Deportes

Estudiantes de La Plata, en serios problemas

Sin la solidez de otros tiempos y con llamativos bajones individuales, tiene un partido decisivo por la Copa Libertadores. En el Clausura sigue prendido pero cayó 4 a 0 de local ante Vélez.


Cuesta verlo así a Estudiantes. Está en baja y el concepto va más allá de los cuatro goles que le anotó Vélez en la noche del sábado. Los hinchas alentaron como locos incluso cerca del final, pero en realidad sintieron que era una forma de despertar a un equipo en problemas. Es cierto que aún da pelea en la Copa Libertadores y que, matemáticamente, no está descartado de la lucha por el Clausura, pero algo no anda bien. Perdió la solidez y esa fortaleza que armaba en el Estadio Ciudad de La Plata, donde conseguía reducir a los rivales a su mínima expresión. Ahora es al revés. Hoy es Estudiantes el que se muestra débil, inconsistente y permeable a los ataques rivales, incluso en su propia casa. No es casualidad que, como local, haya caído ante Banfield (0-1), Godoy Cruz (0-1), Colón (0-2) y Vélez (0-4). Es un equipo en problemas porque el entrenador Eduardo Berizzo no encuentra ni a los intérpretes ni al sistema táctico ideales para encauzar el rendimiento colectivo; porque los futbolistas están en su mayoría en un nivel muy bajo; porque física y futbolísticamente perdió capacidad de ataque (Verón da ventajas y Enzo Pérez salió contracturado); porque debe jugar y hacer pie como local en un campo de juego que no es apto para la primera; porque ahora, además, deberá viajar a Paraguay para definir una serie con Cerro Porteño como visitante (en la ida igualaron 0-0); porque los últimos resultados no lo están acompañando, ya que contando ambos campeonatos (Clausura y certamen internacional), Estudiantes hace ocho partidos que no festeja, con cuatro derrotas y cuatro empates.

Eduardo Berizzo es el primero en afrontar la situación: "Estoy preocupado y dolido. Decepcionado porque los últimos resultados no se dieron. Tenemos que cambiar el objetivo, apuntarle a la Copa Libertadores y salir de esta situación. Es una caída dolorosa, pero hay que seguir. La derrota incomoda, pero no hay mucho tiempo para el lamento. Hay que pensar en el jueves, en Cerro Porteño". El DT sabe la impaciencia que hay en los hinchas y cuando le preguntaron sobre su continuidad en caso de una derrota en Asunción, él respondió: "Entiendo el malestar de la gente y el insulto viene con esta profesión. Yo siempre estoy entero y siempre pongo la cara. A nadie le gusta perder, pero yo no tengo
ninguna queja con mis jugadores. No duden nunca de mi entereza. Siempre pongo la cara y confío en que los resultados van a cambiar.
Siempre hay revancha". Según reconoció el propio Berizzo, los jugadores están dolidos: "A nadie le gusta perder y menos a un plantel que está acostumbrado a ganar".

¿Qué le pasa a Estudiantes? Un poco de todo. Desde la salida de Alejandro Sabella y el cambio de mando con Berizzo, que busca apoyarse lo más firme posible en una etapa de transición. El nuevo técnico probó variantes, se alejó por momentos de su idea madre (el sistema 3-3-1-3 y un planteo mucho más vertical y de ataque que de posesión), pero supo dar marcha atrás para que los cambios no sean bruscos en un plantel que durante varios años estuvo acostumbrado a darle prioridad a la solidez defensiva y al ataque colectivo, a manejar los partidos y saber cambiar sobre la marcha no bien conseguía la diferencia. Pero Berizzo está sufriendo el bajo nivel de muchos jugadores, entre los que se encuentran Verón y Braña, dos pilares fundamentales, además de Enzo Pérez y la Gata Fernández, que con poco fue lo mejorcito ante Vélez.

Pero Mercado perdió el puesto; Iberbia pareció castigado luego del error en el partido con Colón; el Pitu Barrientos está desconocido, lejos del nivel que mostró en los primeros encuentros y el recambio tampoco ofrece variantes cuando le toca ingresar. Físicamente siente el desgaste, aunque nadie en el mundo Estudiantes lo pone como excusa.

Pero la principal falencia que notan puertas adentro es anímica. "Cuando recibimos un gol o nos enfrentamos a una adversidad, se nos hace casi una misión imposible revertir la situación. Perdemos rápido la línea", explica Berizzo. Leandro Desábato, uno de los más experimentados, apuntó: "El campeonato ya está. Hablamos antes de los partidos de no cometer ciertos errores y después nos ganan por errores que dijimos que debíamos evitar. Tenemos que hacer una crítica constructiva y ser sinceros con nosotros mismos. Revancha siempre hay, pero hay que ser realistas. Si no mejoramos?".

No es la primera vez que Estudiantes se enfrenta a problemas futbolísticos. Habrá que ver si el plantel está lúcido para recurrir a soluciones (reacción, mística, actitud, solidez y efectividad ofensiva) que poco tiempo atrás le aportaron las mejores respuestas.

Fuente: www.canchallena.com

Opiniones (0)
24 de septiembre de 2017 | 17:30
1
ERROR
24 de septiembre de 2017 | 17:30
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
    20 de Septiembre de 2017
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'