El Pro, entre la confusión y las tensiones internas

Aumentó el mal humor, la tensión apenas se disimula y crecen los nervios y las expectativas por el futuro. Pasaron las Pascuas y Mauricio Macri sigue sin definir si será candidato a presidente o si irá por la reelección en la ciudad de Buenos Aires. La decisión tiene en vilo a su propia tropa y a sus eventuales socios políticos, en especial a la UCR, que ayer puso a Pro como límite para un eventual acuerdo opositor. "No hay novedades",  comentario en las oficinas del gobierno porteño.

Aumentó el mal humor, la tensión apenas se disimula y crecen los nervios y las expectativas por el futuro. Pasaron las Pascuas y Mauricio Macri sigue sin definir si será candidato a presidente o si irá por la reelección en la ciudad de Buenos Aires. La decisión tiene en vilo a su propia tropa y a sus eventuales socios políticos, en especial a la UCR, que ayer puso a Pro como límite para un eventual acuerdo opositor.

"No hay novedades", fue el comentario más escuchado en las oficinas del gobierno porteño. También en el Congreso y en la Legislatura porteña aumenta la expectativa por una definición que no llega. Y que, por lo visto, tardará varios días más en llegar, casi hasta el límite del cierre de listas en la ciudad, previsto para el 20 del mes próximo.

De buen humor, y recién llegado de unos días de descanso en el Sur, Macri reunió a su gabinete por la mañana en la sede del Ministerio de Salud y volvió a ver a algunos de los ministros a la hora del almuerzo. Pero tampoco allí hubo pistas. "Fue una reunión con temas de la ciudad. Cero política", relató uno de los asistentes a la primera reunión. Durante el fin de semana, distintos dirigentes (antes convencidos de la vocación presidencial de Macri) no podían arriesgar una definición. "Estamos en un cincuenta por ciento", aclaraban, algo tensos, en oficinas del barrio de Congreso.

Uno de los ministros más activos en el proyecto presidencial de Pro, Francisco Cabrera, fue uno de los pocos en sentar ayer posición pública. "Creo que Macri va a ir por la presidencia. Se ha estado preparando para eso y por eso creó la Fundación Pensar, para los planes de gobierno de un futuro gobierno Pro", afirmó Cabrera en declaraciones radiales. Desde esa fundación, justamente, surgió el llamado de Macri a una confluencia opositora en tres etapas, rechazada de manera taxativa ayer por el radical Ricardo Alfonsín.

"El proyecto presidencial sigue, no recibimos ninguna orden en contrario. Nuestros equipos están formados por dirigentes jóvenes, se preparan para el corto o para el mediano plazo", afirmó a LA NACION Miguel Braun, director ejecutivo de la fundación.

Campaña en el interior
Otro dato que alimenta la esperanza de los presidencialistas: Macri tiene en su agenda para esta semana visitas a Córdoba (mañana) y Rosario (jueves y viernes), donde tendrá actividades junto al candidato de Pro en Santa Fe Miguel del Sel.

De todos modos, y aunque la agenda de la candidatura presidencial se mantiene, otros dirigentes sostienen -la mayoría por lo bajo- que Macri se inclinará por sostener su poder en la ciudad, sobre todo porque los acuerdos que propuso a la oposición diez días atrás están muy lejos de concretarse. "Ahora resulta que Macri es de derecha y (Francisco) De Narváez no", chicanearon desde el macrismo al enterarse de la renovada negativa de Alfonsín a acordar con el jefe de gobierno porteño, pero sí con el diputado bonaerense.

Distintos dirigentes recordaron que en la invitación cursada a los distintos líderes opositores no había condicionamientos de ningún tipo, ni siquiera la candidatura presidencial de Macri, como requisito para viabilizar el acuerdo. "Ahora quieren que Mauricio se baje, pero no aceptan ningún acuerdo", afirmaron por lo bajo fuentes del macrismo.

Las buenas relaciones -en forma de diálogo entre las segundas líneas- serán preservadas por razones de pragmatismo. Alfonsín, razonan en el macrismo, quiere seducir a los votantes macristas, mientras que Pro necesitará del voto radical porteño en primera o en segunda vuelta si pretende seguir gobernando la ciudad de Buenos Aires.

Más allá de la decisión de Macri, la reacción de los dos candidatos a sucederlo fue disímil. Horacio Rodríguez Larreta se mostró junto a Macri en la reunión de gabinete, lo apoyó en sus negociaciones con la oposición y reemplazó al jefe de gobierno en el acto de recordación del genocidio armenio. También afirmó que "el 15 de mayo" se sabrá el nombre del candidato en la ciudad.

Con bajo perfil, Michetti retrasó su vuelta de su descanso en Laprida y no asistió a la reunión de gabinete. Especula con ser la elegida y no quiere continuar la pelea sin certezas.

(fuente: www.lanacion.com.ar)
Opiniones (0)
20 de noviembre de 2017 | 16:44
1
ERROR
20 de noviembre de 2017 | 16:44
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia