Vargas Llosa: contra censores y energúmenos

Soledad Gallego-Díaz escribe hoy en El País una extensa defensa de Vargas Llosa tras su paso por la Argentina.

Mario Vargas Llosa no inauguró finalmente la 37ª Edición de la Feria del Libro de Buenos Aires, como estuvo previsto en su momento, pero sí pronunció el discurso "principal" del orador invitado, 24 horas después de la apertura formal de la muestra. "Se supone que la inauguración es un acto único, pero aquí se ha desdoblado en dos días distintos, imagino que para evitar que yo apareciera junto a los políticos el día de la apertura", explicó a EL PAÍS el premio Nobel de Literatura 2010. "Mi discurso no cambiará por eso: defender el derecho de los libros a ser libres es defender nuestra libertad de ciudadanos, el precioso fuego que la atiza, mantiene y renueva", afirmó."Los comisarios políticos reemplazan a los inquisidores", dice el Nobel

El ambiente, que parecía más calmado, se caldeó mucho en las últimas horas, con unas imprevistas declaraciones de Aníbal Fernández, jefe de Gabinete de la presidenta. Pareció ignorar las instrucciones de Cristina Kirchner de dejar en paz al escritor y lanzó un furioso ataque tanto contra Vargas Llosa como contra Fernando Savater, que visita también estos días Buenos Aires y que se rio de los intelectuales argentinos que protestan por la presencia del premio Nobel en la Feria del Libro.

Aníbal Fernández les acusó de decir "estupideces" y dijo sentir "vergüenza ajena" por la actitud crítica de los dos intelectuales. El jefe de Gabinete repudió a Vargas Llosa porque, dijo, "insulta a nuestra presidenta" y se mete con lo que pasa "en un país que no es el suyo", dos acusaciones que podían ser interpretadas como una luz verde para que el discurso del premio Nobel fuera objeto de cualquier tipo de incidentes.

El acto de inauguración formal, que se desarrolló el miércoles por la tarde, tampoco ayudó a calmar las cosas. Aunque no asistieron ni la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, ni el intendente de la ciudad, Mauricio Macri, sus enviados y representantes se las arreglaron para alimentar el clima de confrontación. El ministro de Educación, Alberto Sileoni, en especial, convirtió la inauguración en un mitin político puro y duro. Logró el extraño prodigio de inaugurar una Feria del Libro en una capital latinoamericana sin mencionar el hecho de que este año un escritor latinoamericano ha sido reconocido con el Nobel.

Seguí leyendo esta nota desde aquí, en El País.

Opiniones (1)
9 de Diciembre de 2016|08:48
2
ERROR
9 de Diciembre de 2016|08:48
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. El grupo Prisa borra con la derecha lo que escribe con izquierda. Censurado estaba en todos los canales graznando estupideces como que la Argentina de inicios del siglo XX era envidiable... sí claro con ley de residencia para inmigrantes protestones, jubilaciones y vacaciones pagas algo que debería esperar a Perón, Estado de Sitio... por favor.................. este señor que opine lo que quiera pero que agarre un libro de Historia antes de opinar especialmente sobre nuestro país
    1
En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic