Sabato por Sabato

Me llamo Ernesto, porque cuando nací, el 24 de junio de 1911, día del nacimiento de san Juan Bautista, acababa de morir el otro Ernesto, al que, aun en su vejez, mi madre siguió llamando Ernestito, porque murió siendo una criatura. "Aquel niño no era para este mundo", decía. Creo que nunca la vi llorar -tan estoica y valiente fue a lo largo de su vida-, pero, seguramente, lo haya hecho a solas. Y tenía noventa años cuando mencionó, por última vez, con sus ojos humedecidos, al remoto Ernestito. Lo que prueba que los años, las desdichas, las desilusiones, lejos de facilitar el olvido, como se suele creer, tristemente lo refuerzan.

Una columna del mismo Ernesto, publicada en el Diario El País de España en enero de este año. Mira la columna completa aquí

Opiniones (0)
22 de agosto de 2017 | 20:58
1
ERROR
22 de agosto de 2017 | 20:58
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes