Fue asaltada una veterinaria de la Quinta Sección en la que trabaja la hija de Julio Cobos

María Eugenia Cobos se encontraba en el local cuando ingresaron dos sujetos que no apuntaron a ninguna de las víctimas pero uno de ellos mostró que tenía un arma en la cintura. Los delincuentes no sabían que allí estaba la hija del Vicepresidente. La custodia de su padre se presentó en la veterinaria al enterarse del robo.

En la tarde de este lunes dos sujetos, uno de ellos armados, llegaron a la veterinaria ubicada en Paso de los Andes casi Arístides Villanueva, de Capital. Allí trabaja María Eugenia Cobos, hija del Vicepresidente de la Nación. Primero asaltaron a dos proveedores que estaban en la puerta y luego a quienes estaban en el interior del local. Los ladrones no sabían que se trataba de la hija del ex gobernador mendocino.

Alrededor de las 19.15 de este lunes los delincuentes, que se desconoce si estaban a pie o en un vehículo, sorprendieron a un proveedor que estaba descargando alimentos para animales en la puerta de Vetcuyo. La veterinaria posee un sistema de puerta y luego una reja que se abre desde adentro con un pulsor. Como este hombre estaba entregando mercaderías, ambas puertas estaban abiertas.

"Esto es un asalto", le dijo a esta primera uno de los asaltantes y se levantó un suéter para mostrarle que en el cinturón llevaba un arma de fuego. Allí en la calle le sustrajo $500 y le ordenó que ingresara la veterinaria. Entró junto con los delincuentes.

Adentro había cuatro personas, una de ellas María Eugenia Cobos, quien es veterinaria y trabaja en Vetcuyo. En el interior, los maleantes no sacaron sus armas; el mismo que afuera exhibió el arma lo hizo del mismo modo adentro.

"Todos hacia un costado", exigió uno de los delincuentes y los veterinarios obedecieron. Uno fue hacia la caja y sacó uno $600 de la recaudación, según indicó una alta fuente policial. Luego, los ladrones escaparon.

MDZ se enteró 15 minutos después de ocurrido el asalto, chequeó todo y publicó la nota pocos minutos después. Al arribar al lugar, ya estaba la custodia del vicepresidente de la Nación, Julio Cobos, en el lugar.

Trascendió que el dueño o encargado de la veterinaria no quería hacer la denuncia, cuando fue la Policía y pretendía, justamente porque estaba la hija de Cobos, que pasara desapercibido.

Sin embargo, alrededor de las 8.05 MDZ accedió al interior de la veterinaria y reitaron lo mismo, que no querían que apareciera publicado nada sobre el asalto. Ya era tarde, el hecho había sido anticipado en primicia por este medio y la Unidad Fiscal de Capital actuó de oficio aunque no hayan hecho la denuncia.

Media hora después, comenzaron a arribar al lugar periodistas. Los custodios del Vicepresidente comenzaron a ponerse nerviosos porque a María Eugenia Cobos había que sacarla tarde o temprano.

Finalmente tomaron la decisión de subirla al Toyota Corola, de color blanco, que utiliza la custodia, dejarse fotografiar, y partir hasta su casa de la Sexta Sección.

Durante el asalto a nadie golpearon ni maltrataron. De los delincuentes no hay ni noticias, pero sin dudas cuando se enteren que asaltaron un negocio donde estaba la hija del vicepresidente de la Nación, Julio Cobos, sufrirán un dolor de cabeza.

Opiniones (0)
17 de agosto de 2017 | 18:37
1
ERROR
17 de agosto de 2017 | 18:37
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial