Empanadas de carne cortada a cuchillo
Ellas y el asado son los platos que nos distinguen a los argentinos. Clásicas y auténticas, no pueden faltar en cualquier reunión, agasajo o fecha patria. Hoy te enseñamos a preparar una original alternativa a las de picadillo: las de carne cortada a cuchillo. ¡Jugosas e irresistibles!
Por Revista Clubhouse

Empanadas de carne cortada a cuchillo- Rendimiento: 12 empanadas

Ingredientes:

• 12 tapas de empanada de hojaldre o criollas
 300 gr de lomo veteado
 ½  pimiento rojo
 ½  pimiento verde
 300 gr de cebolla
 1 cucharada grande de aceite de oliva
 100 gr de manteca
 1 cucharada colmada de grasa de cerdo para exportación
                                                     • 1 cucharadita de ají molido
                                                     • ½ cucharadita de romero picado “a polvo” (opcional)
                                                     • 1 cucharadita de orégano
                                                     • 1 cucharadita de tomillo
                                                     • 1 cucharada panzona de pimentón
                                                     • sal y pimienta
                                                     • cantidad necesaria de agua

Elaboración:

Para el relleno, primero vamos a cortar los vegetales y la carne. Se corta la carne de lomo en cubitos bien, pero bien chiquitos (la idea es que cuando comas la empanada no te encuentres con los pedazos de carne grandes, sino bien chicos e integrados con el resto de los ingredientes). Aparte, se corta la cebolla en brunoise (cubitos muuuuy chiquititos) y los pimientos, de la misma forma.

Para cocinar el relleno, se coloca en una olla la grasa, la manteca y el aceite de oliva (sí, está bien… bajas calorías no son, pero… ¡qué ricas!). Se añade también la cebolla, el pimiento y un poquito de sal y se rehoga* a fuego mínimo, revolviendo frecuentemente, hasta que la cebolla esté transparente. En ese momento, se sube el fuego al máximo, se agrega la carne de lomo y se saltea** hasta que esté cocida pero jugosa.

*Rehogar: Llamamos “rehogar” a la acción de cocinar un alimento en una sartén con materia grasa y sal, a fuego bien bajo y removiendo continuamente hasta que esté cocido. El objetivo del rehogado es que el producto no se dore, sino que quede tierno y bien cocido.
**El salteado es una técnica de cocina que se utiliza cuando queremos que los productos (en este caso la carne) queden cocidos, pero doraditos y crocantes.


Se condimenta con pimentón, ají molido, orégano, tomillo, romero, sal y pimienta a gusto y se va agregando una taza de agua de a poco, para que la carne se vaya cocinando con líquido y a medida que se vaya consumiendo ese líquido, se le va agregando un poco más. Esto ayuda a que los sabores se intensifiquen y a que la carne quede más tierna, como si fuera un guisito.


Se cocina la preparación a fuego mínimo hasta que reduzca bien el líquido (tiene que quedar como una salsa espesa, no acuosa) y la carne esté tierna. Se retira del fuego y se extiende sobre una placa a fin de que se enfríe la preparación lo más rápido posible (esto es para evitar que la preparación se contamine y resulte con sabor “abombado”).


Una vez que haya alcanzado temperatura ambiente, se lleva a la heladera hasta que la mezcla esté bien fría y la grasa haya solidificado.

Para armar las empanadas, se extienden sobre la mesada las tapas de empanadas y, sobre el centro de cada una, se coloca una cucharada colmada de relleno. Luego, se humedecen hasta la mitad los bordes y se cierran con mucha presión para que el relleno no pueda escaparse durante la cocción.


La clave para que las empanadas salgan bien, es rellenarlas generosamente (para que no sean como esas empanadas a las que hay que buscarles el relleno con lupa…), pero procurando dejar un buen espacio para cerrarlas y hacer el repulgue a fin de que el relleno no se escape y no perdamos ese juguito tan preciado.

Se les realiza un repulgue típico de empanada (¡o el que te salga!). Tenedores y deditos de niños son válidos para realizar “creativos” repulgues caseros. Cuando hayas cerrado todas las empanadas, se reservan en la heladera, en una placa para horno, espolvoreada con harina (para que no se peguen) y se cocinan en horno a fuego fuerte hasta que la masa esté dorada y crujiente. Una vez listas, se sirven de inmediato. ¡Mmmmm, irresistibles!

Datos útiles:

• La grasa de cerdo para exportación se consigue en la tienda de quesos del mercado central. Es una grasa fina, que deja un sabor muy delicado. Si querés, la podés reemplazar por grasa de pella que se vende en la góndola de los super. La otra alternativa es pedirle a tu carnicero un poco de grasa, derretirla a fuego bien bajito, colarla y usarla.

• Llamamos romero picado “a polvo” al romero tan, pero tan picado, que parezca un polvo. De esta manera el sabor resulta más sutil y se integra mejor, sin resultar invasivo.

• Si te gusta que las empanadas luzcan brillantes, pintalas con huevo antes de llevarlas al horno.

• A estas empanadas las podés congelar y cocinarlas sin necesidad de descongelarlas previamente. ¿Práctico, no?

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - o - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -  

Por Sandra Calvete
Coodinadora Académica, Escuela Argentina de Sommeliers

Maridaje:

Para este maridaje no hay nada nuevo que proponer. No necesitamos ser expertos ni  recurrir a ideas extrañas. Este tipo de comida tan tradicional, tan arraigada a nuestras costumbres culinarias, casi siempre ha sido acompañada por una copa de vino Tinto.

Independientemente del varietal, porque podemos elegir un Malbec, un Cabernet Sauvignon o un Tempranillo, y por qué no un Bonarda, o simplemente tomar como opción un vino de corte, ya que, las sensaciones que expresaran al maridar no van a cambiar.

En ese tinto emblemático, si lo elegimos de crianza, vamos a encontrar estructura que va a acompañar a la carne, los taninos van a equilibrarse con la materia grasa, las notas especiadas del vino se van a unir con las especias presentes en esta preparación.

Las empanadas son un símbolo inconfundible que traen armonía, unión, conversaciones, es la que calma el hambre mientras esperamos a que se termine el asadito, la que está presente hasta en los eventos más elegantes, la que nunca está de más, la que se prefiere caliente y jugosa adoptando posiciones poco protocolares para no manchar la ropa, haciéndola saltar de mano en mano por la picardía y ansiedad al estar esperando al lado del horno. La que seguramente nos recuerde a alguien de la familia, esa persona que las hacía como nadie.

Queda sugerirte que tengas varias botellas a mano y que disfrutes, experimentes y por sobre todo que te diviertas compartiendo.

¡Feliz Día del Trabajador!

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - o - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Clases de cocina para recibir amigos

Si te divierte cocinar y querés aprender recetas para sorprender a tus amigos o variar el menú en casa, te invito a participar de este curso, dedicado a todos los amantes de la cocina, que buscan un espacio de dispersión y creatividad. No es necesario tener experiencia previa.

El curso consta de 2 clases, de tres horas cada una. Son personalizadas, por lo que el máximo es de 9 alumnos. Aprenderás recetas de entradas, platos principales, postres y tragos. Al final de cada clase, se degustará lo preparado. ¡Te esperamos!

Días: sábado 7 y sábado 14 de mayo
Hora: de 10 a 13
Lugar: Chacras de Coria
Chef: María Urrutigoity

Más información: 155 999 003 - tatsuweb@gmail.com
En Facebook: María Urrutigoity Cocina

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó9/10
Opiniones (0)
22 de Agosto de 2014|16:38
1
ERROR
22 de Agosto de 2014|16:38
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"