Diez engaños científicos que manipularon la historia

Con tal de adquirir fama y prestigio, algunos investigadores dejan a un lado la ética con resultados de estudios que son producto de su imaginación. En esta nota te presentamos diez fraudes cometidos por los hombres encargados de llevar la ciencia y la luz al resto del mundo.

En desafiocientificoytecnologico.blogspot.com se define al fraude científico como aquellos resultados engañosos obtenidos a través de desviaciones en el método científico utilizado y de las normas éticas que rigen a estas actividades. Su fin: intentar engañar a determinado público.

El mismo sitio señala que los engaños más comunes que podemos encontrar en el campo de la investigación son: la fabricación y maquillaje de datos, la falsificación de resultados y el plagio.

Con base en estos tres puntos, quo.es enlistó diez fraudes cometidos por los hombres encargados de llevar la ciencia y la luz al resto del mundo.

El hombre de Piltdown. Tratando de imitar los pasos de Charles Darwin y su teoría de la evolución, un geólogo de nombre Charles Dawson, realizó trabajos en Piltdown, Inglaterra y según él,  ahí halló el cráneo del considerado "eslabón perdido", en la cadena de evolución entre el mono y el hombre.

A éste se le denominó el hombre de Piltdown. Después de someterlo a diversos estudios se descubrió que en realidad era el cráneo de un hombre de la era actual que había sido moldeado y pulido para que se asemejara al del animal.



La vacuna que provocaba autismo
. En 1998, un grupo de científicos ingleses publicaron en la revista The Lancet un artículo en el cual, decían que la vacuna triple viral podía ser la causante de que determinado número de menores fueran autistas.

Esta afirmación causó tal pánico en los padres, los cuales decidieron no aplicarla a sus hijos por el peligro que esta representaba.

Tiempo después, se descubrió que uno de esos investigadores lo había sobornado una asociación de niños especializada en esta enfermedad, pues querían demandar al laboratorio que la producía y necesitaban una prueba de peso para ir a juicio.

Mentiras en varias publicaciones de ciencia. La teoría dice que antes de poder sacar a la luz un artículo, un grupo de editores, con base en ciertas fuentes, aprueban o no el que esta sea publicada.

Sin embargo, las revistas Science y Nature no siguieron este paso y el físico Jan Hendrik escribió más de 80 artículos de cosas inventadas o con información falsa. Lo mismo sucedió con Alan Sokal, quien en 1996, publicó en Social Text, contenido totalmente sacado de su imaginación que carecía de sentido.



Fusión. Según los científicos Stanley Pons y Martin Fleischmann habían creado un sistema llamado Fusión, el cual era un aparato de bajo costo que producía energía nuclear.

La revista Time, incluso, lo llevó a portada, a pesar de que sus creadores no querían que su idea fuera pirateada. Muchos intentaron reproducir este sistema, pero nadie obtuvo los resultados que tanto se dijeron.



Relación genética entre palestinos y judíos y la existencia Real de Dios. Antonio Arnaiz Villena, encargado del área de Inmunología de un hospital de Madrid, escribió para Human Immunology un texto en el cual, afirmaba que los palestinos guardan una correspondencia genética con los judíos.

Otro español, Baltasar Rodríguez Salinas, aseguró que por medio de una fórmula matemática podía comprobar la existencia de Dios. Un examen riguroso a dicho artículo comprobó que toda esa teoría era producto de una mente muy creativa.


Clonación de seres humanos. El mundo se revolucionó cuando en 2004, Hwang Woo-suk afirmó en una revista, haber clonado células humanas. Al año siguiente, se comprobó que sus reportes se basaban en datos inventados , por lo que el científico pasó dos años en la cárcel.



El eslabón entre aves y dinosaurios. National Geographic publicó en una de sus portadas el archaeoraptor liaoningensis, el eslabón perdido entre dinosaurios y animales alados.

El fósil fue hallado en China y en él se podía distinguir a un ser con alas y cola de reptil. Poco después se comprobó que en realidad se trataba de un Microraptor zhaoianus, al cual se le agregaron partes de algún otro fósil.

El fraude de Kammerer. El biólogo Paul Kammemer aseguraba que los animales heredaban a sus descendientes las habilidades y conductas adquiridas. Quiso demostrarlo en un experimento con sapos, los cuales, al momento de aparearse, sacaban unas pequeñas espinas de sus patas para poder agarrar de mejor manera a las hembras.

Kingsley Nobel descubrió que Kammerer había inyectado tinta a estos reptiles y por lo tanto, su descubrimiento fue un engaño. Kammemer no pudo resistir el escándalo y decidió quitarse la vida.



La patente del Sida. Esta enfermedad siempre está rodeada de polémica. Robert Gallo, científico del National Cancer Institute, se autoproclamó el pionero en las investigaciones de este mal.

Por otro lado, un doctor parisino de nombre Luc Montagnier dijo ser el padre de su descubrimiento. Se desató una guerra entre ambos personajes, que culminó en el descubrimiento de pruebas falsas, contaminadas y manipuladas por ambos bandos.



El elemento 118. En algún momento, la revista New Scientist sacó un artículo en el cual se hablaba del descubrimiento del elemento 118, el átomo más pesado que se conocía hasta ese momento.

Muchos científicos se basaron en el escrito para intentar su reproducción, pero todos los intentos fracasaron. Al final se descubrió que uno de los supuestos "investigadores" del tema falseó información.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó8/10
Opiniones (0)
3 de Diciembre de 2016|01:43
1
ERROR
3 de Diciembre de 2016|01:43
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016