Alerta en Salta por una nueva crecida del Pilcomayo

El río superó los cuatro metros de altura debido a las fuertes lluvias en el sur de Bolivia, por lo que se temen "nuevos embates". Casi 13 mil personas continuaban afectadas por las inundaciones, de las cuales unas 4 mil seguían aisladas en el noreste provincial.

El río Pilcomayo volvió a superar este viernes los 4 metros de altura, debido a las fuertes lluvias en el sur de Bolivia, lo que generó alerta en Salta, donde casi 13 mil personas continuaban afectadas por las inundaciones, de las cuales unas 4 mil seguían aisladas en el noreste provincial.

El municipio más damnificado es Santa Victoria Este, en el límite con Bolivia y Paraguay, cuyo intendente, Moisés Balderrama, dijo a Télam que "la cota se encontraba en los 3,75 metros ayer, pero este viernes, por las lluvias en el vecino país, supera por muy poco los 4 metros".

Cuando el Pilcomayo "se desbordó, superó los 7 metros, por eso por ahora hay alerta, pero no posibilidades inmediatas de nuevos desbordes", explicó el jefe comunal.

También el subsecretario de Protección Civil de la provincia, Gustavo Paul, expresó a esta agencia que "la situación ha mejorado sensiblemente en el norte provincial" por la bajante del río, pero advirtió que "existe la posibilidad de nuevos embates, debido a las lluvias que se registran en el sur de Bolivia".

El funcionario precisó que unas 4 mil personas seguían aisladas en parajes de esa zona del departamento Rivadavia -la mayoría en Santa María-, a más de 500 kilómetros al noreste de la capital salteña, y otras casi 9 mil estaban afectadas de diversas maneras, entre ellas un centenar de evacuados.

Las inundaciones comenzaron el mes pasado en diversos puntos de Salta, debido a las lluvias persistentes en la zona de Villamontes, en el sur boliviano, a lo que luego se sumaron las fuertes precipitaciones locales.

Este viernes no llovió en Salta y el cielo se mantenía parcialmente despejado, por lo que funcionarios de la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable de la provincia sobrevolaron la zona inundada, tras lo cual señalaron la necesidad de encauzar el Pilcomayo, debido a su pronunciada pendiente en el lado argentino.

El jefe del área, Julio Naser, participó del vuelo y señaló que según cálculos de la secretaría a su cargo "se necesitarán alrededor de cinco millones de pesos para realizar esa obra de encauzamiento, que es imprescindible para terminar de una vez con este problema que se repite anualmente".

"Además del encauzamiento, habría que construir defensas en las poblaciones que tienen mayor riesgo de ser afectadas por la correntada", sostuvo.

Los funcionarios también señalaron la necesidad de optimizar una red de alerta, como la que existe en el río Bermejo, que cuenta con 14 estaciones de medición desde la naciente y a lo largo del curso, que controlan el comportamiento del río, mientras que en el Pilcomayo sólo hay una.

Respecto de la crecida de los ríos Vaqueros y La Caldera, que afectaron a la capital salteña, el secretario de Obras Públicas provincial, José Miguel, afirmó que comenzaron los trabajos en ambos cursos de agua "para acrecentar la profundidad y mejorar el encauzamiento de las aguas y evitar desbordes".

Debido a que "se pronostican nuevas lluvias para todo el mes de febrero", Miguel sostuvo que "el objetivo es proteger viviendas ribereñas a ambos ríos ubicados en la zona noroeste de la ciudad y por eso se realizan excavaciones a cielo abierto, buscando profundizar el cauce y evitar las erosiones ante los desbordes".

En tanto, operarios de Vialidad provincial trabajaban para mejorar el tránsito en las rutas que comunican Tartagal y Aguaray, en el departamento San Martín, con Santa Victoria Este y Santa María, a más de 150 kilómetros, en el departamento Rivadavia, para permitir el traslado de asistencia.

El ministro de Salud Pública de Salta, Alfredo Querio, se reunió hoy con miembros de la Dirección Nacional de Emergencias y de la Organización Panamericana de la Salud, a quienes interiorizó sobre la situación sanitaria en las zonas en emergencia y las acciones para asistir a sus habitantes.

Durante el encuentro, Querio señaló que además de los traslados de pacientes a hospitales también se brinda atención sanitaria en parajes como La Esperanza y Misión El Bravo.

En dicha zona, equipos de médicos, enfermeros y agentes sanitarios evalúan la situación, vacunan a la comunidad y hacen entrega de medicamentos y alimentos a los damnificados".
Opiniones (0)
19 de septiembre de 2017 | 14:49
1
ERROR
19 de septiembre de 2017 | 14:49
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes