Veganismo: bastante más que comida sana

Este movimiento, creado en 1944, genera tantos adeptos como detractores. Es una filosofía y una forma de vida que excluye todas las formas de explotación y crueldad hacia los animales usados para alimentos, ropa o para cualquier otro fin. Leonardo da Vinci, Prince y Angelina Jolie fueron y son algunos seguidores de esta tendencia. Conocé algunos de sus principios y contanos qué te parece.

¿Qué es el veganismo?

Tomemos la definición que da la Vegan Society de Inglaterra, país donde naciera este movimiento en 1944: "Es una filosofía y una forma de vida que tiene por objeto excluir -tan lejos como esto sea posible y práctico- todas las formas de explotación y crueldad hacia los animales usados para alimentos, ropa o para cualquier otro fin; y por extensión, promueve el desarrollo y la utilización de alternativas que estén libres del uso de animales en beneficio de los seres humanos, de los animales y del medio ambiente".


Algunos adherentes

Entre quienes abrazaron o abrazan esta forma de ver y vivir la vida, se recuerda a Leonardo da Vinci; Robin Gibb, uno de los fundadores de los Bee Gees; Casey Affeck; Peter Bogdanovich; Daryl Hannah; Tobey Maguire; el cantante Prince; y hasta Angelina Jolie, que entra y sale periódicamente de este enfoque, entre muchísimos otros. Ah, y también Adolf Hitler.

Reflexiones

"Hay que ser feliz con lo que se come".

"No hay que pensar en uno como individuo sino como parte de un todo. Hay un momento en que se concluye que no hace falta matar para vivir".

"¿Y qué piensan y sienten los vegetales? La función de los vegetales es alimentar a otros, porque se alimentan a sí mismos. En definitiva, todas las proteínas siempre tienen un origen vegetal".

La parte polémica suele surgir aquí: los veganos sostienen que el hombre no está mental ni emocionalmente preparado para cazar.

Muchos confiesan que llegaron a esta forma de vivir y alimentarse cuestionando lo que el medio que los rodeaba les ofrecía, y pensaron en buscar alimentos que enriquecieran sus almas. Creen que estamos condicionados en el comer por la memoria, cuando deberíamos entender que lo que comemos tiene más que ver con el espíritu que con el cuerpo.

El veganismo se maneja mucho con el concepto del yin y yan, presente en todo lo que tenga que ver con el orientalismo. Esos opuestos, que en realidad se complementan, también se completan entre sí. Así, por ejemplo, el arroz hecho como risotto es yan porque precisa poca agua. El arroz común es yin porque se hace nadando en el agua.

Comida

Para los veganos, la comida transcurre, respetando una proporción áulica: 60% de cereales (arroz, por ejemplo), 30% de vegetales y 10% de proteínas (porotos negros, por ejemplo). Todo preparado de una manera, en general, no frecuente para nuestros hábitos más difundidos, pero con una presencia de sabores y texturas sumamente interesantes, que no se puede decir que sean solamente aceptables, sino que además son ricos, como es el caso de la mayonesa de zanahoria, sin agregado de huevos.

Parece ser que en la escala de sabores, a la que hasta hace poco se había llegado a cinco incorporando el umami, el vegetariano agrega un sexto, que es el que presenta la proteína animal que, según parece, su presencia es detectada de inmediato en el paladar habituado a excluirla de su dieta.

Zapatos y zapatillas veganos, NAE -No Animal Explotation-.

Datos de color

Algunos veganos recomiendan comer pan de centeno porque es mágico para el aparato circulatorio, con aptitud para reforzar las paredes arteriales. Se puede preparar una pizza con la harina de porotos que se usa para el denominado pan esenio, que es a base de brotes de porotos triturados.

Dicen que consumimos mal el choclo cuando lo comemos simplemente hervido, porque a los 100ºC no libera su complejo de vitamina B; pero los indios lo cuecen entre las brasas y logran que pase los 200ºC necesarios para lograr esto. Sí, parece, es excelente comer la polenta hecha con harina de maíz que no esté precocida, es decir, que conviene que se haga en los 20' que manda la ortodoxia, y para ellos, obviamente, sin leche ni manteca ni nada de esto.

El vegano occidental, por lo general come más vegetales que cereales, exactamente al revés de lo que lo hacen los orientales.

Recomiendan no tomar demasiada agua, porque los vegetales ya la traen, y tomar demasiada agua hace trabajar innecesariamente los riñones.

Quesos veganos sin leche y sucedáneos de productos como hamburguesas, nuggets, jamón y hasta langostinos, todo 100% proteína vegetal.

Conclusión

Está claro que estamos ante una cosmovisión distinta de la que estamos habituados; con una motivación donde los animales merecen un reconocimiento de derechos similar a los animales humanos; donde hay un conjunto de razones éticas que respalda esa visión, y donde lo que hemos pretendido es dar una pincelada muy superficial, una suerte de mini introducción, como para que el tema merezca ser discutido pacífica y respetuosamente.

Por Alejandro Maglione

Opiniones (4)
23 de octubre de 2017 | 16:44
5
ERROR
23 de octubre de 2017 | 16:44
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. una moda re boba
    4
  2. 1944 es el año en el que se le dio forma y nombre a esta filosofía... Eso no significa que antes no hubiese veganos=gente que excluyera toda explotación animal.
    3
  3. Sera un familiar lejano de Leonardo Da Vinci el Vegano al que hacen referencia?
    2
  4. Adolf Hitler lo pregonaba entonces es palabra santa!!!
    1
En Imágenes
Elecciones legislativas 2017
23 de Octubre de 2017
Elecciones legislativas 2017
Wildlife Photographer of the Year 2017
18 de Octubre de 2017
Wildlife Photographer of the Year 2017