Deportes

Barcelona Real Madrid: el partido de los 1.000 millones

El clásico entre el Real Madrid y el Barça es algo más que eso: el partido de más de 1.000 millones de euros. Ambos equipos juntos tienen de presupuesto casi 900 millones, a lo que hay que sumarle sueldos de los futbolistas, contratos de imagen, apuestas... ¿Cuánto dinero mueve un clásico?

Los bares se llenan, aumenta la venta de cervezas, y las apuestas mueven millones de euros. No hay más que recordar el poder económico que tuvo la Eurocopa.

O más recientemente, el Mundial de Fútbol. Los aficionados tiran la casa por la ventana con motivo de los clásicos, pero los equipos también se gastan grandes cifras a lo largo del año: fichajes, construcción y mejora de las instalaciones, compra y recompra de derechos... Un estudio del año pasado reveló que si la Liga española fuese una empresa, estaría quebrada en dos años y atribuía la culpa a los sueldos de los jugadores. El presupuesto del Real Madrid para la actual temporada es de 450 millones de euros, la mayor de la historia. Esto es posible por los 442 millones que ingresó el equipo el año pasado y por la reducción de la deuda neta un 25% (82 millones), aunque el Real Madrid sigue teniendo una deuda de 245 millones de euros (a 30 de junio de 2010). por su parte, el FC Barcelona cerró el pasado curso con un balance negativo de 71,1 millones de euros: más gastos y menos ingresos es lo que explica este agujero. Y su deuda neta es la mayor de su historia: más de 400 millones de euros.

¿Quién dijo crisis?

Los aficionados lo tienen claro: para el fútbol (o mejor dicho, para este tipo de partidos), no hay crisis. Como nos ha confesado un madridista a la Cadena SER: "Me da igual el dinero, por el Madrid lo que sea". Y otra versión diferente: "La gente siempre sale a tomarse la cervecita y ver el fútbol, aunque estemos en crisis". Una vez en los aledaños del estadio, del bar o del lugar donde los aficionados se concentren a ver el partido, la crisis no existe. El precio de las entradas varía: de 200, 300 y hasta 600 en la reventa. Cada uno se gasta lo que quiere (y lo que puede). Un brasileño nos enseñó su entrada para un palco VIP: 1.180 euros. Más el vuelo desde Brasil (unos 4.000), el hotel, gastos en "buen vino", copas... Porque eso sí: el alcohol nunca falta.

Los bares se llenan: Emilio Gallego, de la Federación Española de Hostelería, explica que los partidos de fútbol son los elementos de más gancho para los establecimientos. Y cifra en un incremento de un 20 ó un 30% la afluencia y consumo en los bares cuando hay fútbol (en concreto, un clásico) con respecto a un día normal. Pero hay mucha diferencia si el partido es en abierto o no: si se puede ver directamente en casa, se nota una menor incidencia en los bares, pero en general, a la gente le gusta salir y celebrar en los bares los goles de su equipo. Y todo repercute positivamente en la economía española: "A ver si de una vez por todas podemos remontar, nos agarramos a un clavo ardiendo". Los hosteleros esperan hacer un balance positivo al final del carrusel de clásicos y poder enganchar con la Semana Santa y la temporada de celebraciones primero, y después, con el verano, ya que se prevé que sea un buen año turístico.

Millones de euros en apuestas

Grandes partidos como una final de Mundial o de la Eurocopa pueden mover unos 40 millones de dólares, si sumamos todos los mercados disponibles. El clásico del sábado (el primero del carrusel de clásicos), se quedó en la nada despreciable cifra de 25-30 millones en cuanto a flujo de apuestas.

Con respecto a un partido normal de Liga, entre dos equipos que no sean el Barça ni el Real Madrid, las casas de apuestas, como Betfair, aseguran que se apuesta en torno a un 75% más. Y comparado con un partido entre Barça o Real Madrid contra un equipo de mitad de la tabla, se juega el doble de dinero. Esa es la diferencia entre un clásico y un partido "normal". Pero hay partidos que mueven más dinero que un clásico como el de esta noche de Copa del Rey: los de Champions. Aunque si nos limitamos a España, "no hay ningún evento que, a nivel de apuestas, se pueda acercar, ni de lejos, a un Barça-Madrid. Un clásico es lo más". Eso asegura Xavier Ojer, responsable de comunicación de BetFair España.

Apuestas curiosas

La casa de apuestas William Hill ha aceptado una apuesta desde Inglaterra para la final de esta noche: 20.000 euros a que gana el FC Barcelona. Si el apostante acierta su pronóstico, se llevará 39.000 euros. Es, como ha asegurado la casa de apuestas a la SER, la apuesta más elevada que han recibido para cualquiera de los clásicos. Pero hay apuestas más curiosas: si Mourinho fuera expulsado durante partido se paga a 34 euros por euro apostado, que Cristiano Ronaldo marque de falta se paga a 3,75 a 1; que se termine a penaltis, 13 a 1 ambos equipos, que el Barça gane el triplete 3,25 a 1 y que el Real Madrid lo gane, a 51 euros por euro apostado porque "la Liga está un poco más lejos para el Real Madrid", nos explican desde William Hill.

Todo esto, y mucho más, es lo que mueve un clásico. ¿Deporte o negocio? Lo que está claro es que el dinero no da los goles: que gane el mejor.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
4 de Diciembre de 2016|13:34
1
ERROR
4 de Diciembre de 2016|13:34
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016