Deportes

Carrizo: "Por momentos, me siento imbatible"

La rompió en el 1-0 de River a Racing. Dice que está pasando por un gran momento y que quiere quedarse en el club. Y habla del equipo y del título. “Para lograr esa chapa que uno tiene acá, se requiere de tiempo, de adaptación” dijo el arquero “millonario”.

Es temprano en Castelar, donde el sol juega a las escondidas entre los árboles que desnudó el otoño. El frío se intuye por la ventana del departamento de Eugenia, el amor de Juan Pablo Carrizo, la mujer que, según cuenta el arquero, le dio “equilibrio emocional” a su vida. Entonces, ese hombre que hace de sus guantes un arte, invita a conversar a Clarín . A menos de veinticuatro horas de su espectacular actuación en el clásico ante Racing. Apenas un ratito antes de viajar a Empalme Villa Constitución, su lugar en el mundo. Convida un mate amargo y habla el número 1 de River. Tiene mucho para decir.

Juan Pablo, ¿sos consciente de que, a veces, parece imposible hacerte un gol?

A veces ni yo logro encontrarle una explicación. No quiero sonar arrogante. Pero, por momentos, me siento imbatible. ¿Y sabés por qué me siento así? Porque estoy sostenido emocionalmente. Por mi familia, por la persona que está al lado mío... Cuando estás bien, te potenciás, te sentís imbatible, siempre en el buen sentido de la palabra, sin creérsela.

¿Estás en tu mejor momento personal y deportivo, entonces?

Es que todo va de la mano. Le doy mucha importancia a lo emocional. Si me tengo que quedar dos horas de más en el entrenamiento, no tengo drama. Cuando estuve en Europa, cada vez que llamaba a casa, mi viejo me decía: “Te noto raro” . Él tenía razón: yo no estaba bien. Y es mentira que los problemas personales no se transmiten en el juego. Ahora, todo es distinto.

La separación de su ex mujer, la madre de su hija Delfina, y la vuelta a River fueron determinantes para que Carrizo volviera a sentirse así, como él repite, “imbatible” . “Gracias a esa decisión de volver, me reencontré con mi querido River, un club que conozco muy bien, en el que me formé y soy hincha. Acá me tienen consideración.

En Europa era nadie.

Afuera, para lograr esa chapa que uno tiene acá, se requiere de tiempo, de adaptación. Y cuando no recibís la confianza de un entrenador, se hace difícil mostrar tu nivel.

Sos uno de los pocos jugadores que admite que están para pelear el título. ¿Por qué cuesta tanto hablar del campeonato? Si están segundos, a un paso de Vélez.

No sé si cuesta admitirlo. En el vestuario tenemos un pensamiento. Pero lo que se dice allí, no se divulga. Lo que intentamos es llevar calma, ser sensatos a la hora de enviar un mensaje. Al hincha no se lo puede engañar. Cuando ganás, te ves alejado del descenso. Y eso te tranquiliza. Pero cuando perdimos con Godoy Cruz, si Olimpo ganaba nos metía en Promoción. Entonces, vivís con el promedio en la cabeza. Obviamente, tenemos la suerte de que este proyecto nos lleva a pelear por el primer puesto.

Hablás de un proyecto. ¿También sos soldado de Passarella, como Jota Jota López?

A veces se malinterpreta la palabra. A mí me gusta este proyecto. La ideología del entrenador, la del presidente. Hay que entender el momento de River.

El otro día, Jota Jota dijo que le gustaría jugar como Barcelona, pero la necesidad los obliga a jugar como Real Madrid. ¿Lo ves así?

A mí no me gustan las comparaciones. Y hay que tener en cuenta que los tres puntos son importantes, se ganen como se ganen. Cuando podamos olvidarnos de esta Promoción maldita, River va a proponer otro esquema, otro juego, más acorde al paladar del club. Ya jugaremos mejor. Hoy, hay que pensar en estar sólidos.

¿No se puede apostar a un juego con mayor vuelo ofensivo? -River no es defensivo. ¿Cuántas veces llegamos?

Nuestra intención no es tirar pelotazos, sino tener el control, romper la línea cuando es oportuno, llegar con gente al área, provocar tiros de esquina, buscar, no quedarse esperando... Si lo que planteamos nos da una solución, entonces estamos en el camino correcto. Sabemos que nos critican por el juego. Pero no hay que ponerse de mal humor.

¿Cuánto tiene que ver el estado de ánimo, justamente? Porque en los entrenamientos no se percibe un mal clima.

Cuando el grupo está unido y se lleva bien con el entrenador, hay buena energía. El fútbol hay que disfrutarlo, entender que lo que hacemos es lo más lindo que se nos pudo presentar en la vida. Entonces, si concentramos dos días antes, ninguno tiene una queja. Vamos y lo hacemos.

¿Cómo ves al equipo de acá al final del campeonato?

Tenemos la misma ilusión que el hincha. Pero hay que ir paso a paso. Y cuando se acorten las fechas, ver si podemos ir por todo. Se me pone la piel de gallina de pensar que podemos quedar en la historia. Ojalá lleguemos con posibilidades al final del torneo.

Ceba el último mate y se apaga el grabador. Pero quiere remarcar que no se cree más que nadie, que cuando dice que, a veces, se siente el mejor, lo hace sin vedettismo. “Me halaga que se hable bien de mí. Pero yo soy un humilde obrero. Trabajo diariamente para poder dejar la imagen correcta”, dice. Mal no le va a Juan Pablo, el hombre que encontró el equilibrio. Tampoco a Carrizo, el imbatible.

Entrevista de: www.clarin.com/deportes

Opiniones (0)
20 de agosto de 2017 | 04:30
1
ERROR
20 de agosto de 2017 | 04:30
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial