Deportes

Ginóbili: “No nos queda mucho tiempo para volver a soñar”

El argentino que juega en los San Antonio Spurs de la NBA, habló en su habitual columna para medios argentinos y su página oficial, sobre el fracaso de la postemporada y la eliminación en manos de los “Grizzlies”. “El próximo objetivo es el preolímpico”, señaló.

Es una pena terminar así después de la muy buena temporada regular que tuvimos. Al revés de otros años, me parece que esta vez dimos el pico de rendimiento mucho ante de los playoffs, en diciembre-enero. No pudimos mantener una regularidad de allí en más. Declinamos en el momento más importante, mientras que Memphis venía en alza y dio lo mejor en la postemporada. No hay duda de que nos ganaron bien. Fueron fuertes, duros y pese a que nosotros defendimos bien y tuvimos intensidad, no los pudimos igualar.

Si uno analiza la serie juego por juego, excepto el cuarto que perdimos por mucha diferencia, los demás se definieron de forma ajustada; incluso nosotros pudimos perder el quinto también si no empatábamos el tiempo regular con ese triple milagroso de Gary Neal. Fueron juegos peleados, pero ellos tuvieron mayores recursos, aprovecharon muy bien su poderío en la pintura con el juego interior, los cortes y cargando a todos los rebotes como bestias. Además, Zach Randolph tuvo una serie tremenda y Marc Gasol jugó muy bien. Otra clave es que ellos metieron los tiros importantes en los momentos decisivos.

Si bien Randolph rindió en alto nivel, ya sabíamos que el juego de Memphis se fundamentaba en él, que había tenido una buena temporada regular; incluso, creo que no fue All Star en el Oeste porque en esa posición hay muy buenos jugadores. Y no me sorprendió lo que hizo con nosotros más allá de algunos "zapatos" que embocó. Los grandes jugadores rinden más cuando más presión hay.

En cuanto a los triples, que fueron importantes para nosotros en la serie regular, pero no frente a Memphis, la virtud fue de la defensa que plantearon. Fueron muy rápidos, ajustaron muy bien y nos impidieron tirar cómodos desde los corners, desde donde habitualmente tenemos buenos porcentajes. Realmente no encontramos espacios. Por ahí Neal se los generó por su velocidad para lanzar, pero ni Bonner ni Richard (Jefferson) pudieron encontrar su tiro.

La defensa de ellos estuvo bien planteada, nos aislaron, no nos dejaron jugar pick and roll y ni Tony Parker ni yo encontramos espacios para crear juego. Tuvieron una buena estrategia para impedirnos hacer nuestro mejor juego.

Al final, cuando terminó todo, la sensación fue de desilusión... No nos queda mucho tiempo para volver a soñar con el título, ya estamos un poco veteranos. Tenemos la sensación de que perdimos una gran oportunidad. Pensábamos que podíamos llegar a pelear al menos el título de la conferencia. Pero así son las cosas. A las finales del Este y del Oeste sólo llegan cuatro de los 30 equipos. No se le puede llorar al Dios del básquetbol por esta eliminación. Lamentablemente no pudimos seguir creciendo.

Por ahora, nada se habló del futuro. Ni Antonio McDyess vino a decirnos que se retiraba, como leí por ahí. No hablé tampoco con Popovich, así que no sé cómo continuará todo. Me imagino que no habrá grandes cambios porque todos tenemos contrato por unos años más.

Y no me pidan que les hable de las otras series y de candidatos porque, se imaginarán, lo único que quiero hacer ahora es aislarme, descansar mental y físicamente y disfrutar de mi señora y los mellis. Quizá más adelante me vengan ganas de mirar la definición de la NBA, pero por ahora quiero informarme poco de todo lo que sucede.

El próximo objetivo será el Preolímpico, pero faltan cuatro meses todavía. Ojalá lleguemos todos bien. Por lo menos los que estuvimos en la NBA vamos a llegar con bastante tiempo de descanso. Yo, recuperado de mi esguince de codo (en dos semanas me tengo que hacer una nueva resonancia); Luisito (Scola), con su rodilla operada en buen estado, y bueno, sé que Carlitos (Delfino) y Chapu (Nocioni) terminaron bien la temporada.

No creo que el lock out patronal, que parece que puede concretarse, nos impida jugar el Preolímpico porque la Confederación no pueda negociar los seguros con la NBA. A lo mejor tiene que poner más dinero que el habitual para hacernos un seguro por todo el tiempo que nos queda de contrato con nuestras franquicias. Ése puede ser el problema. Yo estoy tratando de informarme con la Asociación de Jugadores, pero es difícil, las cosas no están claras, el ambiente es muy raro y no se sabe bien qué va a pasar.

Pero, repito, supongo que no habrá problemas para que podamos disfrutar de ese Preolímpico junto a nuestro público.

Fuente: Canchallena.com

En Imágenes