Carta abierta a la señora Presidenta

Respetadísima Presidenta, querida Cristina, con qué gusto me siento hoy a escribirle esta carta, no para sugerirle algo, como he hecho en alguna oportunidad, sino, simplemente, para expresar una convicción profunda y sincera. Señora, qué bien lo está haciendo. Señora, siga así. Termine su obra.

Termine su obra no significa, por supuesto, que le ponga el moño y se vaya a su casa (o a sus casas, departamentos, hoteles...). Lo que le estoy pidiendo es precisamente lo contrario: que siga encabezando esta transformación histórica, este proceso al cabo del cual ya nada será lo que era.

Mirá la nota completa en La Nación
Opiniones (0)
16 de diciembre de 2017 | 12:27
1
ERROR
16 de diciembre de 2017 | 12:27
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho