el debut de Jota Jota López; ahora, el defensor se exigirá para estar presente en la Bombonera, tras sufrir con All Boys un esguince en la rodilla y el tobillo izquierdo. "Si es necesario me infiltraré", comentó Jonatan Maidana. Por rendimiento, es un elemento indiscutido; su ausencia debilitaría el sistema, sería un trastorno para el entrenador.

Buonanotte pierde terreno. Un caso particular el de Diego Buonanotte. Explotó con Boca, en el Monumental, en 2007; poco menos de cuatro años después, jugar el superclásico es prácticamente una ilusión. Una contractura en el isquiotibial izquierdo, el flojo rendimiento frente a All Boys, y los chispazos con el técnico Jota Jota López lo relegan en la carrera por un lugar en el equipo. "Le quiero hacer un gol a Boca e irme campeón", fue su deseo, después de concretarse la venta a Málaga. ¿Será posible?

Carrizo, por la reivindicación. El segundo gol de All Boys el domingo, después de intentar vestirse de héroe en el área rival, no desgastó la imagen ni el espíritu de Juan Pablo Carrizo. Tiene la experiencia y la fortaleza anímica para soportar las críticas y, fiel a su estilo, ratificó que repetiría la acción. En la Bombonera, en el Clausura 2007, exhibió credenciales ante Boca; con sus atajadas sostuvo el empate 1 a 1. Mientras espera una señal que defina su futuro -River debería pagar seis millones de euros- se prepara para jugar su sexto superclásico.

Pavone, goleador con piel del hincha. Confeso hincha de River, Mariano Pavone jugó en las divisiones inferiores de Boca. En breves capítulos se fue redimiendo de aquella traición: el atacante se convirtió en un favorito de los simpatizantes millonarios después del gol con la camiseta de Estudiantes a los xeneizes, en el partido desempate que definió el Apertura 2006. En verdad, es el único tanto frente a Boca en encuentros oficiales, ya que en el verano, en Mendoza, el Tanque se presentó como artillero en un superclásico. Íntimamente, es consciente que se debe una actuación consagratoria, que le devuelva a los simpatizantes la confianza que depositaron en su figura, esa que todavía no tiene definida su futuro.

Fuente: Canchallena.com

Opiniones (0)
19 de noviembre de 2017 | 21:53
1
ERROR
19 de noviembre de 2017 | 21:53
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia