Mourinho olvida una Champions "poco limpia"

"Guardiola ganó una Champions que a mí me daría vergüenza", disparó ayer José Mourinho en la conferencia de prensa post Real Madrid-Barcelona, en el partido de ida de las semifinales del torneo más ansiado por los clubes del viejo continente. Los árbitros, la UEFA y la ayuda constante que recibe el equipo catalán fueron los ejes de su encendido discurso.Olvida la clasificación del año 2004.

Cuando el Porto que dirigía fue campeón en 2004, el árbitro Markus Merk expulsó injustamente a un jugador del equipo rival, Deportivo La Coruña, en la misma instancia del torneo. Por entonces, el DT portugués no se quejaba del referato

"Guardiola ganó una Champions que a mí me daría vergüenza", disparó ayer José Mourinho en la conferencia de prensa post Real Madrid-Barcelona, en el partido de ida de las semifinales del torneo más ansiado por los clubes del viejo continente. Los árbitros, la UEFA y la ayuda constante que recibe el equipo catalán fueron los ejes de su encendido discurso.
 
Pero ni siquiera él, provocador nato y una de las lenguas más filosas que ha dado el fútbol, resiste el archivo: en 2004, el año de su consagración como entrenador luego de llevar al modesto Porto a la cima de Europa, fue claramente beneficiado por el árbitro del encuentro en la ida de las semifinales de la Champions disputada en Oporto, ante Deportivo La Coruña.

Entonces, el referí alemán Markus Merk -el mismo que le mostró la roja a Lionel Messi en el día de su debut en la Selección- expulsó al central Jorge Andrade por darle un puntapié en broma su amigo Deco cuando éste se encontraba en el suelo (ver video). "Es mi amigo, es mi amigo", gritaba el futbolista visitante. Pero ya estaba sentenciado.

Su compañero Mauro Silva también se perdería el partido de vuelta, tras haber sido amonestado por una protesta menor. Del otro lado, el Porto de Mourinho terminó el partido con el equipo completo pese a haber utilizado su habitual repertorio de juego sucio. De hecho, ninguno de los siete jugadores que llegaban a ese encuentro con una amarilla fueron sancionados, recuerda el diario La Voz de Galicia, que sentencia: "Fue un arbitraje perverso".

Aquel encuentro terminó en empate en cero y en la revancha, disputada en España, los visitantes sacaron boleto a la final tras ganar por la mínima con un gol de Derlei. En ese juego también hubo un expulsado: Naybet, del Deportivo.

Ayer, Mourinho volvió a quejarse de que, ante el Barcelona, sus equipos siempre terminan con diez jugadores; dio la eliminatoria por perdida y embarró la cancha para desprestigiar el triunfo de su clásico rival –o para justificar su derrota, según como se mire-. La pregunta obligada es si le dará vergüenza tener aquella primera Champions en su vitrina.

(fuente: www.infobae.com)
Opiniones (0)
18 de diciembre de 2017 | 01:21
1
ERROR
18 de diciembre de 2017 | 01:21
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho