Quien hizo caer a Cazabán y subir a Paco Pérez: la trama de la historia

La trama del desenlace de la interna peronista aún está en un cono de sombras. La explicación parece estar en la misma historia de la gestión de Jaque y del modo en que se ejerció el poder político hacia dentro del Gobierno.

¿Cómo fue que ocurrió? Qué hizo que Alejandro Cazabán terminara fuera de pista en la carrera preliminar para quedarse con la candidatura a gobernador por el justicialismo local.

Una explicación la ensayó un antiguo conocido del Chiqui que hoy no participa de la política partidaria: "Hay dos motivos que promueven a ser candidato. Porque tenés sustento territorial o porque te quieren. Él (por Cazabán) ha despreciado siempre la construcción territorial y eso le ha terminado costando caro".

Este ejercicio revisionista resulta útil para comprender qué pasó en la Casa de Gobierno en estos últimos tres años y medio. Hace un mes llegaron algunos datos que marcaban una pista de cómo finalmente se definiría la candidatura a gobernador que lo tenía al jefe de gabinete lanzado como casi candidato a gobernador cantado.

Los desprevenidos que desorbitaron sus ojos al anoticiarse de la candidatura del ministro de Infraestructura Francisco Paco Pérez deberían saber que esto, aunque parezca increíble tiene origen en el mismo inicio del gobierno de Celso Jaque. Así lo aceptan los cronistas orales oficiales que tienen presente aquellos tiempos de la incipiente gestión justicialista. Todos recuerdan cuando Jaque desembarcó a su despacho rodeado del grupo de asesores que lo acompañó durante su estadía en el Senado de la Nación.

Allá por el lejano diciembre de 2007

Ese grupo de jóvenes se vincularon con el gobernador como integrantes de la Fundación Contemporánea que lideraba el mendocino Simón Bestani, aunque luego se desvincularon de esa organización y permanecieron junto al mandatario.

En el equipo de colaboradores foráneos se destacaban Diego Bossio y Rodrigo Ruete. Durante el primer año de gobierno trascendieron los primeros chispazos en el seno del gobierno y la personalidad de Cazabán comenzó a marcar el paso en el cuarto piso del Palacio gubernamental.

Bossio que ocupó el cargo de subsecretario de Gestión Público fue el quien  redacto y supervisó los primeros discursos del malargüino. Bossio, joven ambicioso fue el primero en chocar con Cazabán. Cuentan que el secretario General de la Gobernación finalmente hizo sentir su rigor diario y la relación se rompió porque Bossio se mostró como quien más resistía el rígido sistema de Cazabán.

Aquella pulseada duró un año y quien resulto vencedor fue Cazabán. En febrero de 2009 Bossio regresó a Buenos Aires para formar parte del directorio del Banco Hipotecario de la Nación. Bossio ya tenía sus lazos con el poder kirchnerista (su esposa es una antigua colaboradora de Cristina Fernández) y su ascenso fue vertiginoso desde el Hipotecario en julio de 2009 saltó a la titularidad de la Anses la caja financiadora del Gobierno central.

Bossio también mantuvo su relación con Jaque y lo reconoce como el iniciador de su trayectoria, lo que lo hace un "agradecido" de su pasado y por lo tanto una voz influyente para el mismo gobernador cuando necesita semblantear el clima en el Olimpo K. Tanto es así que Bossio se ha consolidado como uno de los 10 funcionarios con más poder de llegada y ha sido el mismo Jaque que en tiempos ásperos con la Nación ha mantenido a Bossio como puente de llegada a la Casa Rosada. Pero así como Bossio no se olvida de Jaque para bien del gobernador, aseguran en las adyacencias del despacho gubernamental, no se olvidó de Cazabán pero para mal del jefe de gabinete.

Gestar, el contacto con el Chueco

El ascenso de joven funcionario también se dio en el armado político partidario kirchnerista. Actualmente Bossio es el director general del Instituto Gestar una invención de Néstor Kirchner que es presidido por el gobernador sanjuanino José Luis Gioja.

La frase inspiradora de Gestar es: “Mejores dirigentes, más justicia social” En realidad, remarcan desde Buenos Aires, es que Gestar lo maneja Bossio junto a quien lo secunda como director ejecutivo: Mauricio Mazzón, hijo del operador nacional Juan Carlos Chueco Mazzón. Por lo que garantizan que en realidad Bossio y Mazzón padre comparten la directriz de esa entidad kirchnerista. Lo cierto es que Bossio y Mauricio Mazzón son amigos y es en esa relación donde se fundan las ideas que muchas veces terminan en decisiones políticas.

En Barrio Cívico entienden que detrás de la frustrada carrera a la gobernación de Cazabán está Bossio que tiene llegada directa a Juan Carlos Mazzón. “Fue él quien promovió la idea ‘Cazabán no pasa’ y lo inoculó al Chueco”, certifican heridos y beneficiados de la resolución que dejo a Paco Péres como candidato de la mayoría del PJ. El argumento se sostiene porque el Chueco no impuso ningún candidato propio como podría haber sido un intendente azul, aunque hay que admitir que el único candidateable de su sector, Adolfo Bermejo se bajó antes de subirse. Pero también los informantes azules remarcan que Bermejo al momento de desistir de una candidatura les mandó un mensaje directo a Jaque y a Cazaban: “Yo me bajo pero ninguno de ustedes tampoco será candidato a nada”.

Mientras esto ocurría en el Gobierno ya se habían establecidos los bandos a favor de Cazabán, de Pérez y/o Raul Mercau. El ministro de Producción para ese tiempo advirtió -un mes antes del desenlace- que él y Pérez articulaban para que alguno de los dos terminara posicionado. La traducción de esos dichos de Mercau en realidad fue resistir la embestida de la campaña de Cazabán y apostar a la movida que se motorizaba desde la Capital Federal contra la avasallante marcha del jefe de gabinete.

Perruco, el contacto con el cuarto piso

La operación dio resultado dicen los doloridos colaboradores de Cazabán. La acción de jefe de asesores Raúl Perruco Leiva hizo el resto. El sanjuanino antiguo amigo de Jaque no se llevó bien con Bossio mientras el funcionario nacional trabajó en Mendoza. Pero luego construyeron un vínculo político que aceitó las bisagras para mover a buena parte del gabinete de ministros que había sentido el chicote de Cazabán a encolumnarse detrás de la candidatura de Paco Pérez.

La lista la integran Mario Adaro, Luis Bóhm, Héctor Rasso (delegado de la Anses en Mendoza) y hasta articularon con el titular de la Osep Marcelo Costa que aspira a quedarse con la candidatura a intendente de Godoy Cruz. 

Es decir, la trama para que Cazabán no pasara como candidato se "gestó" en Buenos Aires, más precisamente en Gestar,  y el motivo quizá esté, no en su capacidad de gobernar, sino en su rígida forma de aplicar el poder administrador y político hacia el seno del gobierno.

Esa es la conclusión a la que llegan los críticos de Cazabán más allá de que le recuerdan al poderoso funcionario que no le ha ido bien cada vez que ha aspirado a un cargo electivo (intentó ser candidato a legislador en 1997 sin lograrlo, después fue candidato a segundo senador del cuarto distrito y no le alcanzó y en 2003 directamente fue vetado en la discusión interna) 

Aunque en este último tramo hay que decir a favor de Cazabán que fue él quien animó la discusión interna del PJ. Y fue leal a Jaque a quien reubicó en la mesa de decisiones aunque al final el mandatario tuvo que "sacrificarlo" y poner a quien consideraba un muleto por recomendación de Bossio. O dicho de otro modo Paco Pérez es un emergente del resentimiento hacia Cazabán. O sea Paco parece haber sido el candidato hijo del rigor que ha aplicado el jefe de gabinete. 

Ahora a un día del cierre de listas los informantes oficialistas puntualizan que Jaque -además de sostener sus aspiraciones a ser candidato a diputado nacional- a pedido reserva de casilleros para dos funcionarios de confianza. Pero en especial el gobernador quiere promover a la Legislatura provincial a su actual secretario privado, el siempre discreto, Matías Stevanato.
Opiniones (0)
18 de agosto de 2017 | 23:10
1
ERROR
18 de agosto de 2017 | 23:10
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial