¿El Islam es más progresista que el cristianismo?

Al menos en lo que a sexo se refiere. El autor de esta obra busca  es rehabilitar la “pésima imagen” que admite tiene su religión en Occidente fruto de la acción de una minoría de radicales pero también de lo que califica como “total desconocimiento” de esa fe por parte de los europeos.

Malek Chebel lleva tres décadas trabajando en torno a dos conceptos que los devotos del estereotipo consideran incompatibles: Islam y sexo. El autor argelino ha dedicado una decena de libros a desmontar dicho error con títulos tan sugerentes como “El cuerpo en el Islam” (1984), “Enciclopedia del amor en el Islam: erotismo, belleza y sexualidad en el mundo árabe” (1995) o “El Kamasutra árabe” (2006).

En realidad el propósito de este erudito de la historia –doctor en Psicoanálisis, Antropología y Ciencias Políticas- es rehabilitar la “pésima imagen” que admite tiene su religión en Occidente fruto de la acción de una minoría de radicales pero también de lo que califica como “total desconocimiento” de esa fe por parte de los europeos y norteamericanos.

odavía bajo la onda de choque que generó el atentado del 11/S, Chebel decidió acuñar el concepto de “Islam de la luces” para contrarrestar la tendencia oscurantista de grupos como Al Qaeda y promover una reforma de este credo basada en 27 acciones concretas cuya última inspiración sería el racionalismo que se difundió en Europa durante la llamada Ilustración (XVIII).

No sólo aboga en este decálogo por principios como la separación de religión y política, sino por la prohibición de cualquier acto de violencia que utilice el Islam como justificación, de la “yihad” (guerra santa) entendida en su faceta militar, de las “fatuas” (edictos religiosos) que hagan apología de la muerte, de los castigos corporales o la mutilación genital. Por el contrario, el pensador musulmán defiende la promoción del estatus de la mujer y la preeminencia del individuo sobre la comunidad, como base para liberar al Islam de su faceta más dogmática.

“Se trata de releer el Corán inspirados por la razón no por una fe ciega”, dice.

-PREGUNTA: ¿Por qué escribir un libro con un título que parece tan provocativo como “El Kamasutra árabe” referido a una sociedad que en Occidente se vincula con el rigorismo?

-RESPUESTA: Para luchar contra ese estereotipo porque la sexualidad es un aspecto muy importante del Islam. Es una paradoja. Pese a la enorme significación que tiene la sexualidad para los árabes y musulmanes, este aspecto de nuestra sociedad no se ve en Occidente. Me duele la apreciación desastrosa que se tiene en Europa sobre el Islam. Podemos probar que nuestra religión puede progresar y la sexualidad es una forma de hacerlo.

La importancia de la sexualidad está recogida en el Corán y el mismo Profeta (Mahoma) dio ejemplo de cómo practicar el sexo de forma sana y activa. El Islam es incluso más progresista que el cristianismo porque este último sólo asocia el sexo a la procreación. En nuestra religión también resulta básico la reproducción y la tasa de natalidad pero está relacionado con el placer. Cuando comenzó el Islam no se sabía nada sobre la sexualidad y el proceso de fecundación. El placer era el único motivo que llevaba a la fecundación. Cuanto más placer pretendía un hombre más encuentros amorosos protagonizaba y ello llevaba a la fecundación. Por eso el Islam coloca al mismo nivel de importancia ambas etapas: placer y fecundación.

Leer más enEl Mundo
Opiniones (1)
10 de Diciembre de 2016|15:00
2
ERROR
10 de Diciembre de 2016|15:00
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Progresista? tomate la molestia de comprar y leer El Coran,yo lo hice.
    1
En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic