Una multitud participó del emotivo adiós a Ernesto Sabato

El cortejo fúnebre llegó al cementerio Jardín de Paz de Pilar a las 12.55, tras el extenso velatorio que tuvo lugar desde las 17 de ayer en el Club Defensores de Santos Lugares, ubicado justo frente a la casa donde Sabato vivió por más de 60 años.

Los restos de Ernesto Sabato, quien falleció ayer a los 99 años, fueron inhumados hoy en el cementerio Jardín de Paz de Pilar, en el marco de una breve ceremonia de la que participaron familiares y seguidores del escritor.

El cortejo fúnebre llegó al predio bonaerense a las 12.55, tras el extenso velatorio que tuvo lugar desde las 17 de ayer en el Club Defensores de Santos Lugares, ubicado justo frente a la casa donde Sabato vivió por más de 60 años y en la que se produjo su fallecimiento.

"Cuando me muera quiero que me velen acá, para que la gente del barrio pueda acompañarme en este viaje final. Quiero que me recuerden como un vecino, a veces cascarrabias pero en el fondo un buen tipo", había sido el deseo de Sabato, según relató su hijo Mario.

Desde ayer y hasta la mañana de hoy, decenas de vecinos y allegados se habían acercado hasta el club para expresarle su afecto, entre ellos distintas figuras públicas como el senador Daniel Filmus; el director del Centro Internacional para la Promoción de los Derechos Humanos de la Unesco, Ignacio Hernaiz, y el candidato presidencial por la Unión Cívica Radical, Ricardo Alfonsín.

La presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, envió una coronas que llegaron al Club Defensores de Santos Lugares y mantuvo diálogos telefónicos con Mario Sabato y con Elvira González Fraga, la mujer que permaneció junto al escritor durante los últimos años de su vida.

Sobre el mediodía, la familia había participado de un oficio religioso a cargo del obispo de San Isidro monseñor Jorge Casaretto y posterior a la clausura del velorio: allí estuvieron Mario y los seis nietos del escritor.

Entre los asistentes al entierro se encontraba también la última compañera del autor de “Abaddón, el exterminador”, Elvira González Fraga, que llegó hasta Pilar acompañada de su hermano, el economista Javier González Fraga.

También estuvieron presentes los hijos del escritor paraguayo Augusto Roa Bastos y el ex fiscal Julio César Strassera, quien destacó de Sabato su labor como presidente de la Conadep.

“Fue un intelectual muy generoso. El trabajo realizado por la Conadep se convirtió en la base fundamental del Juicio a las Juntas”, destacó.

“Mi último recuerdo de Ernesto es el silencio. El estaba yéndose desde hace mucho tiempo. Incluso hace unos años había llegado a preguntar quién era Matilde, su compañera de toda la vida. Fue una larga y penosa despedida”, evocó a su vez la escritora y biógrafa Julia Constela, quien conocía al escritor desde 1949.

El escritor iba a ser homenajeado en la Feria del Libro por el Instituto Cultural de la provincia de Buenos Aires por su cumpleaños número 100.

A pesar de la noticia, el organismo provincial decidió realizar igual el acto, que contará con la presencia de su hijo Mario.
Opiniones (0)
9 de Diciembre de 2016|05:29
1
ERROR
9 de Diciembre de 2016|05:29
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic