Zannini: el nuevo"hombre fuerte" del oficialismo

El secretario Legal y Técnico heredó el espacio de Kirchner en la mesa de decisiones económicas.

La insistencia del Gobierno en nombrar como representante de la Anses en una de las mesas de decisión del Grupo Techint a Axel Kicillof, un teórico del pensamiento económico clásico que hace menos de año y medio fue reclutado por La Cámpora para ocupar la gerencia financiera de Aerolíneas Argentinas, denota una nueva política de designaciones para ocupar vacantes estatales que tiene como uno de sus principales objetivos "fogonear" a potenciales funcionarios que asumirán en la próxima gestión presidencial.

Los nombramientos son decididos por el secretario Legal y Técnico, Carlos Zannini en común acuerdo con la Presidenta Cristina Kirchner, únicos integrantes de la mesa chica del Gobierno desde que Néstor Kirchner falleció.

El poder de Zannini no se explica sólo porque pone la firma. Hasta los funcionarios debilitados por el luto presidencial resaltan su visión estratégica de largo plazo y formación doctrinaria. Hay quienes afirman que Cristina encontró en él una pareja política con más acuerdos que la que tenía con Néstor.

Con los testimonios de funcionarios enrolados en el "ala progresista" del Gobierno, otros del "ala peronista"; y de empresarios que suelen acercarse a la presidencia, PERFIL pudo establecer las características del sistema de decisiones que emergió tras la muerte del ex presidente, fecha en la que nació el eslogan "nunca menos" que caracteriza la nueva etapa y sienta las bases en caso de que Cristina Kirchner acceda a ser reelecta

El funcionamiento del nuevo tablero de control se evidenció con las últimas designaciones en las áreas que controla el Estado, como el Tribunal Fiscal de la Nación, la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC) y el Banco Central. Ocho favorecieron al a la progresista y sólo uno a Julio De Vido, catalogado en el tradicional.

La diferencia se amplía si se observan designaciones que exceden al área económica, como la llegada de Néstor Hortel, cercano a Zannini y el ministro de la Corte, Eugenio Zaffaroni, a la dirección del Servicio Penitenciario Federal, o el reemplazo de un hombre de Hugo Moyano en la gerencia de la Administración de Programas Especiales del Ministerio de Salud, por Manuel Alves con el que Zannini mostró respaldar al titular de esa cartera, Luis Manzur.

Las características de los que ocupan esos puestos, que coinciden con las futuras designaciones, son:

◆Fidelidad absoluta a la Presidenta, certificada por Zannini.

◆ Nula autonomía para tomar decisiones. “Se necesitan soldados”, coincidieron dos fuentes.

◆No tienen experiencia en puestos altos y no necesariamente deben tener experiencia en el área que cubren, como muestra el ingreso como vocal a la Cndc de Santiago Fernández.

◆Pertenecen al “ala progresista”. Eso no significa que tengan tradición en esa porción del espectro ideológico. Son catalogados por el poder político concentrado en esa corriente tanto el ministro de Economía, Amado Boudou, forjado en la conservadora UCeDé y el centro de estudios Cema, como el ex secretario de Hacienda de Santa Cruz en la gestión Kirchner, luego director del Estado en YPF y ahora superintendente de bancos, Santiago Carnero.

“Ya no se respeta el reparto, equilibrado entre sindicatos, peronistas y los que llegaron después, que hacía Néstor”, sintetizó un funcionario preocupado por la continua pérdida de predicamento de De Vido en donde se toman las decisiones. La preocupación es compartida por algunos empresarios.

El secretario de Comercio, Guillermo Moreno, no parece encuadrar en la nueva lógica. Sin embargo, los funcionarios consultados evaluaron que no existe quién lo reemplace. Otro sinceró la precaria definición de los bandos y no descartó que sea ungido progresista. El funcionario demostró cumplir con los otros requisitos: ser soldado, no cuestionar y lealtad.

El próximo miércoles cuando la Anses designe directores en el Banco Macro, se verá la nueva lógica que se ampliará desde diciembre. Jorge Brito, titular del Macro, negocia con el Gobierno los nombres para su nuevo directorio. Lo mismo hacen otros empresarios. Todos hablan con Zannini.

(fuente: www.perfil.com)
Opiniones (0)
16 de diciembre de 2017 | 16:19
1
ERROR
16 de diciembre de 2017 | 16:19
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho