Piden investigar quién pagó el viaje a Sudáfrica de los Moyano

El abogado Ricardo Monner Sans solicitó también a la justicia saber quien financió los otros gastos

El abogado Ricardo Monner Sans sumó la investigación publicada ayer por Clarín a la causa judicial que busca saber si la recolectora de residuos Covelia, Hugo Moyano, o los miembros de su entorno, participaron de alguna maniobra de lavado de dinero. El artículo de este diario reveló que el 8 de junio pasado, el secretario general de Camioneros, Pablo Moyano, junto a su hermano Facundo, gremialista de los peajes, viajaron a Sudáfrica en el mismo avión que directivos de Covelia. También compartieron hotel y platea.

Tanto Covelia como su titular, Ricardo Rubén Depresbiteris, y los sindicalistas Hugo y Pablo Moyano, aparecen mencionados en un exhorto suizo que pidió información sobre ellos en causas judiciales argentinas. Ese pedido cayó en el juzgado de Norberto Oyarbide quien pidió algunas aclaraciones para proceder. Con ese antecedente, Monner Sans se presentó a la justicia para pedir que se investiguen los hechos consignados por la justicia suiza.

Ayer, el abogado volvió a Tribunales para aportar la información expuesta por Clarín y pedir una serie de medidas que ahora serán analizadas por el fiscal Carlos Rívolo quien ya recibió desde el despacho de Lijo, el escrito de Monner Sans.

El abogado quiere que la justicia averigüe quién pagó el vuelo de Pablo y Facundo Moyano y quién financió los costos de hotel y entradas al Mundial que, según las ofertas que promovían las agencias de turismo, llegaban hasta 9.400 dólares por un cuatro estrellas y acceso a tres partidos. Monner Sans propone también que se investigue qué empresa comercializó el vuelo que distribuyó sus asientos entre pasajeros que se pagaron su viaje, con otros invitados por cortesía de algunas compañías importantes como American Express y Alto Palermo.

El artículo publicado ayer consignó también que en ese charter sin escalas a Johannesburgo viajaba Patricio Farcuh, accionista mayoritario de Guía Laboral, una firma que provee trabajadores tercerizados y que cuenta con el aval de los Moyano a la hora de ofrecer sus servicios a las empresas. Su crecimiento es innegable: logró multiplicar sus empleados pasando de 1.599 en el 2008 a 9.544 en 2009. Monner Sans pide que se investigue también la evolución de esta compañía.

La causa judicial que lleva adelante el juez Lijo se abrió en marzo y ya cuenta con algunas medidas concretas. A pedido del fiscal Gerardo Pollicita -que reemplazó temporariamente a Rívolo en marzo- se solicitaron informes a la Unidad de Información Financiera (UIF) sobre la existencia o no de Reportes de Operaciones Sospechosas (ROS) a nombre de Covelia, Depresbiteris y su mujer, de los Moyano, de la Obra Social de Camioneros, entre otros sujetos vinculados.

Ahora Rívolo analiza qué otras medidas tomar antes de decidir si impulsa o no la acción penal en este caso. El exhorto suizo se generó a partir del bloqueo de casi dos millones de dólares en una cuenta de Depresbiteris. En un trabajo preliminar, la fiscal de ese país vinculó al empresario con los Moyano a partir de información periodística y quiso saber si estaban siendo investigados. En ese momento, el titular de la CGT dijo que no tenía “un carajo que ver con Covelia”. Ahora se sabe que sus hijos volaron con directivos de esa empresa al Mundial.

(fuente: www.clarin.com)
Opiniones (0)
17 de agosto de 2017 | 14:11
1
ERROR
17 de agosto de 2017 | 14:11
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial