Un proceso que fortalece al Justicialismo

Terminó el sainete que "enroscó" a los hermanos Félix contra el sector de Cazabán en la selección de candidatos. Varias conjeturas permiten ensayar un análisis de perspectiva para la proyección de ambos sectores.

El proceso interno del justicialismo mendocino sigue quemando etapas, pero todavía no puede decirse que esté definitivamente cerrado. Después de las arduas negociaciones que siguieron al anuncio de la fórmula Pérez-Ciurca, se desató la fase de elaboración de listas que tuvo una intensidad tal que, más allá de las innumerables idas y venidas propias de la evolución del trabajo, produjo una situación que era impensable para el justicialismo dos años atrás. La discusión tuvo la intensidad propia de los que sienten que pueden ganar.

El día de cierre era el lunes al mediodía, pero todos los justicialistas sabían que en realidad ese no era el punto de cierre, sino el de largada para las discusiones, que efectivamente comenzaron allí y después de dos largas jornadas y de una casi infinita cadena de postergaciones, terminó el miércoles en la noche, cerca de las 22:00 con el anuncio en conferencia de prensa por parte de Pérez y Ciurca de los nombres de los candidatos oficialistas.

El tema es importante para los sanrafaelinos, porque la razón de tantas postergaciones estuvo dada por la fragorosa batalla que libraron los hermanos Félix contra Alejandro Cazabán para imponer sus nombres en las listas. Más allá de que seguramente las posiciones ya están cerradas para evitar la tan mentada interna en San Rafael entre ambos sectores, formalmente la serie todavía está abierta y con listas presentadas por parte de los dos bandos, a los que se les suma el sector de Sancho, que también ha formalizado sus postulaciones en todo el ámbito provincial.

Las listas

Emir y Omar Félix consiguieron imponer sus listas con Emir como candidato, postulándose por primera vez en la intendencia, aunque éste será el tercer mandato de los hermanos Félix en la Municipalidad sanrafaelina.

Mauricio Sat y Cristina Da Dalt encabezarán la lista de concejales, Cristian González, Secretario de Obras de Juan Carlos de Paolo en Alvear, acompañado por Raúl Guerra irán en Diputados, mientras que Javier Cófano y Silvia Calvi, concejal de Malargüe que responde a Juan Agulles, en Senadores. En esa grilla no hay lugar para los nombres de Cazabán, apenas un lejano tercer puesto en la lista de diputados para Tania Contreras, una mujer cercana al Secretario de la Gobernación.

Por el lado de Cazabán, se postula a Raúl Garavaglia para la intendencia, Juan Ruti y Santiago Rentería para las concejalías, Luis Orbelli en diputados y Vicente Emilio Russo en Senadores, entre los notables de esa lista.

Por el lado de Sancho, los candidatos serán el Ing, Felipe Genovese, un hombre de claro perfil técnico, que será acompañado por Estela “Coqui” Catalán en la lista de concejales seguida por Norma Cabrera, quien actualmente es la Directora del Centro Polivalente de Arte. En Diputados, la lista tendrá a Juan Zigliotto y Mario Estevan, al tiempo que la lista de Senadores está reservada para hombres de General Alvear.

El punto es que, al momento de escribir esta nota, el proceso está abierto, y más allá de que la lógica indica que en San Rafael, habrá sólo dos listas, la de Félix y la de Sancho, las conjeturas corren a la orden del día, mientras transcurre el período de tachas e impugnaciones.

El proceso

El análisis del proceso muestra que ha habido movimientos muy interesantes en la vida interna del partido, que a nivel provincial, después de la hecatombe electoral del 2009, estaba reducido a su mínima expresión y hoy muestra una energía y un volumen que lo transforma en serio candidato a ganar en octubre, máxime cuando desde la oposición no se consigue estructurar una propuesta clara y contundente, desarrollando los opositores un proceso muy parecido al que describimos del justicialismo, pero con una diferencia sustancial.

Los justicialistas definen. Discuten, pelean, postergan, avanzan y retroceden, pero llega un punto en el que aparecen los nombres, se termina la discusión y se encolumnan en la militancia. Los radicales no muestran la misma capacidad, al menos hasta hoy, y los demócratas languidecen en una escasez de liderazgos que los tiene al borde del raquitismo político.

En cuanto al desarrollo de los sectores internos del justicialismo, es evidente que los hermanos Félix se consolidan territorialmente y crecen ganando espacios en la provincia, con un proyecto que desde que comenzó, está en continua expansión; lenta, pero sistemáticamente. La candidatura de Ricardo Petignano encabezando la lista de diputados del tercer distrito lo demuestra.

No menos evidente es que la fuerza del sector de Cazabán se ha hecho sentir, aunque no todavía con la energía suficiente como para ganar espacios en San Rafael, pero sí al menos como para entrar en la discusión. Su lista está presentada, aunque como explicamos más arriba, todo parece indicar que más que la intención de ir a la pelea, lo que buscan es conseguir una instancia de diálogo que les permita conseguir algunas posiciones. “Un legislador y dos concejales sería un buen arreglo”, dijo en estricto off the record, un referente cercano al sector.

Lo de Sancho es algo que no le vendría mal al partido, porque más allá de que todo indica que no tienen muchas perspectivas de imponerse al sector oficialista, una interna contra el ex Supertinendente de Irrigación le permitiría a Pérez legitimarse, imponiéndose a un candidato que es “más claro que el agua”, mientras se mantiene viva a la militancia, y a través de la publicidad, se puede ayudar a instalar la fórmula Pérez-Ciurca en la opinión pública.

Ni ganador ni perdedor: Artífice

Por su puesto que el lector podrá sacar sus conclusiones y ensayar conjeturas para saber quién ganó y quién perdió en este desarrollo; pero por encima de eso, lo que no se puede obviar, es el rol que Alejandro Cazabán ha tenido en el mismo.

No se puede decir que Cazabán haya ganado aquí, pero tampoco es un perdedor. Su papel ha sido más bien el de un artífice; porque sin él y su resistido perfil, probablemente todo esto no hubiera ocurrido. Seguramente no del mismo modo.

Su determinación para ponerse al hombro el gobierno después de los aciagos días del 2009 y luego la decisión de bajar al terreno de la pelea, proponiéndose él mismo como candidato, generó toda esta revulsión que terminará definitivamente cuando caduque el plazo para las tachas e impugnaciones. No por casualidad, Francisco Pérez lo eligió a él para que comande la campaña hasta octubre, dando una clara señal de que el candidato comparte esta interpretación.

Claro que mientras tanto, su contundente y enérgica línea de acción, dejó muchos heridos y ardientes resquemores, que terminaron volviéndose en su contra y justificando, quizás, su desestimación como candidato. Un viejo luchador de estas batallas dijo en Mendoza que Cazabán "no era el mejor candidato, pero hubiera sido el mejor gobernador", dando una idea de la impresión que deja su gestión y el perfil de su personalidad entre algunos justicialistas.

Por eso quienes saben leer la política en sus raíces más profundas, creen que el justicialismo mendocino le debe algo de este presente al Secretario de la Gobernación.

Por supuesto que la recíproca también está vigente, y habrá que ver cómo se saldan esas cuentas, si es que algún día eso ocurre.  

Finalmente, y por lo explicado más arriba, todas estas circunstancias no hacen otra cosa más que enriquecer y fortalecer al justicialismo mendocino, mientras se recorre el camino que lleva al 23 de octubre. 

Opiniones (1)
19 de agosto de 2017 | 19:45
2
ERROR
19 de agosto de 2017 | 19:45
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Los felix van por el cuarto mandato.No debemos olvidar el mandato de Chafi Felix durante la dictadura.
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial