Benito Fernández y su estilo "folk fashion" llegaron a Mendoza

Con un sofisticado cóctel y el despliegue de las distintivas características que lo posicionan como uno de los referentes de la moda argentina, el famoso diseñador de indumentaria desembarcó en la calle Arístides, de Ciudad. En la nota, enterate de todos los pormenores de su atractiva propuesta.

Entre colores estridentes, textiles étnicos y autóctonos, mezcla de texturas y tinturas, hilos, piedras y exquisitas sedas, Benito Fernández deleitó a las invitadas especiales en la inauguración de su local mendocino.

Apasionadas del look “Benito”. “Se trata del diseñador argentino que año tras año nos muestra muchísimo color en las pasarelas, y nos llena de energía con sus creaciones. Su mixtura étnica-folk-fashion es impresionante”, comentó una de las invitadas.

“Es verdaderamente un creativo de la moda: un diseñador que piensa en un producto vendible, un producto bonito, que a la mujer le guste mucho. Es por eso que personalidades del espectáculo -como Natalia Lobo y Flavia Palmiero, entre otras- lo eligen siempre”, opinó el diseñador Gustavo Valdez.

Diosas. Las cuatro modelos impactaron con los
looks de Benito Fernández.

Este reconocido modisto –como le gusta que lo cataloguen- comenzó con vestidos de gala, fiestas y cócteles varios. Se afianzó gracias a su calidad y creatividad, y debido a la repercusión de su marca, comenzó su línea pret á porter, donde lanza jeans, pantalones, blusas, remeras, camisolas y todo tipo de accesorios.

El local. Laura Cáceres y Mauricio Pizarro son los responsables en Mendoza de la tienda ubicada en la esquina de calle Arístides y Martínez de Rosas -1er piso-.

“La llegada de una franja de indumentaria que no tiene que ver con la alta costura sino con un uso más diario sin perder la vanguardia, la sofisticación, la calidad y el glamour de Benito Fernández nos sedujo para animarnos a traerla a nuestra provincia”, comentaron.
 
El interiorismo estuvo a cargo de Gustavo Valdez. El diseñador optó por una paleta simple en la que predomina el blanco de piso a techos con detalles en naranja y fucsia, y sumó banquitos totalmente tapizados en telas batik e incaicas.

La recepción incorporó mobiliario del estilo shabby chic con lámparas forradas en plumas y muchos muebles de distintos estilos especialmente utilizados en el descontracturado cóctel -que fue en la terraza, súper ambientada y con iluminación y música de Fede Grisenti-.

Pilar Rodríguez Catón, Maru Muñoz y Romina López no se quisieron perder la apertura del local.

Desfile camuflado. Las pasadas de la colección actual se desarrollaron de una forma muy creativa: las modelos, superproducidas, se mezclaron entre la gente, y paseaban enigmáticas y seductoras por toda la terraza.

Un servicio de cheese and wines deleitó a todos hasta pasada la medianoche.
 
La colección. La última propuesta de Benito Fernández mezcla géneros rústicos y nobles, pieles y lanas autóctonas con una amplísima paleta de colores y texturas. Incorpora además plumas, accesorios extravagantes, -que ya se han transformado en una marca registrada- y jeans y remeras con estampas.

Un detalle interesante es que todas las prendas, a pesar de que se trata de una línea urbana, están trabajadas a mano.

En Imágenes