Deportes

Historia sin fin: ya ofrecen entradas para el Superclásico a $1.800

Pese a que Boca no venderá tickets, dado que todos los cupos serán ocupados por socios, y que en River recién se expenderán desde mañana, algunos ya hacen su negocio en la web. ¿Quién los controla?

Nunca un Superclásico estará literalmente devaluado. Independientemente de lo que puedan ofrecer los equipos en la cancha, los hinchas que quieren estar ahí, para ser de alguna manera protagonistas de una de las mayores fiestas del fútbol, son muchos. Más de lo que alberga cualquier estadio del mundo, condición que les abre las puertas a los hombres que hacen de este partido un mercado paralelo.

Y, como ocurre en cada edición, la web es el lugar que mejores oportunidades brinda en este sentido. En MercadoLibre explota la ley de la oferta y la demanda. Tanto, que piden hasta $1.800 por una entrada, tal el caso de un usuario radicado en San Cristóbal que ya es récord en la materia. ¿Ubicación? Platea baja, sector L, fila 11, "casi al centro de la cancha", aclara.

Desde hace varias horas están disponibles muchas de estas ofertas. Algunos dejan números de teléfono pese a que eso está expresamente prohibido por la política del sitio. La mayoría son lugares para algún sector de la tribuna local, pese a que Boca no vende entradas dado que sólo podrán asistir los socios, cuyo carnet es intransferible.

"No ofertes para sacar mis datos", advierte otro de los negociantes. En su caso, ofrece "abonos magnéticos transferibles", según aclara en los comentarios. El detalle es que pone a la venta plateas altas a $1.090 cada una…

En ese sentido, no hay detalles librados al azar. Un internauta ofrece platea media sector D fila 37 a$1.099, más $50 adicionales como garantía de devolución del carnet.

También hay lugar para los visitantes. Si bien recién mañana se expenderán oficialmente –y sólo por internet– las entradas para los 4.500 hinchas de River que podrán asistir a la cancha de Boca, un usuario pide $700 por una popular.

Las ofertas ya son muchas y aumentarán en el transcurso de la semana. $1.000, $1.200, $1.400, $1.500 y siguen las cuentas. El piso de precios se instaló en $300, pero son los menos.

En algunos casos, los negociantes despiertan la furia de los usuarios, que los insultan por recurrir a esta práctica ilegal y, encima, con precios desorbitantes. Otros prestan su complicidad sólo para ganarse un lugar en La Bombonera, el domingo desde las 16. La historia de siempre.
En Imágenes