Deportes

Fútbol violento: el ejemplo inglés y el deber de no mirar para el costado

Los brutales incidentes de ayer en la cancha de Palmira nos obligan a pensar nuevamente en el camino a seguir. Será necesario que todos los sectores políticos tomen cartas en el asunto para no tener que lamentar una tragedia mayor.

Es bastante triste ser periodista deportivo y tener que escribir más sobre operativos de seguridad que en torno a tácticas defensivas, golpes y agresiones; que sobre golazos y contragolpes furtivos. 

La sociedad violenta e intolerante se adueña de todo y el fútbol como manifestación masiva es una victima más. ¿Hasta donde llegaremos? Es evidente que esto no puede seguir así.

Ayer en Palmira, una vez más, el espanto se adueñó de un espectáculo deportivo. Nadie toma el toro por las astas, los que deben ejecutar miran para el costado mientras las familias se alejan de las canchas y los desmedidos pudren lo que debía ser una fiesta.

Para cambiar la situación primero hay que asumir las culpas y mirar el ejemplo de los que ya lucharon contra el mismo enemigo logrando vencerlo.

En Inglaterra las cosas cambiaron después de que en dos estadios murieran más de cien hinchas. ¿Por qué esperar que aquí ocurra lo mismo? La tragedia de Heysel fue en el año 1985, en la Final de la liga de campeones de Europa entre Liverpool y Juventus fallecieron 39 personas por culpa de los Hooligans. Cuatro años más en Hillsborough fallecieron 96 “barras” del Liverpool. Fue allí cuando la cúpula política reaccionó.

El gobierno de Margaret Tacher y todos los partidos políticos de Inglaterra se pusieron como objeto eliminar a los Hooligans.

No les importó el costo a pagar: La UEFA prohibió a los clubes ingleses en las Copas internacionales por 5 años y al Liverpool implicado en ambos casos lo sancionó con 10 años de ausencia continental.

La medida perjudicó económicamente a todos los clubes, ya que las grandes estrellas preferían jugar en otros países para disputar las Copas. Los entrenadores tampoco quería dirigir en la isla y por ende el fútbol inglés perdió dominio y peso específico.

La primera medida fue aumentar el valor de las entradas y eliminar las entradas de favor o los papelitos que dan inmunidad para ingresar a los estadios sin pagar ni ser requisado. Como segunda medida colocaron asientos en todos los estadios y eliminaron los lugares sin butacas, mejoraron los accesos para que quedaran libres. Recién en el año el 2000 pudieron eliminar los alambrados de los estadios.

Gubernamentalmente se estableció la "Football Spectators Act" que todos los políticos implicados sin excepción votaron a favor,  la nueva ley incluía penas durísimas de cárcel y de prohibición absoluta de acercarse a los estadios a los dirigentes de los Hooligans.

Por un acto de violencia en un estadio de fútbol ingles la condena es de 6 meses a un año efectivo de prisión y una multa económica altísima.

Los policías fueron preparados y capacitados para proceder y repeler a los Hooligans. Se les obligó entre otras cosas mantener un estado atlético acorde y se los educó de una manera especial sabiendo que no toda la gente que va a los estadios es “hooligans”. Se establecieron multas específicas para los efectivos que desataran o incentivaran una reacción por parte del público. Las condenas era idénticas que las establecidas para los “barras”.

Evidentemente para solucionar el problema de la violencia en los estadios hay que hundir la nariz en el plato. Todos los políticos de nuestro país deben reaccionar, es menester modificar y hacer cumplir una ley obsoleta que sólo ocupa un lugar.

Es el momento para que desde la Presidenta hacia abajo se tomen cartas en el asunto y asuman los riesgos necesarios en pos de modificar algo que con el tiempo se tornará muchísimo más complejo. Las medidas a tiempo y sin importar el costo político.

Sabemos que esto funciona con cambios de favores. Es conocido por todos que muchos políticos ven a los “barrras” como votos y ninguno tiene intenciones de no poder contarlos en las próximas elecciones.

No es necesario llegar a tragedias como las europeas para darnos cuenta que las cosas andan mal. Basta de guardar silencio y defender los propios intereses, todos los tenemos, pero es hora de buscar más allá, por un bien colectivo.

Nadie tiene la receta perfecta pero considero que sería razonable endurecer las penas a los violentos, preparar a los policías para repeler la violencia y no generarla; modificar los estadios y clausurar los que no estén en condiciones hasta que se pongan a tono; mejorar y hacer cumplir la Ley sin pensar en los votos de la futura elección.

Sueño con volver a las canchas de mi provincia llenas de mujeres y niños como cuando yo era chico y mi papá y mi mamá me llevaban a ver los partidos de la Liga Mendocina. Íbamos sin miedo, sin odio, sin violencia.

Quiero ir a la cancha con mi hija y no tener que preguntarme si vamos a volver bien o si deberemos salir corriendo en medio de una estampida por culpa de políticos incapaces, que sólo piensan en los votos para “manotear” un futuro puesto en el Gobierno.
Opiniones (5)
23 de septiembre de 2017 | 08:25
6
ERROR
23 de septiembre de 2017 | 08:25
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. GOBIERNO INOPERANTE: EL GOBERNADOR DE LA PROVINCIA DECRETA: Artículo 1º - Obsérvese la Sanción N° 7917 por las razones expresadas en los considerandos que anteceden. Artículo 2º - Restitúyase a la Honorable Legislatura de la Provincia la Sanción observada, a los efectos establecidos en el Artículo 102 de la Constitución de la Provincia de Mendoza y sus concordantes. Artículo 3º - Comuníquese, publíquese, dése al Registro Oficial y archívese. CELSO ALEJANDRO JAQUE Francisco Humberto Pérez
    5
  2. Aqui aplico esas palabras de un periodista, que lei hace un monton de años. EL FUTBOL ES LA MUESTRA GRATIS DE LA SOCIEDAD. Esto es parte de la cacareada seguridad....se les perdio el mapa.
    4
  3. En teoría se podrían mejorar muchas cosas , pero la cultura de un pueblo necesita que pasen por lo menos 3 generaciones (75 años). Si a esto le sumamos la corrupción generalizada en todos los niveles de la sociedad el problema de la violencia no se va a solucionar. Creo que habría que empezar ahora para ver resultados en 30 o 40 años , en una palabra me parece que pretender esto con la gente y los dirigentes actuales es totalmente imposible.
    3
  4. Los revoltosos, como se dicen son muy pocos, la gran mayoría somos simpatizantes, el trabajo no es muy grande como para empezar, comencemos desde la dirigencia, y que tengan leyes que los respalde, y en comentarios a los policías, no todos son malos agentes, por lo contrario, ellos están trabajando con muy pocas herramienta y con muy poco amparo legal. Pero lo mas importantes son los medios de comunicación (solo tenemos que ver el verdadero mensaje que deja cada propaganda sobre el futbol, y se asimila con la pasión desenfrenada%u2026%u2026%u2026) eso pega más y es más comercial. Y sumemos, la falta de educación (ser violento es mejor mirado que ser correcto) Hay podemos comenzar también en otro orden de la vida en sociedad. Ha y dejo en claro que soy simpatizante de Huracán Las Heras, y estoy pensando de dejar de ir a las cancha, solo por es tema de seguridad,
    2
  5. Acá me parece que no hay que crear nuevas leyes ni fortalecer las existentes, acá se trata de hacer cumplir la ley y aparejarla con la ley deportiva y nada más, bien es sabido que el setenta por ciento si no más de las canchas de mendoza son dignas de ser clausuradas, sin embargo tras una cuña política y un salado cometon se consiguen las habilitaciones, donde los comisarios deportivos en el lugar carecen de razon y entendimiento ( para no decir otra cosa ) para decir qué estadio sirve o cual no, es bien sabido que no todos los espectadores o simpatizantes de estos eventos no son todos revoltosos, pero en el mismo estadio ellos mismos se discriminan tomando su lugar en los gallineros, no es posible que un grupo de barras ejecuten su poderío ante autoridades y éstos hagan lo que ellos quieran, con la amenaza de no causar daños o molestias a la gente "común", acá se maneja un gran negocio y nadie quiere perder la teta, desde la Direccion de Deportes hasta el Misterio de Inseguridad, y no es casual ver en las canchas entre cien y doscientos policias contra un público rebelde de cincuenta, la cosa es que ya se ha desbordado todo y ni siquiera los azules, con profundo respeto, quieren hacer algo para que esto funcione, y no me refiero a los azules que se clavan en una cancha desde la una de la tarde cuando el evento comienza a las seis de la tarde, me refiero a los cogotudos sentados en sus despachos apuntando a sus soldados como peones esperando al alfil, o sea que de nada sirve copar las canchas con polis infantes, motoristas, a caballo y con perros, si en realidad tienen la orden de no hacer nada, la violencia en los eventos deportivos se ha propagado todo gracias a los negociados oscuros, en parte se ven señalados grandes cargos políticos, agrupados entre si para obtener grandes réditos monetarios, sin importarles el desenlace de la situación, es cierto la historia de los ingleses en su tiempo pero el planteo entre ellos fué que el deporte no podía ser enemigo del pueblo, cosa que acá primero piensan como desviar el ingreso monetario (que desde ya no debe ser mucho ) y recien aparece el ciudadano común que usa un partido de futbol para desconectarse de los quehaceres semanales.-
    1
En Imágenes
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
20 de Septiembre de 2017
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'