F1: Hamilton superó a Vettel en el final y se quedó con el Gran Premio de China

El Gran Premio de China parecía tener como ganador al piloto alemán de Red Bull. Pero el británico de Mc Laren finalmente ganó el duelo. El podio lo completó Mark Webber, protagonista de un gran remontada

 falta de cuatro vueltas para el final, el piloto de McLaren superó al alemán de Red Bull y se quedó con la tercera prueba del Mundial 2011. Tras una gran remontada, Mark Webber completó el podio

 

El británico Lewis Hamilton terminó hoy con la hegemonía del alemán Sebastian Vettel en la Fórmula 1 al derrotarlo en un Gran Premio de China en el que la estrategia con los neumáticos se mostró clave.



"Fue increíble", celebró el piloto de McLaren tras su victoria, que rompe una racha de cuatro victorias consecutivas del alemán de Red Bull, entre las dos últimas de 2010 y las dos primeras de 2011.



El tercero en cruzar la meta fue el australiano Mark Webber, que después de una pésima clasificación el sábado, realizó una fantástica carrera y remontó desde el puesto 18 hasta posiciones de podio.



La estrategia a tres paradas se probó la adecuada en el circuito de Shanghai. Mientras Vettel optó por dos pasos por el pitlane, Webber decidió ir a tres, al igual que los McLaren de Hamilton y Jenson Button, que fue cuarto.



También optaron por dos cambios de gomas los Ferrari, que siguen lejos de la pelea por los primeros puestos. El español Fernando Alonso, dos veces campeón del mundo y subcampeón en 2010, sólo pudo ser séptimo, mientras que el brasileño Felipe Massa terminó por primera vez por delante de su compañero, sexto.



Vettel mantiene la primera plaza del Mundial con 68 puntos, seguido por los McLaren de Hamilton (47) y Button (38).


Para el líder la carrera empezó con su primera derrota del fin de semana. Después de dominar todos los entrenamientos y la clasificación, el alemán vio cómo los dos McLaren lo adelantaban en la salida.



Button se puso primero y Hamilton, que en el último minuto antes del semáforo verde aún tuvo que resolver un problema mecánico en su bólido, se colocó segundo.



Sólo con mucho esfuerzo pudo mantener el campeón a su compatriota Nico Rosberg, de Mercedes, por detrás. El piloto de Mercedes llegó a liderar la carrera, pero al final tuvo que conformarse con la quinta plaza.



Como en las dos primera carreras del Mundial, las primeras paradas en boxes empezaron pronto. La maniobra le fue muy mal al español Jaime Alguersuari, que poco después del cambio de neumáticos perdió la rueda trasera derecha y tuvo que abandonar.



La escena curiosa de la prueba se produjo cuando Vettel y Button entraron al garaje en la vuelta 15. El alemán había adelantado poco antes a Hamilton y iba justo detrás de Button en el pitlane.



Pero el británico se metió por error en el garaje de Red Bull y perdió un tiempo valioso que aprovechó Vettel para salir por delante.



En ese momento, sin embargo, el líder era Rosberg. Su colega de equipo, el alemán Michael Schumacher, también mejoraba posiciones gracias a la estrategia. Pero los Mercedes perdieron gas en el último tramo.



Tras el segundo cambio de neumáticos de Rosberg, Vettel volvió a la primera posición. Sin embargo, el campeón tenía problemas con la radio y su ingeniero no podía escucharlo, así que el alemán decidió seguir con la arriesgada táctica de dos paradas.



Tras él se desarrollaba una emocionante competición por el podio. Massa era segundo. Rosberg adelantaba a Alonso y era tercero. Y los McLaren también relegaban a la estrella de Ferrari.



Tras su segunda parada en la vuelta 32, Vettel bajó al sexto puesto, esperanzado en que sus ruedas aguantarían hasta el final. En la cabeza estaba de nuevo Rosberg, mientras Hamilton y Button peleaban antes de su tercera parada por la segunda plaza.



Casi inadvertido, Webber avanzaba posiciones sin pausa. En el giro 39, Rosberg volvió a entrar en boxes y Vettel volvió a liderar la carrera.



Pero el espectáculo sobre los 5,451 kilómetros del circuito de Shanghai no había terminado. Peleas por la posición, brillantes maniobras de adelantamiento: el Gran Premio de China ofrecía de todo.

 


A falta de cinco vueltas, Hamilton estaba ya a la estela de Vettel, cuyos neumáticos se degradaban rápidamente. El campeón de 2008 atacó varias veces, hasta que en el giro 52 tuvo éxito.



Apenas cuatro vueltas después, el británico entraba primero en meta tras 1:34:58,224 horas de carrera y terminaba con la hegemonía de Vettel.



(fuente: www.infobae.com)
Opiniones (0)
19 de agosto de 2017 | 14:56
1
ERROR
19 de agosto de 2017 | 14:56
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial