La Plaza San Martín de noche, ¿es tierra de nadie?

La semana pasada, vándalos destrozaron la fuente principal de la plaza San Martín. El “hacer daño por hacer daño” y el descuido sobre ese espacio que tanto dinero le costó al Departamento muestran la desaprensión con que la que miramos la cosa pública.

Fácil es recordar la cantidad de empleados municipales que “custodiaban” la plaza San Martín desde el día de su reinauguración hasta algunos meses después. “No se puede pasar con la bicicleta”, “no apoye las piernas en el banco”, “no pise el césped”, eran algunas de las expresiones que se escuchaba de la boca de los “cuida-plaza”. Como todo lo bueno, no duró mucho.

El miércoles, desconocidos destrozaron todas las luminarias complementadas a los chorros de agua que posee la fuente que rodea a la estatua del General San Martín. Algunas de ellas habían sido “colocadas” nuevamente para simular que estaban sanas, pero la realidad es que no quedó ninguna en pie. Algunas de ellas tienen incluso rotos los vidrios de las lámparas.

“No tengo idea de qué es lo que puede haber pasado, es como si las hubieran agarrado a patadas”, dijo un cuidador de la plaza a Mendiamza.com que prefirió no dar su nombre por “razones laborales”, pero reveló que eso debe haberse producido “en la noche del miércoles, cuando no hay nadie cuidando la plaza”.

Ayer mismo pudimos comprobar cómo empleados municipales trabajaban un domingo a la tarde limpiando el espacio junto con el Paseo Pellegrini. Además de pasar escobas le llamaban la atención a aquellos que tuvieran bicicletas asentadas en las veredas de la plaza para que, o bien las pusieran dentro de las acequias, o que las cruzaran al otro lado de la calle.

Esto también para mantener el buen estado de las baldosas que lamentablemente contrastan con los “te amo” escritos con corrector de tinta sobre todos y cada uno de los asientos de la plaza.

El trabajo de esos empleados parece opacarse en la noche, cuando sucesos como el de la semana pasada dejan al descubierto que hay gente maliciosa y sin escrúpulos que parece no entender que lo que es público también les pertenece, y que en definitiva le están haciendo daño a algo que es suyo; y por otra parte “el mirar para otro lado” de potenciales testigos que no hicieron nada para impedir que hoy la fuente no funcione. Todo esto acompañado de la falta de un sereno.

La realidad es que con total impunidad se destrozó -antes de la concurrencia turística de Semana Santa- un atavío de ese espacio que tanto dinero le costó a San Rafael. Por una parte el salvajismo con el que actuaron estos verdaderos delincuentes y por otro lado el descuido de la plaza que ahora tiene una hermosa fuente… destruida.

Opiniones (0)
18 de octubre de 2017 | 16:37
1
ERROR
18 de octubre de 2017 | 16:37
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
    17 de Octubre de 2017
    "Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México
    La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes
    11 de Octubre de 2017
    La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes