Intentan regular ley regulatoria de prepagas

Esta semana, la Cámara de Diputados se apresta a convertir en ley el proyecto que regula la medicina prepaga, una polémica iniciativa reclamada por la CGT de Hugo Moyano y resistida por las empresas del sector. Según las compañías, de sancionarse la norma, que ya fue aprobada en el Senado con modificaciones, se pondrá en serio riesgo el futuro del servicio privado de salud que utilizan alrededor de 4,5 millones de afiliados. Hay fuerte rechazo de usuarios de prepagas

Esta semana, la Cámara de Diputados se apresta a convertir en ley el proyecto que regula la medicina prepaga, una polémica iniciativa reclamada por la CGT de Hugo Moyano y resistida por las empresas del sector .

Según las compañías, de sancionarse la norma, que ya fue aprobada en el Senado con modificaciones, se pondrá en serio riesgo el futuro del servicio privado de salud que utilizan alrededor de 4,5 millones de afiliados.

"En la próxima sesión este tema se tratará sí o sí", anticipó a LA NACION el jefe del bloque de diputados kirchneristas, Agustín Rossi, en sintonía con los deseos de la Casa Rosada y del propio Moyano, que le reclama al Gobierno medidas concretas para frenar la migración constante de los afiliados de las obras sociales sindicales a las empresas privadas de salud.

La Comisión de Salud y Acción Social de la Cámara baja se reunirá mañana para obtener dictamen del proyecto, con el propósito de que sea tratado en el recinto durante la próxima sesión.

La sanción de esta iniciativa constituiría un primer paso en ese sentido, ya que se imponen severas regulaciones que, según las fuentes del sector, provocarán la quiebra de las empresas privadas prestadoras del seguro de salud .

Desde el sindicalismo, por el contrario, se alienta la rápida aprobación de la ley . "Hace cuatro años que en el Congreso está dando vueltas la reglamentación de las prepagas de salud, que tienen privilegios excepcionales en sus prestaciones. Nosotros queremos discutir la totalidad de la salud", enfatizó el diputado Omar Plaini, uno de los hombres más allegados a Moyano. Las empresas intentaron, hasta ahora en vano, disuadir a los legisladores de no avanzar con la norma, pero no encontraron eco siquiera en las fuerzas opositoras; la mayoría acompañará la iniciativa por considerar imperativa la instrumentación de un marco normativo para un régimen que hoy carece de regulaciones. Sin embargo, la UCR y el Peronismo Federal admiten que será necesario impulsar a posteriori una "ley correctiva" para evitar el colapso del sistema.

Entre los párrafos más controvertidos del proyecto, figura un artículo que propicia que los contratos entre las prepagas y los usuarios no incluyan períodos de carencia o espera para cualquiera de las prestaciones que figuren en el Programa Médico Obligatorio. También consigna que las enfermedades preexistentes no puedan ser utilizadas como criterio para no admitir a un usuario y que el Ministerio de Salud sea el que fije los valores diferenciales que deberán pagar quienes presenten esa clase de enfermedades.

De acuerdo con los empresarios, estas reformas provocará en el futuro cercano un deterioro en las prestaciones, que podría poner en riesgo el futuro del sistema. El nuevo régimen establece, además, lo siguiente:


Obliga a las empresas de medicina prepaga a cubrir planes de cobertura médico-asistencial, el Programa Médico Obligatorio (PMO) y el sistema con prestaciones básicas para personas con discapacidad.


Las prestaciones de las empresas de medicina prepaga no podrán ser inferiores al PMO de las obras sociales sindicales.


Los contratos de prestaciones deben ser autorizados por el Ministerio de Salud, además de que los usuarios pueden rescindir en cualquier momento el contrato celebrado, sin limitación y sin penalidad alguna.


La edad no puede ser tomada como criterio de rechazo de admisión.


Las empresas no pueden rechazar la afiliación de personas con enfermedades preexistentes.


A los mayores de 65 años con al menos diez años de antigüedad en la cobertura no se les puede aumentar la cuota.


Se impondrían mecanismos para que desde el Gobierno se autorice o no el aumento de las cuotas.

El proyecto en cuestión se gestó en la Cámara de Diputados y, durante su debate en el Senado, se incorporaron algunas modificaciones, que serán aceptadas por la cámara originaria.

Los cambios establecen que el órgano de aplicación sea el Ministerio de la Salud, en lugar de la Secretaría de Comercio; se excluyó a mutuales y cooperativas, que ya están reguladas por otro régimen, y se eliminó el artículo 22 que inmovilizaba el 50 por ciento del capital de las empresas en concepto de "reserva técnica" para dedicarlo a instrumentos financieros.

Durante el debate en la Cámara alta, hubo un amplio consenso sobre la necesidad de regular la actividad, pero se produjeron fuertes disidencias en varios artículos. El oficialismo se aferró a un pedido del ministro de Salud, Juan Manzur, para eliminar de los alcances del proyecto a los servicios de medicina prepaga prestados por obras sociales (como OSDE) y por cooperativas y mutuales, ya que estarían alcanzados por otras leyes. "No es cierto que estén regulados por otras leyes. Si queremos garantizar el derecho a la salud y proteger a los usuarios de estos sistemas, tienen que estar todos incluidos", dijo la peronista disidente Sonia Escudero (Salta).

AMAS DE CASA, LA SEMANA PRÓXIMA
El Senado retomará sus sesiones recién la semana próxima. La idea es llevar al recinto el estatuto para el personal doméstico, iniciativa que impulsa el Poder Ejecutivo. El texto que aprobó Diputados sufrirá modificaciones, por lo que regresará en segunda revisión a la Cámara baja.

(fuente: www.lanación.com.ar)
Opiniones (0)
22 de agosto de 2017 | 04:29
1
ERROR
22 de agosto de 2017 | 04:29
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes